“Contemporizar frente al crimen organizado es sucumbir”: Santos

Noviembre 08, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Gerardo Quintero l Enviado Especial a México

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, respaldó la lucha contra el crimen organizado que adelanta el gobierno de México e hizo un llamado a la prensa de este país para que no claudique en sus denuncias sobre narcotráfico ni se rinda frente a las amenazas y la violencia.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, respaldó la lucha contra el crimen organizado que adelanta el gobierno de México e hizo un llamado a la prensa de este país para que no claudique en sus denuncias sobre narcotráfico ni se rinda frente a las amenazas y la violencia.“Cualquier país que luche contra el crimen organizado —y sus recursos casi ilimitados— debe perseverar, no se puede detener a mitad de camino. Contemporizar frente al crimen organizado es sucumbir, esa experiencia la hemos vivido nosotros”, enfatizó.En un enérgico discurso, pronunciado ante el pleno de la 66 Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa, recordó que Colombia atravesó un periodo similar al que vive hoy México, por lo que comprende los esfuerzos que hace este país. “Tuvimos éxito al desmantelar los carteles de la droga. Nos costó, perdimos a grandes políticos, periodistas, jueces, policías, pero perseveramos y, a punta de golpes, fuimos aprendiendo cómo combatirlos”, dijo el jefe de Estado.Santos destacó que la lucha contra los carteles es asunto de seguridad nacional. El crimen organizado, dijo, con sus tentáculos de violencia y corrupción socava el andamiaje de una democracia. En ese sentido, felicitó a su homólogo, Felipe Calderón, por el valor que tuvo para confrontar de manera pública al narcotráfico.El Mandatario dedicó varios minutos al papel que deben cumplir los periodistas mexicanos, hoy bajo el fuego de los carteles que operan, especialmente al norte del país. Desde 2000 hasta hoy han muerto 66 comunicadores. Sólo este año, 11 perdieron la vida. La más reciente víctima, que se dirigía a Mérida a cubrir la SIP, falleció el pasado jueves, en Matamoros, por el fuego cruzado entre narcos.Hablando a los periodistas, Santos les recordó que “la prensa es una parte fundamental de cualquier democracia” y evocó que durante los 80 y principios de los 90, Colombia se vio asediada por el poder corruptor del narcotráfico y hubo un alto sacrificio de la prensa colombiana, como el asesinato del director de El Espectador, Fidel Cano, pero enfatizó en que al final del camino la prensa salió más fortalecida.Santos invitó a los medios a no equivocarse y asumir que el enemigo es el gobierno. “El enemigo es el crimen organizado”, recalcó, y clamó para que no se cometa el error de bajar la guardia frente al narcotráfico: La mafia “quiere doblegar la capacidad de lucha del pueblo y magnificar las noticias haciendo de sus actos el único tema en los titulares de prensa. Mi consejo como periodista es: mucho ojo con caer en la trampa. La prensa tiene que decir ‘presente, estamos firmes’ y hacer causa común con la sociedad”.Informe de Colombia.Posteriormente, María Elvira Domínguez, directora de El País y vicepresidenta para la Comisión de Libertad de Prensa en Colombia, destacó en su informe los avances de la lucha contra la impunidad en crímenes de periodistas. Resaltó casos puntuales como la decisión de la Fiscalía de llamar a indagatoria a Ferney Tapasco y su hijo, el ex congresista Dixon Tapasco, para responder como presuntos determinadores del homicidio de Orlando Sierra, subdirector del periódico La Patria. Además, consignó que en los últimos ocho meses dos periodistas fueron asesinados. Uno de ellos fue Clodomiro Castilla, director y propietario de la revista El Pulso del Tiempo y periodista de la emisora La Voz de Montería. Un mes después del crimen, ocurrido el 19 de marzo, Mauricio Medina, perteneciente al cabildo indígena Vergel Calama y director de la emisora comunitaria Crit 98.0, murió tras recibir 20 heridas con arma blanca.Hizo un llamado a la Fiscalía de Colombia para no dejar los casos en la impunidad. Destacó que, a instancias de la SIP, y por solicitud de la familia de Castilla, el proceso se trasladó a la unidad de derechos humanos de la Fiscalía en Bogotá para garantizar transparencia en la investigación, ya que dos sospechosos del crimen, capturados el día del homicidio, quedaron en libertad por falta de pruebas.La directora caleña manifestó también su preocupación por la tendencia de tratar de imponer o impedir la divulgación de determinados contenidos so pretexto de proteger y defender los derechos de los niños y la dignidad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad