Convivir o combatir al chavismo, el dilema del nuevo parlamento en Venezuela

Convivir o combatir al chavismo, el dilema del nuevo parlamento en Venezuela

Enero 03, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Juan Francisco Alonso | Corresponsal del El País, Caracas

El martes se instala la Asamblea Nacional, con mayoría de la oposición. Se preven grandes choques con el Gobierno.

[[nid:495634;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/01/diputados-opositores.jpg;full;{Los diputados electos de la oposición venezolana Amelia Belisario , Melva Paredes , Mariela Magallanes y Simón Calzadilla, reclamaron ante el Tribunal de Justicia, por la suspensión de la elección de colegas. Foto: Elpais.com.co | AFP}]]

La expectación y la tensión crecen en Venezuela a medida que se acerca el 5 de enero, día en el que debe instalarse la cuarta Asamblea Nacional bajo la Constitución de 1999. Y no es para menos, pues este será el primer Parlamento en más de tres lustros que no estará dominado por el chavismo. Lea también: Oficialismo y oposición marcharán el día de instalación de parlamento en Venezuela

 El cambio fue la principal oferta que la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) hizo a los electores  venezolanos.

 ¿Pero cambiar qué? Todo o casi todo, según el secretario de la alianza opositora, Jesús Torrealba, quien explicó que “las elecciones del 6 de diciembre marcaron el inicio del final, en cámara lenta, de una hegemonía decadente y nos ha colocado a la posición no solo de ofrecer propuestas sino de irlas poniendo en marcha”.

 La reforma del Reglamento de Interior y de Debates es, según Torrealba, una de las primeras medidas que deberán tomar los nuevos legisladores, para que así “la Asamblea vuelva a ser el foro político por excelencia, para que los diputados puedan debatir los asuntos de interés nacional y para que los medios de comunicación, y gracias a ellos los venezolanos, puedan presenciar esos debates”.

Y aunque el dirigente aseguró que “no le aplicaremos a la minoría oficialista el mismo bullying que le aplicaron a nuestra bancada durante estos cinco años”, ya algunos diputados electos como Henry Ramos Allup, uno de los posibles sucesores de Diosdado Cabello al frente del Parlamento, descartaron que el chavismo vaya a tener alguna representación en la directiva, pero lo justificó diciendo: “Si el Presidente veta una ley para impulsarla por nuestra cuenta es necesario la firma de los tres directivos y si colocamos a un chavista seguramente no querrá firmarla, con lo cual estaríamos autoinvalidándonos”.

La aprobación de una amnistía, bien sea vía ley o decreto, es otra de las ofertas centrales de la MUD, pero Torrealba aclaró que la misma no solo estará destinada a lograr la excarcelación de opositores emblemáticos como Leopoldo López o para permitir la vuelta de otros del exilio, sino que beneficiará también “a los dirigentes de base del oficialismo y a los sindicalistas que han sido procesados en los últimos años por alzar su voz de protesta”.

No descartó incluso que esta iniciativa sea la primera en salir adelante, pues “lo primero es buscar la reconciliación, porque divididos, como estamos ahora, nos será más difícil salir de la actual crisis”.

Por último, la reforma de leyes que permitan combatir los graves problemas económicos que confronta el país y atacar la inseguridad y la corrupción serán otros ejes.

“Vamos a interpelar a los ministros que tienen responsabilidad en solucionar los problemas más acuciantes de los ciudadanos como los del Interior, de Alimentación y de Energía Eléctrica, para que expliquen por qué de la inseguridad, del desabastecimiento y la escasez; y de los constantes apagones y si las explicaciones que nos dan no son satisfactorias serán destituidos”, advirtió.

 Sin embargo, expertos como el exdirector del Instituto de Estudios Políticos de la Universidad Central de Venezuela, Luis Salamanca, le auguran a la oposición un camino lleno de obstáculos para poder cumplir esa agenda, pues los diputados tendrán al frente al Gobierno, a los tribunales, a la Fiscalía, a la Contraloría, a la Defensoría del Pueblo y al Consejo Nacional Electoral (CNE).

“No crean que esto se va a quedar así, nosotros vamos a cambiar esta situación y no le vamos a permitir a la derecha que consolide su golpe electoral, no lo vamos a permitir”, advirtió el presidente Nicolás Maduro el pasado 16 de diciembre y a lo largo de las semanas que han transcurrido desde las elecciones parlamentarias ha amenazado con no firmar las leyes que le envíe el Parlamento y con recurrir cualquier iniciativa que ese órgano adopte ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), el cual el oficialismo renovó a la carrera para colocar a 13 fichas suyas horas antes de Navidad.

Frente al escenario de un “Estado dividido” que no hará más que agudizar la ya grave crisis económica que afronta Venezuela, el catedrático recomendó a la MUD decidir ya si quiere acelerar la salida del chavismo o no.

“La oposición debería comenzar a analizar seriamente si jugar el juego del chavismo y enfrascarse en un conflicto de larga duración, muy desgastante o si por el contrario comienza a trabajar en iniciar el cambio político mediante la activación de alguno de los mecanismos constitucionales”, afirmó.

El catedrático   agregó que  “los más de siete millones que votaron por la oposición el 6D ( 6 de diciembre) no lo hicieron porque querían que la Asamblea cambiara de color, sino para que la Asamblea abriera las puertas al cambio general, porque desde esa institución  se pueden hacer cosas, pero no todas las necesarias para atender las expectativas de los ciudadanos”.

Salamanca hizo una  recomendación luego de señalar que  lo ideal sería que hubiera una colaboración entre los distintos poderes, sin importar su signo, “pero el problema es que el chavismo está alzado contra la Constitución”.

 La oposición, por su parte, le ha advertido al Gobierno lo que podría pasar si intenta bloquear su trabajo.

Este fin de semana diputado Ramos Allup, en un artículo, instó a Maduro a no obstaculizar a la AN, pues de lo contrario los obligarán buscar desalojarlo del Palacio presidencial de Miraflores en los primeros seis meses del año.

“Si el Gobierno va a sabotear los cambios por los cuales votaron millones de personas, se activa lo que dijo el diputado Ramos Allup”, respaldó su colega  reelecto Julio Borges, en clara alusión al referendo revocatorio del mandato o una enmienda, reforma o una Constituyente para acabar con el actual período presidencial.

Estos mensajes auguran un choque de poderes, el cual, según el analista político Édgard Gutiérrez, no debería sorprender. “Era previsible que se produjera lo que estamos viendo: Un choque de poderes, pues el chavismo no es un movimiento democrático sino autoritario, que solo acepta la voluntad popular cuando lo favorece”.

El politólogo señaló además que  Maduro y Cabello han optado por la radicalización, “porque prefieren salir del poder por la vía violenta, porque saben que por la electoral es más difícil regresar al poder”.

Jugada  chavista La Justicia venezolana suspendió  temporalmente  el  miércoles la proclamación de tres diputados opositores electos el 6 de diciembre en el estado de Amazonas, lo que deja por ahora a la oposición sin la súper mayoría calificada al quedar impedidos de asumir funciones el 5 de enero.  Al declarar  procedente un amparo cautelar en Amazonas, la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ordenó la suspensión  de efectos de los actos de totalización, adjudicación y proclamación de los candidatos electos en ese estado. El fallo deja provisionalmente a la MUD sin la  poderosa mayoría de dos tercios (112 de 167 escaños) que ganó en los comicios  del 6 de diciembre, pero queda con la mayoría calificada de tres quintas partes.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad