Conductor de tren accidentado en España ignoró avisos de bajar velocidad

Conductor de tren accidentado en España ignoró avisos de bajar velocidad

Agosto 02, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Resumen de agencias.
Conductor de tren accidentado en España ignoró avisos de bajar velocidad

Un policía monta guardia el domingo 28 de julio de 2013 cerca de los restos de un tren que descarriló en Santiago de Compostela, España. Murieron 78 personas en el percance.

El maquinista del tren accidentado en Santiago de Compostela habló por teléfono con el interventor mientras el tren circulaba a 199 kilómetros por hora, hasta once segundos antes del accidente y escuchó un aviso que indicaba la proximidad del tramo con un límite de 80.

Tres señales acústicas que anuncian zonas de velocidad limitada sonaron los dos minutos previos al accidente en la cabina del conductor del tren que descarriló en España, en el que murieron 79 personas, informó el viernes la justicia. El análisis policial de las "cajas negras" del tren hizo una minuciosa reconstrucción de los momentos previos a la tragedia del 24 de julio en Santiago de Compostela y reveló que el impacto del tren se produjo a 179 kilómetros por hora, más del doble de la velocidad permitida en el tramo del siniestro, y no a 153 como se dijo en un primer momento. Según el primer relato oficial de lo sucedido, el maquinista circulaba a 199 kilómetros por hora, velocidad habitual y permitida en ese tipo de trenes, cuando se aproximaba a la estación gallega de Santiago, al noroeste del país. Dos minutos antes del descarrilamiento, recibió la llamada del interventor de la compañía Renfe que viajaba en el mismo tren, concretamente en el vagón número tres. Unos 30 segundos después de iniciar la conversación, una baliza mandó a la cabina del conductor la primera señal acústica, que alerta la proximidad de una curva pronunciada de velocidad reducida a 80 kilómetros por hora. Pero el maquinista Francisco José Garzón, único imputado hasta la fecha en la investigación judicial, mantuvo la velocidad en 199 kilómetros por hora. El diálogo con el interventor se prolongó durante 1 minuto y 40 segundos y finalizó 11 segundos antes del accidente. El motivo de la llamada fue facilitar la bajada del tren de una familia con niños en la estación de Pontedeume, antes del final del trayecto en El Ferrol, en la región de Galicia (noroeste), según explicó el interventor al juez que instruye el caso.El interventor explicó que no mencionó a la policía la conversación que tuvo con el conductor por teléfono porque no se acordó en ese momento, no le parecía trascendental y tenía "imágenes horribles en su cabeza" , puntualizando que nunca ha querido "ocultarlo". A 1,4 kilómetro de la curva del descarrilamiento, otro aviso acústico en cabina indicó que se aproximaba a un tramo limitado a 80 kilómetros por hora, pero el tren circulaba a 195. Cuatro segundos después, advirtiendo probablemente que no iba a pasar la curva, Garzón activó el freno de emergencia. Pero ya era demasiado tarde. El convoy siniestrado, modelo Alvia, dispone de un sistema de seguridad que frena automáticamente la máquina en caso de que haya otro tren en la vía. Pero a diferencia de otros modelos más avanzados de alta velocidad, la reducción y el cumplimiento de los límites depende exclusivamente del maquinista, que dispone de un libro de ruta con las velocidades legales tramo a tramo que las señales acústicas le ayudan a recordar. A menos de 250 metros del punto de impacto, sonó otra señal de limitación de velocidad. Finalmente, el tren descarriló a 179 kilómetros por hora. Cuando los vagones habían empezado a salirse de la vía, el maquinista hizo uso de otro freno y la velocidad cayó a los 153 kilómetros por hora. En su declaración ante el juez el domingo, Garzón, que cubría ese trayecto habitualmente, no pudo explicar cómo no redujo la velocidad al llegar a ese punto. Sobre la posibilidad de que la llamada telefónica del interventor despistara al maquinista, el juez estimó que la comunicación fue inadecuada pero que el accidente del tren "parece tener su causa, sin dudas, en la inapropiada e imprevisible conducción del maquinista". Garzón se encuentra en libertad provisional imputado de múltiples delitos de homicidio por imprudencia. Cuando ha pasado más de una semana de lo ocurrido, todavía permanecen 54 heridos ingresados en distintos hospitales de los que nueve están en estado crítico, según el último parte del gobierno de Galicia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad