Crece tensión en el Medio Oriente por arma nuclear de Irán

Noviembre 17, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Patricia Lee | Corresponsal de El País
Crece tensión en el Medio Oriente por arma nuclear de Irán

El presidente iraní Mahmud Ahmadinejad visita la planta de enriquecimiento de uranio Natanz, al sur de Teherán, capital de Irán.

Israel no descarta un ataque militar a Irán, luego de que un informe de la Oiea planteara que este país desarrolla armamento nuclear.

El anuncio del Organismo Internacional de Energía Atómica, Oiea, según el cual existe “evidencia creíble” de que Irán desarrolla un arma nuclear, desató el temor de respuestas militares por parte de Israel y generó una nueva oleada de reclamos y sanciones contra el régimen de Teherán.El ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Ali Akbar Salehi, aseguró ayer que su país responderá a las acusaciones de la Oiea.“Vamos a escribir una carta de análisis y con respuestas argumentadas al último informe de (el secretario general de la Oiea, Yukiya) Amano”, expresó.Según el informe, Irán tendría suficiente uranio enriquecido para producir cuatro bombas, aunque esto requeriría más tiempo, más enriquecimiento y más riesgos. Hasta ahora, Teherán había reaccionado a la mayoría de las inspecciones de la ONU con calma porque, a pesar de las críticas por su falta de cooperación, no existían evidencias de un programa de elaboración de armas nucleares.Sin embargo, en el escrito se respaldan investigaciones de inteligencia de 2007 según las cuales, hasta 2003, Irán se centró en construir una bomba. Después de esa fecha, la información se debilita.El gobierno iraní niega las conclusiones del informe y acusa a la Oiea de hacer lo que Washington le pide. De cualquier manera, el escrito es la munición más gruesa en manos de Occidente para presionar a Teherán ya que, aunque no es contundente, coloca el tema en el centro de la escena, justo en medio de la primavera árabe y luego del anuncio de que agentes iraníes habrían querido asesinar al embajador Saudí en Washington.El presidente Barack Obama aseguró que él y sus aliados mantendrán una presión internacional “sin precedentes” sobre Irán, que las sanciones económicas contra el gobierno de Teherán han tenido un “efecto enorme” y que consultará a otros países sobre medidas adicionales. Posibles ataques israelíesEn Tel Aviv hablan de la amenaza de ataques militares. Los funcionarios no niegan ni confirman los rumores de que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, y el Ministro de Defensa, Ehud Barak, presionen por una decisión sobre cómo y cuándo atacar las instalaciones de enriquecimiento de uranio de Natanz, que es el centro del la producción de combustible nuclear de Irán.Esto se conoció tras la renuncia de Meir Dagan a la conducción del Mossad, el servicio de inteligencia israelí, quien denunció que Netanyahu quería atacar Irán y llamó a la oposición a frenar esos planes, en medio de una sucesión de renuncias de altos funcionarios. Dagan, que jugó un papel central al enviar un virus informático que inhabilitó un quinto de las centrifugadoras iraníes, dijo que las acciones militares no harán suficiente daño y que podrían desatar una nueva guerra.Según Dana Allin, del Instituto de Estudios Estratégicos de Londres, Netanyahu y Barak “están convencidos de que éste puede ser un buen momento” para un golpe a Irán, teniendo en cuenta las convulsiones de la primavera árabe y el hecho de que las tropas de EE.UU. estarán fuera de Iraq el 31 de diciembre, lo que quita la posibilidad de que sean tomados de rehenes en posibles ataques iraníes.Presión económica y diplomáticaPor ahora, la presión occidental se concentra en sanciones económicas y diplomáticas, que incluyen resoluciones de las Naciones Unidas. El secretario general de la Otan, Anders Fogh Rasmussen, dijo que ese organismo “no tiene ninguna intención de intervenir en Irán, y no es parte en la cuestión iraní”. Para el presidente Obama, un ataque israelí puede ser un escenario de pesadilla a trece meses de las elecciones presidenciales en las que se juega su segundo mandato, en medio del incendio económico mundial y de un país exhausto con las guerras de Irak y Afganistán. Por eso, a fines de 2009, EE.UU., Francia y Rusia propusieron un acuerdo según el cual Irán entregaría sus stocks a cambio de provisión de combustible nuclear para adelantar las investigaciones médicas en Teherán. Irán no aceptó. En la primavera de 2011, un plan similar fue firmado con Brasil y Turquía, pero no prosperó.Un nuevo escenarioEs un secreto a voces que Israel posee armas nucleares capaces de atacar a cualquiera de sus vecinos y enemigos. Por eso, en la conferencia del Tratado de ‘No Proliferación Nuclear’, realizada en Nueva York en mayo de 2010, se convocó a una nueva reunión “con todos los estados del Medio Oriente”, para discutir un acuerdo con el fin de convertir la región en una “zona libre de armas nucleares y de otras armas de destrucción masiva”. Después de año y medio de negociaciones, Finlandia aceptó ser sede de esta nueva conferencia en 2012, con el beneplácito de Israel e Irán. El gobierno israelí pone como condición para llegar a la desnuclearización un acuerdo de paz con todos sus vecinos.El camino hacia un Irán nuclear parece inevitable. “Es hora de terminar con la pretensión de que Irán puede ser convencido de dejar de lado su plan nuclear. Es hora de que Irán deje de negarlo. Es hora de que Estados Unidos reconozca que no hay solución militar. Y es hora de que EE.UU. e Israel dejen a un lado la idea de que pueden parar la historia con explosivos, ciber ataques, sanciones y asesinatos. Porque Irán ya tiene la capacidad de desarrollar armas nucleares y la única pregunta es cuándo tendrá la capacidad para desplegarlas”, escribe el editorialista del periódico inglés The Guardian.La pregunta es: ¿Cómo podrá un Irán nuclear adaptarse en el panorama del Medio Oriente y cómo Israel se acomodará a ello?

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad