Conozca porqué los Somalíes son los piratas del Siglo XXI

Conozca porqué los Somalíes son los piratas del Siglo XXI

Enero 21, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Diego Muñoz | Corresponsal de El País en España

Los somalíes han perpetrado más de la mitad de todos los ataques denunciados. Un negocio redondo.

Eran casi las 3:30 a.m. cuando el radar del buque Patiño de la armada española detectó la presencia de una lancha que se acercaba a gran velocidad por uno de sus costados.Siete hombres desde la lancha les dispararon con fusiles AK-47.El Patiño es un barco de guerra, en el que navegaba por el Índico, cerca a las costas de Somalia, el estado mayor de la fuerza de la Unión Europea y la Otan, encargados desde hace varios meses de prestar apoyo armado a los buques para prevenir el ataque de los piratas.El intento de incursión al barco español dejó un pirata muerto y seis detenidos.Ayer los seis capturados llegaron a España. En la capital española, el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, les tomará declaración por un delito de piratería. Los seis son somalíes y tienen entre 25 y 33 años.Esta semana se presentó un informe de la Oficina Marítima Internacional que denunciaba que la piratería somalí fue la más peligrosa del mundo el año pasado, al perpetrar más de la mitad de todos los ataques denunciados. Los datos completos del 2011 registran un total de 45 buques secuestrados, 176 abordajes, 105 intentos de abordajes y disparos contra 113 barcos.La piratería internacional asesinó a ocho marineros y tomó como rehenes a 802 personas en 2011, 379 menos que en 2010. “De los 439 ataques declarados a la Oficina Marítima Internacional en 2011, 275 sucedieron frente a la costa oriental de Somalia y en el golfo de Guinea, en África”, señaló el informe.La zona más peligrosa para la navegación comercial internacional fue confluencia del golfo de Adén y el mar Arábigo. El estudio de la Oficina Marítima Internacional afirma que si bien “Somalia sigue siendo la amenaza principal”, los ataques en esa región del mundo “habrían sido mucho mayores si no hubiese sido por el trabajo permanente de la fuerza naval internacional”.La piratería internacional asesinó a ocho marineros y tomó como rehenes a 802 personas en 2011, 379 menos que en 2010. “De los 439 ataques declarados a la Oficina Marítima Internacional en 2011, 275 sucedieron frente a la costa oriental de Somalia y en el golfo de Guinea, en la costa occidental de África”, señala el informe del citado organismo.Un negocio prósperoLa piratería en Somalia se ha convertido en uno de los negocios más prósperos. “Es un buen negocio, no es fácil, ni tampoco que nos repartamos entre unos pocos algunos millones de dólares de los rescates, es muy arriesgado y participa mucha gente”, dice uno de los jefes piratas, Ashbir Boyah, en un informe presentado por el diario británico Chatham House, que analiza el impacto económico que la piratería ejerce en Somalia.“Los ingresos de la piratería han ayudado a reducir la inflación, ha dado empleo y subido los salarios de los somalíes y ha fortalecido su moneda”, dice el experto en África Eusebio Portacorral.Agrega que en la actualidad, ser pirata no es sólo un símbolo de estatus económico, sino también político y social. “Son de cierta manera admirados, porque en cada golpe no actúan dos o tres, sino que se mueve una enorme empresa que llega a ocupar al menos cien personas. La semana pasada han liberado 18 tripulantes de un enorme barco petroquímico de bandera maltesa, por el que han pagado a los piratas 3 y medio millones de euros. Además salen muy rápido de la cárcel y en caso de que algo falle, los piratas de encargan de las familias de sus compañeros”.La autora del análisis sobre el impacto económico de la piratería en Somalias, Anja Shortland, profesora en las Universidades de Brunel, Oxford y London School of Economics, se ha basado en decenas de entrevistas sobre el terreno para llegar a diversas conclusiones, una de ellas, que se trata de un negocio próspero y que en caso de una intervención militar, esta podría minar el desarrollo local.De acuerdo con Shortland desde el satélite se puede ver como las ciudades que tienen mayor influencia de los piratas, tienen mas servicios públicos como energía. “Los piratas ingresan entre US$690.000 hasta 3 millones por rescate, con un récord de 9 millones en 2010. En 2010 pudieron haber recaudado US$70 millones, de los cuales, una buena parte se queda en el país”.En cada secuestro participan al menos cien personas, la mitad de ellos en forma directa y los demás en logística y apoyo en tierra, como vigilantes, correos y cocineros. Toda una industria.De acuerdo con las Naciones Unidas, al menos el 40% de los ingresos de la piratería sirvió en 2010 para financiar el empleo local.De ese 40%, un 30% se lo quedaban los piratas directamente involucrados en el secuestro. El 10% restante se iba en regalos y sobornos para la población local. El otro 50%, para patrocinadores, traductores, negociadores y financiadores extranjeros.El dinero de los secuestros se traduce en armas modernas, motores fuera de borda, lanchas, ganado y en lujos como carros, casas y motos. En un país sin gobierno y de los más pobres del mundo, ellos son los reyes.Además hay que sumar a todo este entorno que Somalia está sumida en una guerra civil desde 1991, desintegrándose en estos años en varias agrupaciones comandadas por verdaderos señores de la guerra que controlan cada zona y a quienes los piratas entregan un porcentaje de sus ganacias.“Así como en muchos países era fácil identificar a los nuevos ricos que estaban ganando dinero con el tráfico de drogas, en Somalia se sabe quienes son los piratas por la manera como crecen sus casas, se pasean en coches de lujo, andan con chicas y tienen mucha droga, sobre todo en Garowe, donde viven muchos de ellos”, explica Eusebio Portacorral.La media de un sueldo anual para un somalí es de us$500 mientras que un pirata puede lograr hasta 70.000 en el mismo año.“Reemplazar esta fuente de ingresos por una combinación de fuerzas de seguridad financiadas con fondos extranjeros y ayuda al desarrollo sería considerablemente más barato que continuar con el actual statu quo”, concluye el informe.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad