Compras por pánico ante crisis nuclear llegan a China

Marzo 17, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AP

Las compras por pánico fueron provocadas por rumores de que la sal yodada puede ayudar a proteger del envenenamiento radiactivo.

Compradores preocupados han arrasado con las existencias de sal en los establecimientos de Beijing, Shangai y otras partes de China, bajo la falsa de creencia de que puede proteger de la exposición a radiaciones, aunque es improbable que cualquier fuga de la planta nuclear japonesa dañada llegue al país. Las compras por pánico fueron provocadas por rumores de que la sal yodada puede ayudar a proteger del envenenamiento radiactivo parte de una ola de desinformación que se extiende por la región ante la emergencia nuclear en Japón. Los rumores se han diseminado velozmente. Han circulado mensajes de texto en teléfonos celulares acerca de nubes radiactivas que se extienden desde Japón a través de Asia. Otros rumores dicen que la sal es adecuada para proteger de los efectos de la radiación. Los supermercados en Beijing y en muchas otras ciudades, desde Zhejiang, en el oriente, hasta Guandong en el sur y Sichuán en el oeste, se han quedado sin sal en días recientes. Un portal de internet, sina.com, informó el jueves que los precios de la sal en Guangdong se quintuplicaron y en algunas partes incluso se decuplicaron. El principal productor de sal del país, China National Salt Industry Corp., emitió una declaración de inmediato, diciendo que las reservas seguían siendo amplias y que las compras en pánico eran innecesarias, de acuerdo con la agencia noticiosa oficial Xinjuá. El ministerio de Salud colocó información en su portal en la internet, en la que le dice al público que consumir sal común no es efectivo contra la radiación. Un adulto necesitaría consumir de una vez tres kilogramos de sal para protegerse de la radiación, dijo el ministerio. Píldoras de yoduro de potasio son usadas para mitigar los efectos del envenenamiento radiactivo, pero la sal regular de mesa no contiene suficiente yodo para ser efectiva, dicen expertos de salud. Michael O'Leary, jefe de las oficinas de la Organización Mundial de Salud en China, exhortó a los gobiernos e individuos a "dar pasos para frenar esos rumores, que son perjudiciales para la moral pública". O'Leary dijo que la OMS "quiere asegurarle a los gobiernos y miembros del público que no existe evidencia en estos momentos de una diseminación significativa de radiación desde la planta nuclear" .

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad