Demócratas se juegan el control del Congreso

Septiembre 20, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Agencia AP

Los demócratas no podrán contar con Victoria Newman cuando luchen por retener el control del Congreso en los comicios de noviembre. El desencanto de seguidores del partido del presidente Obama presume importante escalada de los republicanos.

Nunca, en sus 58 años, Victoria Newman se sintió tan entusiasmada como cuando votó por Barack Obama en el 2008. Sin embargo, los demócratas no podrán contar con ella cuando luchen por retener el control del Congreso en los comicios de noviembre. Ese día, dice Newman, se quedará en su casa. La actitud de esta mujer negra, ex empleada estatal, hoy jubilada, resume el sentir de muchos votantes que esperaban grandes cosas de Obama y se sienten un tanto desencantados.Si quieren conservar el control de la Cámara de Representantes en las elecciones legislativas, los demócratas deberán revitalizar el ánimo de sus partidarios y el de los votantes independientes. Cosa que no resultará fácil en una cantidad de contiendas en las que el electorado se muestra apático hacia Obama.Ante este panorama, los republicanos creen que podrían conquistar las 40 bancas que necesitan para tomar el control de la Cámara, en un año en el que el rumbo de la economía y el malestar con el Presidente podrían costarle caro al oficialismo.Diversas consultas indican que los republicanos están mucho más motivados que los demócratas con miras a las elecciones. Esto es clave en un país en que el sufragio no es obligatorio y llevar a la gente a las urnas es gran parte de la batalla.Las 435 bancas de la Cámara de Representantes estarán en juego y se calcula que al menos 75 de ellas podrían cambiar de manos. Los demócratas ocupan hoy la gran mayoría de ellas.Hay unas tres docenas de distritos que Obama ganó en el 2008 donde los demócratas perciben una apatía que podría darles un dolor de cabeza. Lisa Farmer, una analista de 41 años de Columbus, Ohio, votó por Obama en el 2008, pero no está segura de qué hará esta vez. Dice que Obama hace lo que puede, pero le preocupa el deterioro de la economía. Dice que varios colegas perdieron sus trabajos y sus viviendas. “En el 2008 pensamos que se venían grandes cambios. Ahora estoy dubitativa y a la vez esperanzada en que las cosas se enderecen”.Entusiasmo republicanoLos candidatos republicanos dicen que han hecho varias movilizaciones de votantes muchos más grandes que las de hace dos años en la misma campaña y que la táctica utilizada está dándoles resultados muy satisfactorios.“La gran diferencia", dijo el portavoz del Partido Republicano, Doug Heye, “no es tanto el entusiasmo de los partidarios, sino en la participación” de la gente ese día.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad