Conozca a la caleña que es intérprete en el Jardín Botánico de Nueva York

Conozca a la caleña que es intérprete en el Jardín Botánico de Nueva York

Octubre 14, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Katerine Mora Hoyos, reportera de Elpaís.com.co

Un amor y una maestría llevaron a Claudia Mora, una caleña de 29 años, a la Gran Manzana hace cuatro años. Hoy se encarga de la traducción de contenidos en un sitio emblemático de EE.UU. Esta es su historia.

Si por estos días viaja a Nueva York y decide dar un paseo por el Jardín Botánico de esa ciudad, el cual está  ubicado en el Bronx, quizás se sorprenda cuando ingrese al recinto y se encuentre con el mundo de Frida Kahlo y la famosa Casa Azul.

Ya cuando esté transportado a ese mágico rincón de Coyoacán, en México, la sorpresa puede ser mayor al descubrir que quien está detrás de los textos y de las descripciones que acompañan la exposición, tanto en inglés como en español, es una caleña.

[[nid:474563;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/10/claudia_mora.jpg;left;{Esta exposición les ha permitido a Claudia y a los visitantes del Jardín Botánico conocer a Frida Kahlo desde una perspectiva diferente. Susie Eldred, especial para El País}]]

Ella es  Claudia Patricia Mora Basto, una mujer de 29 años a la que un amor y una maestría en Escritura Creativa la llevaron hace cuatro años a radicarse en Nueva York, donde luego de trabajar como traductora independiente fue elegida para convertirse en la intérprete del Jardín Botánico.

“Mi trabajo en el Jardín Botánico es crear los contenidos tanto en inglés como en español. Va desde decir ‘baños a la derecha’ hasta traducir todos los materiales de interpretación que tenemos en las exposiciones”, asegura Claudia, quien es Licenciada  en Literatura de la Universidad del Valle.

La idea de recrear la relación entre destacados artistas y sus jardines ya se había hecho en este lugar con los de Darwin, Emily Dickinson y Monet, entre otros artistas, pero con la llegada de Frida al Jardín Botánico también llegó Claudia, quien además está casada con un mexicano.

“Cuando fui a la Casa Azul me di cuenta de muchas cosas de Frida que todo el mundo sabe: que sufrió un accidente, que tuvo una relación tormentosa con el muralista Diego Rivera, pero nunca la había visto a través del lente botánico. No había percibido cómo el jardín de su casa se convirtió en ese refugio creativo y cómo toda su obra está impregnada de estos elementos. Desde esta óptica, Frida se ve como una mujer feliz, entregada a la vida. Eso precisamente es lo que celebra la exhibición”, asegura Claudia.

[[nid:473032;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/10/jardin-botanico-ny.jpg;full;{La idea de la exposición dedicada a Frida Kahlo se dio hace cinco años y se cristalizó en este 2015. En Nueva York no se hacía una exhibición de la artista mexicana hacía diez años. Especial del Jardín Botánico de Nueva York para El País}]]

La vida de esta caleña, que aprendió a leer a los 6 años y que estudió en el colegio Sagrado Corazón de Jesús, siempre estuvo rodeada de libros. Sus papás se conocieron en una librería y no paraban de regalárselos a ella y a sus dos hermanos. 

“Mis papás siempre nos daban libros de Navidad, de cumpleaños. En todas las épocas especiales siempre había algún otro regalo y un libro, por eso crecimos rodeados de todo ese ambiente de lectura y de respeto”, manifiesta esta caleña.

Desde su época de  colegio, Claudia escribe poesía. Incluso llegó a ganar varios concursos escolares, además redactaba artículos para el periódico de su institución educativa.

Desde muy pequeña esta caleña supo que quería estudiar Literatura y el hecho de que muchos cuestionaran su decisión no fue un motivo para dejar a un lado su sueño.

“Cuando decidí estudiar  literatura todo el mundo me decía, en un tono muy despectivo, que eso para qué, que me iba a quedar de profesora y que no ganaría dinero, pero yo sabía que era un camino  absolutamente enriquecedor. Mis papás solo tenían palabras de amor y me decían que si eso era lo que quería hacer me apoyarían y esa ha sido la realidad de mi casa: nunca se nos cuestionó qué caminoíbamos a tomar”, asegura Claudia. 

El arte y las humanidades siempre han estado en su radar, por ejemplo recuerda cómo disfrutaba comprar libros que tenían versiones en español y en inglés para analizar cómo estaban escritos en ambos idiomas.    Por eso, cuando se le dio la oportunidad de convertir al jardín de Frida en un mundo disponible para todos los hispanohablantes, fue como su sueño hecho realidad debido a que  siempre estuvo interesada en la lengua y en todos sus ramajes, siendo la traducción uno de ellos.

[[nid:473035;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/10/caza-azul-jardin-3.jpg;left;{En el Jardín Botánico de Nueva York se recrearon la mayoría de los espacios creativos de Frida Kahlo.Especial del Jardín Botánico de Nueva York para El País}]]

“Cada día que vengo a trabajar me siento orgullosa de estar aportando a un proyecto tan increíble, de trabajar con gente tan capacitada y entregada a lo que hace. Es un goce definitivamente”, asegura. 

Para Claudia es un orgullo que le hayan encomendado una labor tan complicada: transmitir un mensaje en el que la gente sienta que está leyendo un texto diferente y no solo una traducción.

[[nid:473021;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/10/casa-azul-jardin-5.jpg;full;{En estos momentos Claudia Mora hace parte del equipo que realizó el montaje de la exposición de Frida Kahlo, que hasta el próximo 1 de noviembre estará en exhibición en diferentes espacios del Jardín...Especial del Jardín Botánico de Nueva York para El País}]]

 

Entre los retos de llevar una parte de la vida de Frida Kahlo a Nueva York fue contar con catorce obras originales de la artista, las cuales hacen parte de colecciones de diferentes museos. También, el encontrar el color azul característico del museo ubicado en Coyoacán.

Antes de trabajar en el Jardín, esta caleña ya se desempeñaba como traductora independiente. Comenta que siempre estuvo interesada en la lengua y en todos sus ramajes, siendo la traducción uno de ellos.

“En la maestría tuve la oportunidad de traducir algunos de los poemas de Tracy K. Smith, una poeta afroamericana que ganó el premio Pulitzer de poesía en el 2012. Con ella estuve en un evento que se llama PEN World Voices Festival y mientras ella leía sus poemas en inglés, yo lo hacía en español. Ahí me di cuenta que eso era lo que quería hacer, traducir, escribir y tener mi lengua materna activa a pesar de vivir en un país donde se habla inglés”.

Para Claudia  lo más complicado de realizar traducciones de inglés al español es que en el primer idioma se puede decir en una palabra o dos algo que en español siempre requiere de más palabras. Lograr la brevedad en los textos es un reto. No obstante, asegura que el inglés tiene un montón de movimientos y de sonidos súper lindos, al igual que el español.

“El inglés es más directo y el español es más lleno de movimientos y de palabritas, es más rico. El español tiene palabras para todo, digamos en español si estás enfermo estás maluco, te sientes mal, estás indispuesto, mientras que en  inglés simplemente estás enfermo”, comenta esta caleña. 

Mientras trabaja en la próxima apuesta grande del Jardín Botánico, el 'Holiday Train Show', una exposición que girará en torno a las orquídeas, y donde el trabajo de Claudia no será tan informativo, sino de orientación para quienes visitan el Jardín, Claudia no dejará de pensar en el que para ella es un trabajo pendiente: traducir algunas de las obras del escritor y poeta colombiano Rafael Pombo.

"Todo lo de Rafael Pombo está en español y espero cristalizar algún día este proyecto en el que pueda hacer que contenidos tan valiosos como los de Pombo puedan ser accesibles a otros públicos", concluye Claudia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad