Condena mundial por el ataque a iglesias cristianas en Egipto

Condena mundial por el ataque a iglesias cristianas en Egipto

Abril 10, 2017 - 12:05 a.m. Por:
Agencia EFE
Ataque iglesia Egipto

Sepelio de varias de las víctimas del ataque en la ciudad de Tanta, Egipto. Escenas de dolor y rechazo se observaron durante los funerales.

Elpais.com.co | EFE

El papa Francisco al igual que mandatarios de países europeos, asiáticos y latinoamericanos, se sumaron ayer a la condena mundial al ataque terrorista contra dos iglesias cristianas coptas en el norte de Egipto, que dejaron 46 muertos y 118 heridos.

Los atentados, que reivindicó el grupo yihadista Estado Islámico, EI, se presentaron primero en la población de Tanta, a 120 kilómetros de El Cairo, cuando un hombre lanzó un explosivo contra los feligreses que acudían a un templo durante la misa del Domingo de Ramos. Allí murieron instantáneamente 22 personas.

El segundo ataque se produjo en forma similar en la catedral de San Marcos, en la ciudad costera de Alejandría, donde al menos 16 personas perecieron y 41 resultaron heridas.

Los hechos fueron repudiados por el papa Francisco, quien pidió durante la celebración litúrgica que da inicio a la Semana Santa, pidió que “el Señor convierta el corazón de las personas que siembran terror, violencia y muerte, así como el de aquellos que trafican con armas”.
No fue la única condena que realizó contra el terrorismo, Jorge Bergoglio también mencionó el atentado del pasado viernes en Estocolmo cuando un camión robado irrumpió en la principal calle peatonal de la capital sueca y causó 4 muertos.

“A la Virgen Santa confiamos las víctimas del ataque terrorista ocurrido el viernes en Estocolmo, así como aquellos que son sometidos a duras pruebas por la guerra, desgracia de la humanidad”, afirmó.

Ashraf Ramzi, un copto de 26 años, relató que él y su padre se salvaron gracias a un pilar de la iglesia que detuvo la onda expansiva de la explosión que, según Ramzi, ocurrió en las primeras filas de la iglesia en la localidad de Tanta, donde se sientan los hombres y cerca de las bancas de los diáconos.

Frente a tales hechos, el rey Felipe VI y el Gobierno español expresaron su “más firme condena ante los “execrables ataques” en Egipto. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy reiteró su rechazo a “toda clase de terrorismo y de manifestación de odio por motivos religiosos”.

Asimismo, el presidente Juan Manuel Santos rechazó el acto terrorista a través de su cuenta de Twitter.

Por su parte, el Gobierno de Panamá extendió sus condolencias a los familiares de las víctimas, e hizo un llamado a la comunidad internacional “a cerrar filas contra el terrorismo y en favor de la paz y seguridad internacional”. Igual actitud exteriorizó el Gobierno de Paraguay, tras calificar los hechos como “irracionales actos de intolerancia religiosa que siembran el terror y la muerte”.

A su turno, El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, condenó los ataques terroristas y expresó sus “profundas condolencias a las familias de las víctimas, al Gobierno y los ciudadanos de la República Árabe de Egipto”, informó en un comunicado.

Pidió que los autores “del horrible acto terrorista sean rápidamente identificados y llevados ante la justicia”.

Los atentados ponen en duda una vez más la seguridad en Egipto, por lo que el presidente, Abdelfatah al Sisi, ordenó al Ejército desplegarse y proteger las instalaciones vitales en todas las provincias del país, donde el EI se ha hecho fuerte en la península del Sinaí (noreste).

Asimismo, fueron decretados tres días de luto y el estado de emergencia.

Por su parte, el ministro de Interior, Magdi Abdelgafar, destituyó de sus cargos a los jefes de Seguridad y de Investigación Criminal de la provincia de Al Garbiya, cuya capital es precisamente la ciudad de Tanta.

Testimonios

Una joven llamada Mariam, de 23 años, sobrevivió a la explosión en Tanta, pero resultó herida. “Solo recuerdo el fuego que interrumpió el rezo de los diáconos”, dijo.

La madre de Mariam, de 59 años, dijo que “en medio de la misa el sacerdote nos dijo que hubo una explosión y nos pidió que fuéramos a donar sangre. Sentí que iba a morir y grite: Mariam, Mariam, Mariam”. Luego halló a su hija en un hospital.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad