Condenado a 30 años de prisión en España un "capo" rumano de la prostitución

Febrero 20, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co / EFE

Loan Clamparu, alias 'cabeza de cerdo' engañaba a las mujeres con la promesa de un trabajo en hostelería en España para después obligarlas a trabajar en la prostitución. Fue condenado por cinco delitos entre los cuales obligó a una de sus retenidas de 17 años a abortar.

El ciudadano rumano Ioan Clamparu, alias 'cabeza de cerdo', ha sido condenado a 30 años de prisión por cinco delitos de inducción a la prostitución a varias compatriotas suyas, entre ellas una menor de edad a la que obligó además a abortar.La sentencia, hecha pública este lunes, considera probado que el acusado, actuando de acuerdo con otras personas, logró durante el año 2000 que un número no concretado de mujeres rumanas viajasen a España con la promesa de que iban a trabajar en la hostelería o en el servicio doméstico, mientras que con otras se concertó que lo harían en la prostitución.Una vez en España, les decían que habían contraído una deuda importante con la organización y que debían saldarla entregando todo el dinero que ganasen ejerciendo la prostitución.Para doblegar la voluntad de las mujeres, a las que retiraban su documentación personal proporcionándoles otra falsa y mantenían hospedadas en pisos donde eran controladas día y noche para evitar su fuga, se valían de amenazas y agresiones físicas.Clamparu deberá también indemnizar, por daños morales, a tres mujeres con 12.020 euros que han actuado como testigos protegidas y a la menor que fue obligada a abortar, con 30.506 euros.De acuerdo con la sentencia, el condenado dirigía un grupo de personas que actuaban unas en España y otras en Rumanía, entre las que distribuía a las mujeres para que las controlasen y recaudasen sus ingresos.'Cabeza de cerdo' se reunía periódicamente con estas personas para gestionar el trabajo de las mujeres y para que le rindieran cuentas sobre lo recaudado.Una de las testigos contó además que había varios pisos y un elevado número de mujeres en la misma situación, que cifró en torno a cincuenta.Una de las víctimas, la testigo protegida identificada como 'Andrea' , tenía 17 años cuando llegó a España engañada con la promesa de trabajar en la hostelería.La joven, que fue obligada a ejercer la prostitución mediante amenazas de muerte a ella y toda su familia, fue agredida físicamente por el propio condenado, que cuando se enteró de que estaba embarazada, la obligó a abortar.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad