Congreso de Estados Unidos sigue oponiéndose a intervención en Siria

Septiembre 03, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AP
Congreso de Estados Unidos sigue oponiéndose a intervención en Siria

John McCain y Lindsey Graham, algunos de los senadores más críticos con la política de Obama, advirtieron este lunes de las negativas consecuencias de una falta de acuerdo en el Congreso para un plan de ataque a Siria, tras reunirse con el mandatario en la Casa Blanca.

A pesar de que Obama logró el apoyo condicionado de dos prominentes senadores partidarios de acciones belicistas, la mayoría del Congreso norteamericano se opone a sus intenciones.

El presidente Barack Obama se esforzó el lunes para persuadir a legisladores escépticos de que apoyen una intervención militar estadounidense en Siria, y logró el apoyo condicionado de dos prominentes senadores partidarios de acciones belicistas, aun cuando se ha topado con la oposición de miembros de su propio partido después de dos días de una campaña decidida para promover su plan. El senador John McCain, de Arizona, y Lindsey Graham, de Carolina del Sur, dijeron que Obama todavía necesita presentar argumentos muy convincentes para atacar al régimen del presidente Bashar Assad, aunque redujeron el tono a sus anteriores críticas de que el plan del presidente era muy débil para inclinar la balanza en favor de la oposición en Siria. "Tenemos que dejar claro que una votación en contra sería catastrófica en sus consecuencias" ahora y en una futura crisis internacional, dijo McCain a la prensa al salir de la Casa Blanca al término de una reunión privada de una hora que él y Graham tuvieron con Obama y la asesora de seguridad nacional de la Casa Blanca, Susan Rice. Sin embargo, el resultado de cualquier votación continuaba en duda en medio del persistente escepticismo en un Congreso cansado de la guerra. Varios demócratas, en una teleconferencia con funcionarios del gobierno, se manifestaron en contra de la acción militar, pusieron en entredicho la información sobre un ataque con armas químicas ocurrido supuestamente en agosto afuera de Damasco, así como el valor de una intervención para los intereses de Estados Unidos, según colaboradores. Otros exigieron una autorización más limitada que la solicitada por el gobierno. "La Casa Blanca ha ofrecido un proyecto para autorizar el uso de la fuerza que, así como está, es demasiado amplio y abierto, y podría ser usado para justificar cualquier cosa, ya sea un ataque limitado con misiles crucero, la creación de una zona de exclusión aérea e incluso el envío de soldados", dijo el representante demócrata Adam Schiff, miembro de la Comisión de Asuntos de Inteligencia de la cámara baja. Obama ha insistido en que no enviará efectivos militares a Siria y que consideraba una operación militar limitada en duración y alcance. La Casa Blanca dijo el lunes que el presidente estaba abierto a trabajar con el Congreso a fin de efectuar cambios a la terminología de la resolución. En un mensaje difundido en su página de internet, el representante demócrata Rick Nolan, de Minnesota, planteó un punto de vista compartido por otros de sus correligionarios: "Quiero que sepan que estoy vehementemente opuesto a un ataque militar que claramente sería un acto de guerra contra Siria, en especial bajo tales circunstancias trágicas y todavía confusas en cuanto a qué parte es la responsable del uso de armas químicas". Después de dar un golpe de timón para buscar la autorización del Congreso para una acción militar, Obama enfrenta una de sus pruebas más difíciles de política exterior, así como a un Congreso dividido en un inevitable voto difícil de conciencia sobre un conflicto en el exterior en lugar de las pugnas partidistas habituales sobre política interna.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad