Culto a Hugo Chávez no basta para superar la crisis en Venezuela

Culto a Hugo Chávez no basta para superar la crisis en Venezuela

Marzo 05, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Resumen de agencias
Culto a Hugo Chávez no basta para superar la crisis en Venezuela

Los venezolanos, especialmente los habitantes de los barrios populares, le siguen rindiendo tributo al fallecido presidente Hugo Chávez, pero cada día son más conscientes de que la imagen de su sucesor, Nicolás Maduro, se diluye.

Este miércoles se cumple el primer año de la muerte del ‘Comandante’ Hugo Chávez. El presidente venezolano Nicolás Maduro pierde influencia.

Un año después de la muerte del presidente Hugo Chávez, decenas de dolientes visitan diariamente su mausoleo en la cima de una ladera desde donde se puede ver el centro de Caracas. Allí, en los cuarteles militares, donde Chávez encabezó una intentona golpista en 1992, los restos de ‘El Comandante’ descansan en tumba de mármol flanqueada por soldados en uniforme de húsar que gustaba a Simón Bolívar. Una chaqueta ajustada adornada con una trenza dorada y un sombrero negro alto con correa al mentón caracteriza la tradicional vestimenta. “Todos los días le pido a Dios que cuide el alma de Chávez”, dijo Raimundo Villanueva, quien viajó cinco horas en autobús desde el poblado de Anaco para rendir tributo. Agregó que el expresidente lo fue todo para él, pues fue su “hermano, tío, amigo y camarada”. Tal devoción ha sido una fuerza crucial, pero cada vez menor, para el sucesor escogido por Chávez, el presidente Nicolás Maduro. A pesar de invocaciones diarias a su mentor y del control del poderoso aparato partidista que heredó, Maduro está cada vez más solo en una batalla contra una ola desestabilizadora de protestas contra el gobierno alimentada por los aspectos menos aclamados del legado de Chávez: una delincuencia fuera de control, una inflación de 56% y una escasez de artículos de primera necesidad. “Maduro ha hecho todo lo que está en su poder para utilizar el culto a Chávez contra la crisis, pero es una batalla dispareja”, dijo Alberto Barrera Tyszka, autor de una biografía de Chávez. Agregó que cada día que pasa Maduro es menos visto como el heredero de Chávez. Aunque la crisis que asedia a Venezuela tiene sus orígenes en el manejo estatista de enormes recursos petroleros impulsado por Chávez, el fallecido presidente sigue presente entre los desposeídos como Villanueva, que atribuye al Socialismo del Siglo XXI el haber enviado a la universidad a sus tres hijos. Sin embargo, incluso muchos partidarios del gobierno ven a Maduro como una versión inferior de Chávez, un maestro del histrionismo con una visión contagiosa de solidaridad latinoamericana contra el “imperialismo” de Estados Unidos. Aunque Maduro aún ordena arrestos y amenaza a los opositores, a quienes califica de “fascistas”, en maratónicos discursos por televisión, como lo hacía Chávez, sus instintos políticos parecen estar apagados, a veces literalmente, como cuando realizó una ensordecedora interpretación de la canción de Rubén Blades, ‘Plástico’, en un mitin reciente. En contraste, la voz del barítono Chávez ha sido inmortalizada en radio y televisión, así como en tonos para teléfono celular, con su interpretación apasionada de un himno militar en su última aparición pública antes de la operación para tratarse un cáncer. “Chávez tuvo un enorme apetito por el poder”, dijo Tyszka. “Quería eternidad. Sin embargo, con Maduro uno siente que todo lo que quiere es sobrevivir políticamente a la crisis”. Sin el carisma y antecedentes militares de Chávez, Maduro ha hecho aumentar la participación del Ejército en el gobierno, nombrando a más de 300 oficiales activos o en retiro, incluida la cuarta parte de su gabinete. Además, ha aumentado el salario de los militares por encima de la inflación y creó una cadena de televisión para las Fuerzas Armadas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad