Denuncian presiones a funcionarios para dar dinero a partido de Chávez

Junio 12, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Agencias
Denuncian presiones a funcionarios para dar dinero a partido de Chávez

El presidente venezolano Hugo Chávez saluda a la multitud desde un camión a su llegada a la oficina electoral en Caracas, el lunes 11 de junio de 2012.

Sindicalistas aseguran que funcionarios están siendo presionados a dar un día de su salario al partido de Chávez.

Sindicatos venezolanos identificados con la oposición denunciaron hoy presiones para que funcionarios públicos o de empresas del Estado paguen un día de trabajo para el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), del presidente Hugo Chávez, algo que ha sido negado por el oficialismo."Es una autorización escrita. Los trabajadores, como se sienten presionados, la firman", aseguró a la agencia Efe el sindicalista Yuris Hernández, de la organización obrera de la estatal Sidor, la principal metalúrgica venezolana.Se trata de "una práctica del PSUV que no es nueva", añadió, aunque admitió que habitualmente "se hace esto con el personal de confianza o nómina de conducción" de Sidor y de otras empresas y oficinas estatales.Tal práctica "no la hacen abiertamente" con los obreros, agregó Hernández en coincidencia con denuncias que en el mismo sentido han efectuado en la prensa nacional la Federación Única de Trabajadores Petroleros y el Frente Autónomo de Defensa del Empleo.En Venezuela los partidos están facultados a recaudar recursos para financiar sus gastos, en este caso, la campaña para las elecciones del próximo 7 de octubre que decidirán el perÍodo presidencial 2013-2019, en las que Chávez buscará una nueva reelección.La única vigilancia estatal sobre el asunto se limita a "un sistema de control del Consejo Nacional Electoral sobre cuánto espacio tiene cada partido para propaganda en televisión, de acuerdo a la votación obtenida en las elecciones previas" , explicó a la agencia Efe el diputado del Parlatino y dirigente del PSUV Rodrigo Cabezas.En ese sentido, indicó que "es absolutamente falso, un infundio absoluto y absurdo" ese tipo de acusaciones, que, dijo, tratan "de desacreditar la campaña de financiación" que recientemente efectuó el PSUV."Solo los altos funcionarios; es decir, los ministros, los viceministros y los diputados, además del presidente, llenamos una fórmula para domiciliar en los bancos el descuento de 10 %" de los ingresos de cada uno, informó Cabezas."Aquí, en Venezuela, se acostumbró a los descuentos por nómina y ahí sí que eran obligantes, pero nosotros en el PSUV, por razones de principios socialistas y en una decisión unánime, prohibimos en 2008 tal práctica porque el aporte debe ser voluntario" , remarcó."Todo lo que hacemos nosotros lo hacemos de manera pública y de manera transparente, informando y presentando las cuentas al Consejo Nacional Electoral. Cómo se financian en la oposición? Eso nadie lo sabe", añadió el diputado del PSUV y exministro de Finanzas, miembro del comando central del partido que lidera Chávez. Revitalizado en el lanzamiento de su candidaturaEl presidente Hugo Chávez cantó, bailó y pronunció un largo discurso al lanzar su postulación a la reelección, ofreciendo un vistazo de una campaña en la que probablemente se esforzará al máximo para mostrarle a los venezolanos que el cáncer que padece no lo vencerá.El mandatario de 57 años se veía cansado, hinchado y pálido el lunes cuando ingresó al Consejo Nacional Electoral para registrar su candidatura. Pero más tarde lució lleno de energía al cantar una canción folclórica con una banda y al pronunciar un fogoso discurso que se extendió casi tres horas."Apenas estamos calentando los motores" , afirmó Chávez. Luego le lanzó un golpe a su rival al afirmar que al candidato opositor Henrique Capriles "se le va acabar la gasolina" .El presidente ha limitado sus presentaciones en público tras someterse a tratamiento contra el cáncer en Cuba. Llegó a la oficina electoral en un camión.En contraste, Capriles mostró su energía juvenil el domingo al caminar y trotar 10 kilómetros (seis millas) a través de la ciudad mientras encabezaba a una enorme multitud de partidarios hasta la misma oficina.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad