Con una eucaristía, el papa Benedicto XVI celebró su cumpleaños número 85

Con una eucaristía, el papa Benedicto XVI celebró su cumpleaños número 85

Abril 16, 2012 - 12:00 a.m. Por:
El País | EFE

Durante la celebración de su cumpleaños, el pontífice fue felicitado por personas de todo el mundo que se reunieron en la plaza de San Pedro del Vaticano.

El papa Benedicto XVI, quien este lunes cumplió 85 años, ha afirmado que se encuentra en el "último tramo" de su vida, que no sabe "lo que le espera", pero que sabe que la luz de Cristo "es más fuerte que cualquier oscuridad" y que ello le ayuda a continuar "con seguridad".El pontífice hizo estas manifestaciones durante la misa que ofició en la capilla Paulina, del Palacio Apostólico, ante unos 200 compatriotas alemanes venidos expresamente para felicitarle, entre ellos Horst Seehofer, ministro presidente de Baviera, Alemania, y los obispos de esa ciudad."Me encuentro ante el último tramo del recorrido de mi vida y no sé qué me espera. Sé que la luz de Dios está, que Él ha resucitado, que su luz es más fuerte que cualquier oscuridad, que su bondad es más fuerte que cualquier mal de este mundo y ello me ayuda a continuar con seguridad", afirmó en la homilía.El papa Ratzinger, que este domingo pidió que recen por él para que pueda realizar la misión que Dios le ha confiado, subrayó que agradecía "de corazón" a todos los que continuamente le hacen "percibir a Dios a través de su fe". El sumo pontífice recibió en esta jornada la felicitación de personalidades y fieles de todo el mundo, entre ellos de sus párrocos de la diócesis de Roma, de la que él es titular, quienes le dijeron "Qui te volemo tutti bene" ("Aquí todos te queremos").Ante las numerosas personas reunidas en la plaza de San Pedro del Vaticano, el papa salió a la ventana de su apartamento para saludar a los presentes, muchos de los cuales le cantaron "feliz cumpleaños". Para que todos los que lo deseen felicitarle, la Santa Sede abrió el sitio web "auguri.benedettoxvi@vatican.va", al que se accede a través del sitio oficial www.vatican.va.Benedicto XVI vivió la jornada como un día más, trabajando. Además de sus compatriotas, contó con la presencia de su hermano mayor, Georg, de 88 años, también sacerdote, venido expresamente desde Ratisbona (Alemania) para estar junto al "pequeño de la familia", cuya salud siempre le ha preocupado.El portavoz vaticano, Federico Lombardi, destacó este lunes del papa la "amabilidad" y la "atención" que presta a las personas a las que recibe, así como su lucidez, claridad de pensamiento y de expresión, "que llama la atención de manera profunda". Lombardi aseguró que al papa le preocupa la secularización, el olvido de Dios, el relativismo y la pérdida de referencia de tantas personas en la época moderna, y que "ha sufrido" por los casos de "incoherencia e infidelidad" a la misión de la Iglesia y a su dignidad, en referencia a los casos de clérigos pederastas.Benedicto XVI celebrará el próximo 19 de abril el séptimo aniversario de su elección como sucesor del apóstol Pedro en el cónclave celebrado en 2005 tras la muerte de Juan Pablo II.Santos del papaHablando en alemán y ante sus compatriotas, el pontífice dijo que santa Bernadette, la vidente de Lourdes, y Benito José Labre, un santo del siglo XVII conocido como el "peregrino de los mendigos", son las dos figuras de referencia que ha tenido desde pequeño.A esos dos "faros" une el Sábado Santo, el día del silencio, cuando se celebra la Vigilia Pascual, el preludio del anuncio de la Resurrección de Cristo. Y es que Joseph Ratzinger vino al mundo el 16 de abril de 1927, que era Sábado Santo.De Bernadette Soubirous destacó que la joven francesa "sabía ver" lo que la Virgen indicaba. "El manantial de agua viva, pura, agua que es la imagen de la verdad que se acerca a la fe, de la verdad no disimulada y no contaminada". Ratzinger señaló que "en nuestro tiempo, en el que vemos al mundo afligido, es necesaria el agua sin contaminar, el agua que da la vida, la que en este siglo, como en los anteriores, nos purifica y nos sana".De Benito José Labre destacó su peregrinación por toda Europa. "Un santo europeo -dijo- que no quiso hacer otra cosa que rezar y dar testimonio de Dios, lo que de verdad cuenta". Con Dios, agregó, "caen las fronteras", ya que para Él "todos somos hermanos y formamos parte unos de otros".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad