Con rituales, danzas y cantos, el mundo maya celebra el cambio de era

Con rituales, danzas y cantos, el mundo maya celebra el cambio de era

Diciembre 21, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co / EFE
Con rituales, danzas y cantos, el mundo maya celebra el cambio de era

Un hombre ataviado como danzante maya escenifica un ritual para los turistas en el parque ecológico de diversiones Xcaret, en las inmediaciones de Playa del Carmen, México.

La tan esperada fecha, por las propagadas connotaciones apocalípticas, se convirtío este viernes en una celebración de la cultura maya. Diversos ritos y eventos se llevaron a cabo alrededor del mundo.

El Templo del Gran Jaguar, en el Parque Nacional de Tikal (Petén), fue este viernes el principal testigo de una histórica ceremonia en la que se recreó la milenaria cultura maya, que hace 5.200 años predijo el cambio de una nueva era para la humanidad.Bajo el imponente Templo que fue construido bajo el mandato del gobernante maya Hasaw Chaan Kawil (682-721 d.C.), grupos artísticos ataviados con trajes como los antiguos mayas, con penachos de plumas, máscaras y antorchas de fuego, danzaron y le pidieron al Creador guiar al paÍs sobre el camino de la abundancia y la paz.Ofrendas como una piel de jaguar fueron ofrecidas al rey, y enseguida el Grupo Jade, con vistosas y coloridas vestimentas, ofreció la danza de la creación y del maíz, el principal producto alimenticio de los pueblos indígenas guatemaltecos."Gracias Creador y Formador de estas tierras que nos alimentan cada día y que enseñaste a nuestros abuelos a cultivar el maíz", relató una integrante del grupo artístico de la puesta en escena de la ancestral cultura maya en ascendencia cronológica.El juego de pelota maya también fue recreado durante la ceremonia en Tikal, donde hay al menos siete campos de los más de 300 que existen en Guatemala.La dramatización y el montaje artístico que volvió al pasado a cientos de guatemaltecos y extranjeros que pudieron ingresar a esta ciudad que fue la cuna de la cultura maya, fue televisada a más de 200 países, según las autoridades.La ceremonia fue presenciada por los presidentes de Guatemala, Otto Pérez Molina, y Costa Rica, Laura Chinchilla, entre otras personalidades asistentes. El acto forma parte de las actividades oficiales para despedir al 13 Baktun que este viernes pone fin a un ciclo de 5.200 años, según el calendario maya. Durante la ceremonia, acompañada de música tocada con instrumentos vernáculos, se rindió homenaje al legado que dejó la civilización maya a la humanidad, que este viernes recibe el Oxlajuj Akabal (nuevo amanecer).En El SalvadorEl Salvador se unió a la celebración del 13 Baktun, que marca el fin y el inicio de una nueva era en el calendario maya, con danzas, música, ceremonias indígenas y deseos de bienestar y paz en el parque arqueológico Tazumal.Cientos de salvadoreños abarrotaron este sitio arqueológico del oeste del país, cuya principal estructura es una pirámide de unos 23 metros de altura, que sirvió de escenario a las celebraciones oficiales del 13 Baktun, organizadas por el Ministerio de Turismo.El Consejo Nacional de Ancianos Mayas de El Salvador también celebrará el 13 Baktun esta noche con una ceremonia en el sitio arqueológico de San Andrés, en el oeste. "Pidan con fe", exhortó la descendiente nahuat-pipil Mayté Domínguez a decenas de salvadoreños que de uno en uno se arrodillaban ante una pequeña hoguera de incienso, copal, mirra y otros elementos aromáticos, en Tazumal."Esta es una ceremonia de incienso y fuego para pedir todo lo bueno que se le ocurra", comentó Domínguez. Explicó que el origen de esta ceremonia es maya y que ella aprendió a oficiarla desde la niñez en su pueblo nahuat de Cuisnahuat, en el departamento occidental de Sonsonate.Con la nueva era del calendario maya "vienen otros cambios positivos", añadió, y calificó de "errónea" la creencia de que con el fin del 13 Baktun también se acaba el mundo. "Yo he pedido por la paz mundial" porque "estamos en un desastre", con guerras, crisis económica y otros problemas en muchos países, indicó Domínguez, ataviada con vestido típico y sombrero.A la ceremonia de fuego e incienso se sumaron manifestaciones de la cultura nahuat-pipil, la de mayor presencia en El Salvador, como danzas ejecutadas por miembros de esta etnia procedentes de varias localidades de Sonsonate. Al ritmo lento de un tambor y una flauta, interpretados por dos ancianos nahuat-pipil, seis parejas bailaron al pie de la pirámide."Son danzas dedicadas a personajes" históricos y de la mitología nahuat, señaló Manuel de Jesús Pasasín, uno de los responsables del grupo de danzas, que lleva "muchos años" de haberse formado, según dijo. Algunas piezas se remontan a la época precolombina y otras reúnen aportes de los conquistadores españoles, refirió.Después de la ceremonia mayor, a medianoche, la celebración del 13 Baktun seguirá hasta mañana en Tazumal, uno de los principales sitios arqueológicos de El Salvador, en Chalchuapa, en el departamento de Santa Ana, fronterizo con Guatemala. La principal estructura de Tazumal, construida básicamente de piedra y mortero, data de entre el 400 y 600 después de Cristo, en el período clásico tardío, y su estilo arquitectónico tiene elementos toltecas, según los expertos.Como parte de las celebraciones está previsto un enlace por televisión entre los ministros de Turismo y otros funcionarios de los países del Mundo Maya, integrado por México, Guatemala, Honduras, Belice y El Salvador.En MéxicoUna multitud de personas se concentró este viernes en torno a la pirámide de Kukulkán, en la zona arqueológica de Chichén Itzá, una de las más importantes del sureste mexicano, para celebrar con oraciones y danzas rituales el cambio de era en el calendario maya.Desde las 5.30 hora local (11.30 GMT), un flujo constante de visitantes, en su mayoría vestidos de blanco, fueron llegando hasta Chichén Itzá, en el Estado de Yucatán, provistos con velas, incienso y hasta copal, una resina utilizada por los mayas que al quemarse da lugar a un intenso olor, y colocándose en grupos para meditar.Con los hoteles de los alrededores completamente llenos, hubo quien tuvo que acampar en las zonas aledañas para pasar la noche, junto al pueblo de Pisté, una pequeña localidad dedicada a la artesanÍa, que se encuentra muy próxima a la zona arqueológica y que se ha visto beneficiada por el turismo que llega hasta el lugar.El tránsito entre la localidad de Pisté y las ruinas mayas fue constante desde primera hora de la mañana, pues antes del amanecer ya había grupos de personas que salían de sus hoteles y recorrían la distancia que les separaba de las ruinas con velas prendidas.Hacia las 6.00 hora local apareció uno de los numerosos grupos de danzantes que fueron a ofrecer sus bailes y sus ritos a los mayas por la llegada del nuevo baktun, pero que en algunos casos tuvieron que cambiar de localización por interrumpir a quienes meditaban.Procedentes de numerosos países de Europa, Asia y América, los extranjeros eran la mayoría y llamaba la atención la ausencia de grupos de origen maya, cuyos miembros se dedicaban más a vender artesanía y recuerdos a los visitantes que a celebrar la nueva era. Tan solo un hombre de edad avanzada y vestido al uso de los lÍderes espirituales mayas se dejó ver en el recinto, provisto de un báculo pastoral de pequeñas dimensiones y un instrumento aromático.Vestidos de blanco, con los brazos en alto, los dedos en posición de meditar y la mayoría de pie, decenas de grupos realizaron oraciones conjuntas de cara a la pirámide principal de Kulkulkán, y cada participante hablaba de forma espontánea para pedir por la tierra, la naturaleza o la armonía de la humanidad.Un portavoz del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) aseguró que según los primeros cálculos se espera superar los 50.000 visitantes a lo largo del día en este sitio arqueológico, uno de los más importantes de la península de Yucatán.Señaló que hasta el momento no se han reportado incidentes en esta zona, y agregó que en total esperan alrededor de medio millón de visitantes en las principales zonas arqueológicas mayas de los cinco estados mexicanos donde habitó esta civilización prehispánica.En el estado de Tabasco, la lluvia asustó a los turistas que llegaron para conmemorar el fin del ciclo largo en el calendario maya y sólo se reportaron decenas de visitantes a las zonas arqueológicas, según informaron autoridades locales.En esa misma entidad, en el Tortuguero, sitio en el que se encontró la estela número 6 que anuncia la conclusión del ciclo, y en la pirámide maya de Comalcalco, un grupo de danzantes celebró el descenso de Bolom Yakté, "el señor de la luz", que según la tradición debe presidir el nacimiento de la nueva era."Es una fecha que no podemos ignorar, es el fin de un ciclo y el comienzo de otro, creemos en nuestros ancestros", dijo Delio Augusto Zamudio, portavoz de un colectivo de danzantes que meditó, junto con otros, a las faldas del cerro El Tortuguero.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad