De reina a presunta líder del narcotráfico

De reina a presunta líder del narcotráfico

Octubre 30, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Patricia Lee -Corresponsal de El País Argentina
De reina a presunta líder del narcotráfico

Juicio. En mayo pasado, autoridades argentinas capturaron a Angie Sanclemente Valencia en un hostal de Palermo, Argentina.

Angie Sanclemente Valencia habló con El País desde una cárcel en Argentina. Hace casi dos semanas se inició en Buenos Aires el juicio oral contra la actriz y modelo colombiana, su novio y cinco procesados más, acusados de tentativa de contrabando de estupefacientes.

Reina narco o víctima del amor. Angie Sanclemente Valencia, ex reina nacional del Café, asegura que está presa por amor a su novio, Nicolás Gualco, un modelo argentino de 25 años que conoció en México. La pareja se iba a casar en Argentina, antes de ser detenida el año pasado por contrabando de cocaína.Hace casi dos semanas se inició en Buenos Aires el juicio oral contra la actriz y modelo colombiana, su novio y cinco procesados más, acusados de tentativa de contrabando de estupefacientes.El País conversó con Angie desde la cárcel de Ezeiza, donde se encuentra detenida. Para hablar con ella, que ha sido presentada como la jefa de una organización internacional de narcotraficantes, además de esposa o amante de un supuesto capo mexicano apodado ‘El Monstruo’, es necesario comprarle una tarjeta de teléfono para que llame desde la prisión. En este lugar, Angie vive de manera modesta, como las demás presas, con una televisión y una cocina, sin Internet, computadoras o comodidades. Su mamá, Janet, que viajó a Argentina cuando su hija fue detenida, trabaja limpiando apartamentos y es la única persona que la visita todos los viernes. Antes de caer presa, Angie vivió ocho años en México, donde era modelo, actriz y estudiaba teatro. Se define a sí misma como “una persona súper normal, buscando oportunidades en lo que amo que es la actuación, esforzándome siempre por cumplir mis sueños y mis metas”.En México conoció a Nicolás, un joven rubio, de ojos verdes, menor que ella. Se enamoró, se comprometió y viajó a Buenos Aires en diciembre de 2009 para conocer a su futura familia política, pero los dos terminaron en la cárcel.En diciembre de 2009, una joven, María Noel López, fue detenida en Ezeiza con una maleta con 55 kilos de cocaína, antes de viajar a México. A partir de ahí se descubrió una red que organizaba viajes de jóvenes argentinas para llevar droga al país del norte. Nicolás trabajaba con su tío Daniel Monroy y otro modelo, Ariel Letizia. En apariencia, era el encargado de conseguir a las chicas.Nicolás fue detenido en enero de 2010. También se libró orden de captura contra Angie, quien no se presentó y fue detenida en mayo en un hostal del barrio de Palermo.Los socios de Nicolás: Letizia y su tío, así como la ‘mula’, María Noel López, quedaron en libertad. Letizia se declaró “arrepentido” y acusó a Angie de participar en la organización delicitiva y de haber armado con Nicolás la maleta con cocaína en un hotel céntrico de Buenos Aires.La confesión de NicolásHasta hace poco, la situación de Nicolás y de Angie parecía la misma, pero el martes 18 de octubre, al iniciarse el juicio, él aceptó por primera vez su responsabilidad y negó toda participación de Angie, lo cual, según su abogado, Germán Delgado, la liberaría de culpa. Las pruebas contra Angie son una llamada que hizo al tío de Nicolás en enero de 2010 y la supuesta reunión en un hotel capitalino para preparar la maleta con cocaína.“Él contó la verdad. Yo no llamé a ningún mejicano ni colombiano, sino al tío de Nicolás, porque él me dijo que era de vida o muerte, pues no le contestaba el teléfono. No me quiso decir nada para no comprometerme y me dijo que entre menos supiera, mejor me iba”.Sobre el hotel y la maleta, Angie es categórica: “no hay pruebas, porque no hay filmaciones, no hay registro de nosotros en ese hotel, es solo una declaración de Letizia para perjudicarnos”. Angie niega que haya sido la amante o la pareja de un narcotraficante mejicano, supuestamente apodado “El monstruo”. “Mi ex novio se llama Guillermo Escalona y es modelo”, dice. La modelo y actriz confiesa que “no me ayudó mucho la nacionalidad. Es complicado tener una nacionalidad restrictiva como la colombiana. Enseguida piensan en narcotráfico”.También niega que la hayan encontrado por su mascota. “Yo tengo mi perrito, un Pomerania, es el amor de mi vida, lo amo más que a Nicolás”, dice. Angie no se quiso entregar, dice, que por temor a ser violada o a sufrir malos tratos en la cárcel.“Me estaba buscando la Interpol, yo nunca me fui del barrio de Palermo, iba de hostal en hostal, y cuando me detuvieron, la ‘reina narco’ tenía 30 pesos argentinos en su monedero, había vivido en ese hostal durante un mes, había aguantado hambre y pasado muchas necesidades”.Angie se queja de que la dejaron sola. “Nadie me ayudó, todo el mundo me cerró las puertas, las que decían ser mis amigas me dejaron tirada”. Agrega que en la cárcel 31, donde estuvo alojada primero, fue agredida porque, como el juez puso un embargo de cuatro millones de dólares sobre sus bienes, “pensaban que tenía dinero y me empezaron a extorsionar, a decir que me iban a matar a mí y a mi mamá, pero el juez me puso un resguardo y me mandaron a la Unidad 3, donde estoy bien”.La colombiana no se queja del tribunal que, dice, ha accedido a todos sus pedidos, ya que ha estado enferma varias veces.Testimonio favorableAnte el Tribunal Oral Penal Económico N° 3, declaró a favor de Angie Sanclemente Valencia el encargado del hotel Apart Suites Palermo, Claudio Grañado. En este lugar estuvo alojado el venezolano Gustavo Páez, y es donde, supuestamente, se habría escondido la cocaína en las maletas. Según el acusado Gustavo Letizia, el 12 de diciembre de 2009 estuvo en una habitación de ese hotel, donde vio a Sanclemente Valencia y a su novio Nicolás Gualco en la habitación de Paez, cuando empacaban la droga. No obstante, el testigo Grañado dijo que es poco “factible” que en una habitación del hotel, que es de unos 3,80 por 3,40 metros, hayan entrado cuatro personas y muchas maletas, tal cual describió Letizia.Además, el encargado dijo que es “estricto” el ingreso de personas en visita a los huéspedes, y que se suelen pedir documentos a quienes lo hacen. El testigo ejemplificó que cuando hay dos personas alojadas, no dejan pasar más de una visita por habitación.Durante la jornada de juicio, también declararon otras personas, que fueron convocadas como testigos del momento en el que las autoridades detectaron la droga en las maletas en Ezeiza. Ante los jueces, ratificaron el hallazgo de la sustancia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad