Con Osama se muere el símbolo, pero no Al Qaeda

Mayo 02, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Analistas reconocen que se trató de un golpe fuerte, pero la organización ilegal seguirá viva.

La muerte del máximo líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, representa un golpe contundente para la moral de la organización terrorista, mas no supone su desaparición. Así lo consideran analistas internacionales consultados por El País, quienes reconocen que con Bin Laden se muere el máximo símbolo que ha tenido Al Qaeda, desde su fundación en los años 80, pero advierten que en términos operativos el daño no sería tan grave. “Se trata de un golpe muy fuerte, teniendo en cuenta que Osama parecía inalcanzable hasta para Estados Unidos, pero no quiere decir que Al Qaeda esté acabada, porque sus actividades operativas funcionan de manera descentralizada y, por lo tanto, no dependen directamente del máximo jefe”, advirtió el analista internacional Enrique Serrano. La organización terrorista cuenta con decenas de células, es decir, suborganizaciones, que funcionan de manera independiente en diferentes países del mundo y cuentan con más de 2.000 militantes en entrenamiento, según fuentes de la CIA.De acuerdo con los expertos en conflicto, tal vez las redes de Al Qaeda que más se vean afectadas con la muerte de Osama sean las que operan en países pobres, pues sí dependen del prestigio del máximo líder. Sin embargo, los grupos más sofisticados, que están enfocados en Estados Unidos y en países de Europa, no sufrirían grandes cambios en su eje de operaciones. El reto de reemplazarlo Los analistas coinciden en que Osama Bin Laden es casi que irremplazable para Al Qaeda.Según John Marulanda, experto en conflictos internacionales, para la organización será muy difícil hallar un ídolo tan respetado y alabado entre los simpatizantes del grupo radical islámico. “El movimiento terrorista tiene otros lugartenientes en muchas partes del mundo, pero como símbolo Osama era único, incluso también por el mismo despliegue que le dio Estados Unidos luego del ataque del 11 de septiembre. Él era considerado un hombre invencible”. Por el momento, los ojos del mundo miran hacia Ayman Al Zawahiri, quien es el segundo de la organización y era considerado la mano derecha de Bin Laden. Al Zawahiri sería entonces el más opcionado para tomar el lugar del máximo jefe de la organización. Sin embargo, existen otros 268 líderes de Al Qaeda que hacen parte de la lista negra de la ONU. Lo más probable, según los expertos, es que el movimiento de resistencia islámico se tome un receso de tres o cuatro meses para organizarse y presentar un nuevo líder o, bien sea, una nueva jerarquía política y militar, para luego ejecutar ataques contra el Occidente. “Lo claro es que ellos buscarán la forma de tomar represalias frente la muerte de Osama y demostrar que no están derrotados”, declaró el analista Serrano.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad