Congreso republicano, el pulso para Barack Obama

Congreso republicano, el pulso para Barack Obama

Noviembre 04, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Agencia Efe y Redacción de El País

El Presidente de Estados Unidos se enfrentará a una nueva agenda de gobierno. La victoria republicana en la Cámara de Representantes de Estados Unidos refleja el deseo de los votantes por un cambio en la cultura política.

La victoria republicana en la Cámara de Representantes de Estados Unidos refleja el deseo de los votantes por un cambio en la cultura política, pero lo más probable es que continúen las luchas sectarias en el Congreso, afirmaron ayer expertos.Los resultados de los comicios legislativos del martes, que dieron a los republicanos su mayor triunfo tanto en el Congreso como en las legislaturas estatales, son fruto de la frustración y la ansiedad por la anémica recuperación económica en Estados Unidos.Los republicanos recuperaron el control de la Cámara baja por primera vez desde 2006, mientras los demócratas mantuvieron el control del Senado, lo que previsiblemente les obligará a replantear sus estrategias para conjurar una parálisis del proceso legislativo.Desde ya, los republicanos han dejado en claro que su misión será reducir la intervención del Estado y replegar la agenda reformista del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.En ese sentido, el legislador republicano de Ohio, John Boehner, que se perfila como el próximo presidente de la Cámara de Representantes -desbancando a la demócrata Nancy Pelosi-, renovó ayer ante la prensa su promesa de desmantelar la “monstruosa” reforma de salud que, a su juicio, eliminará empleos y arruinará el sistema actual de cuidado médico.Pero la primera gran batalla será la extensión de los recortes tributarios de la era de George W. Bush (2001-2009) que vencen a finales de diciembre. Los demócratas de corte progresista quieren extenderlos sólo a la clase media, mientras que los republicanos, y algunos demócratas centristas, quieren extenderlos a los ricos, lo que aumentaría el déficit fiscal.En el área de inmigración, el legislador republicano Lamar Smith, que presidiría el Comité Judicial de la Cámara baja, se opone férreamente a la reforma migratoria que impulsan los demócratas.En materia de política exterior, los expertos esperan una mayor resistencia republicana, por ejemplo, a una mayor flexibilización de los viajes hacia Cuba. También mayor vigilancia y desconfianza en los asuntos relacionados con Irán, Rusia y Venezuela, tal como lo indicó el internacionalista Enrique Serrano.Entre los conservadores que piden más austeridad fiscal y los liberales que exigen más ayuda del Gobierno para mitigar la crisis, aumenta el riesgo de un “estancamiento”, observó Maya MacGuineas, presidenta del independiente Comité para un Presupuesto Federal Responsable.Incluso, Barack Obama, afirmó ayer, en rueda de prensa, que el resultado de los comicios legislativos demuestra que “la gente está profundamente frustrada” con el ritmo de la economía. “Mi principal tarea es conseguir una economía fuerte y por ello tengo que aceptar la responsabilidad de que no hemos logrado los progresos que deberíamos”, dijo.El martes los votantes abrieron la puerta a candidatos de derecha en la Cámara baja, expulsaron a algunos de corte liberal y le dieron la victoria a algunos del movimiento ultraconservador Tea Party.El Tea Party ya ultima los detalles de una macroreunión en Washington con los miembros del nuevo Congreso a mediados de noviembre para hablar sobre las prioridades de Gobierno.Aunque la tentación de los republicanos sea impedir la reelección de Obama en 2012, los expertos consideran que éstos harían bien en negociar con los demócratas. Pero la gran pregunta de todos es si, de cara a los comicios generales del 2012, los partidos acatarán el deseo de los votantes de buscar soluciones consensuadas o mantendrán la actitud divisoria.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad