Conmoción en fútbol brasileño por la muerte de una modelo

Julio 11, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Por Edson Capoano l corresponsal de El País Brasil
Conmoción  en  fútbol brasileño por la muerte de una modelo

La detención del arquero del Flamingo por la desaparición y asesinato de una mujer con la que tuvo un hijo es un escándalo. Historia de sexo y de un brutal asesinato.

Una vez más esta semana Brasil centró su atención en un jugador de fútbol. La noticia no era por la Copa del Mundo, sino por un escándalo que involucraba a una modelo porno y a un fúltbolista en un crimen.Se trata de la investigación de uno de los asesinatos más brutales de los últimos tiempos en Río de Janeiro. Bruno Fernandes das Dores Souza, el arquero y capitán del Flamengo, está detenido, acusado del cruel asesinato de su amante, Eliza Samudio, una modelo. Los últimos testigos del caso indican que Eliza Samudio, quien tenía 25 años, fue estrangulada, luego su cuerpo desmembrado y sus partes, unas enterradas debajo de cemento y otras tiradas a los perros. El arquero Fernandes se entregó el miércoles junto a su amigo y asistente Luiz Henrique Ferreira Romão, alias Macarrón. La comisaria de Río de Janeiro a la que llegó el futbolista estaba rodeada por casi 200 personas que les gritaban “asesinos”. Según la Policía brasileña, los dos amigos son los responsables de la muerte de Samudio, desaparecida desde el 4 de junio.Ese día, aseguran las autoridades, la modelo buscó a Bruno para discutir la paternidad de su hijo, de 5 meses, fruto de una relación extraconyugal con el arquero.En octubre del año pasado, la modelo Eliza Samudio registró en una comisaría una denuncia por agresión contra Bruno, tras otra discusión. Los medios de comunicación mostraron a Eliza, frente a la policía, relatando que el arquero la había obligado a ingerir sustancias abortivas, lo que un examen de orina corroboró.En el vídeo de los medios y en conversaciones con personas cercanas, Samudio acusó a Bruno de amenazas de muerte. Hace cuatro meses, Eliza partió rumbo a Río de Janeiro para buscar una resolución sobre la paternidad de su hijo, y subrayó a su abogada: “si me pasa algo, ya sabes quién habrá sido el responsable”. El rompecabezas se empezó a armarEl caso de la desaparición de la joven modelo volvió a las portadas a fines de junio, cuando la policía recibió una denuncia anónima de que Eliza había sido asesinada en la finca de Bruno y que su hijo estaba en esa propiedad.El bebé fue encontrado el 26 de junio, en las afueras de la población de Belo Horizonte (capital del estado de Minas Gerais), cercana de la finca del arquero. Había sido entregado a unas personas cercanas a la mujer de Bruno, Dayanne doCarmo Souza, que también está detenida. La Policía empezó una búsqueda en la propiedad del arquero, donde encontró objetos de Eliza y un carro con sangre. Luego de los exámenes de ADN se comprobó que la sangre era de ella.La pieza clave de investigación surgió el 6 de julio, cuando un primo de Bruno, un adolescente de 17 años, confesó haber participado en el asesinato de Eliza. Le relató a la Policía que él agredió a Eliza en el carro de Bruno, junto al asistente del futbolista, Luiz Henrique Ferreira Romão, alias Macarrón.La Policía afirma que el menor de edad, ‘Macarrón’ y Bruno llevaron a Eliza a Vespasiano, cerca de Belo Horizonte.También en el proceso vinculan a Marcos Aparecido dosSantos, ‘El Bola’, ex policía que está acusado de matar la joven. El ex policía fue detenido el jueves pasado.En Vespasiano, Santos habría amarrado y estrangulado a Samudio, con la presencia de todos los involucrados, incluyendo al arquero. ‘Bola’ desmembró el cuerpo y lo colocó en una bolsa. Bajo testimonio, el adolescente involucrado afirmó que vio a Santos tirar la mano de Eliza a perros Rottweiller. Y que los otros restos fueron enterrados y sepultados con cemento. El testimonio del menor indica que Bruno le pagó al ex policía tres mil reales para que cometiera el crimen y se deshiciera del cuerpo. Impresión por la calma de Bruno En una conversación informal grabada por la televisión brasileña, el arquero lamentó que su carrera haya sido truncada: “sí tenía alguna oportunidad en la selección, se acabó”, expresó.El delegado responsable de la investigación reveló que Bruno no sólo participó de todo el rapto, la agresión y el asesinato, sino que se “fue a beber cerveza” tras el crimen.Bruno tenía una carrera de éxito en el fútbol. Con 25 años, fue tricampeón estadual y campeón brasileño en 2009 por Flamengo. El equipo esta semana retiró sus abogados del caso.El abogado de Flamengo que representaba a Bruno, Michel Assef Filho, dijo que abandonó la defensa del jugador. “Flamengo rescindirá su contrato, ya no puedo representarlo”, explicó el abogado.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad