¿Cómo está el clima preelectoral en Venezuela a pocos días de las parlamentarias?

¿Cómo está el clima preelectoral en Venezuela a pocos días de las parlamentarias?

Diciembre 03, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | AFP
¿Cómo está el clima preelectoral en Venezuela a pocos días de las parlamentarias?

La oposición espera ganar las elecciones parlamentarias del próximo 6 de diciembre, para intervenir por la liberación del líder opositor Leopoldo López.

Las encuestas dicen que esta sería la primera vez en 16 años que la oposición podría obtener la mayoría. Simpatizantes del oficialismo se niegan a creer en esta posibilidad.

A tres días de las elecciones parlamentarias de Venezuela, los ánimos están tensos y hay mucha incertidumbre frente a lo que pueda pasar el domingo 6 de diciembre tras recientes hechos que volvieron a poner en el centro de las críticas al presidente Nicolás Maduro. 

El hecho más reciente fue el asesinato del secretario General de Acción Democrática, Luis Manuel Díaz, con un disparo de arma de fuego mientras se encontraba en un acto de campaña con Lina Tintori, esposa del líder opositor Leopoldo López.   

Aunque en su momento, el presidente Nicolás Maduro atribuyó el hecho a un "ajuste de cuentas entre bandas rivales", el diputado de AD Henry Ramos Allup, uno de los líderes de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática, MUD, responsabilizó del ataque a "bandas armadas" del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV.

la captura de los sobrinos de la esposa del presidenteEl exfiscal venezolano Franklin Nieves 

Venezuela acude entonces a elecciones parlamentarias pero el país las vive casi como si fueran presidenciales, pues según las encuestas esta sería la primera vez en 16 años que la oposición podría obtener la mayoría.

Los comicios del 6 de diciembre abren múltiples escenarios: desde una profundización del modelo económico centralizado hasta un cambio en la dinámica política que ha regido al país desde que Hugo Chávez llegó al poder en 1999.

De las elecciones celebradas desde que llegó al poder, el chavismo solo ha perdido una, en diciembre de 2007: un referendo en el que planteó una reforma constitucional para instaurar la reelección presidencial ilimitada y otros cambios.

La propuesta de reelección indefinida fue aprobada en febrero de 2009 mediante una enmienda constitucional que fue refrendada en las urnas. 

Luis Vicente León, presidente de la firma Datanálisis, cree que si la diferencia a favor de la oposición es pequeña, "puede haber acciones de manipulación política para voltear esa mayoría".

El gobierno buscaría "que sea un triunfo opositor manejable, negociable, manipulable o comprable", afirmó, al aludir también a inhabilitaciones políticas y encarcelamientos. 

El constitucionalista Juan Manuel Rafali considera que el gobierno podría promover una "Asamblea popular paralela", mientras que León no descarta una "fractura" en el chavismo si sufre una derrota contundente. Maduro cuenta hasta el 31 de diciembre de 2015 con una ley habilitante, un instrumento que le ha permitido gobernar por decreto. 

La actual mayoría chavista podría aprobarle nuevos superpoderes antes de que asuma la nueva Asamblea Nacional, el 5 de enero próximo, aunque Rafali afirma que sería un acto ilegal. 

¿Será posible la cohabitación? Con la posibilidad de una mayoría opositora y un chavismo radicalizado pero con influencia en otros poderes públicos, Rafali vislumbra un "escenario de alta conflictividad, choque de trenes e ingobernabilidad si no hay consenso político".

Ante un conflicto entre la justicia, el Congreso y el Ejecutivo, la Asamblea "podría buscar una destitución contra el presidente, pero él podría buscar disolver el Congreso. Sería un situación muy inestable", advierte León. 

Chavistas se niegan a pensar en la derrota 

La muchedumbre se pelea por las franelas estampadas con los ojos de su fallecido líder Hugo Chávez durante un mitin para las legislativas del domingo en la barriada de Carapita, en el oeste de Caracas.

"¡Pásame una, tíramela aquí!", implora una rubia mientras se abre paso entre una masa compacta que aplaude detrás de una baranda de metal, a diez metros de la tarima donde los candidatos bailan y se abrazan con cantantes y actrices de televisión.

Elevado sobre un cerro, Carapita forma parte del circuito que alberga más electores en Caracas. Ya se repartieron globos en forma de corazón con el tricolor nacional, y aún quedan afiches junto al escenario que retumba con cada golpe de tambor de una orquesta que interpreta música navideña de este país petrolero y gobernado por el socialismo desde hace 16 años.

Entre la multitud está Joselín Pérez, una morena de mirada vivaz y madre de tres niños que se confiesa "chavista de corazón". En su barrio "hay rumores de la gente de la oposición" que pronostican una derrota del oficialismo, pero no los cree. "Si ellos ganan nos quitan todo, ya no vamos a tener los mismos beneficios", dice esta ama de casa de 31 años. 

"Ganar como sea"

Pérez niega que la escasez de productos básicos por la crisis económica pueda hacerle cambiar el voto, aunque reconoce que afecta su cotidianidad. Solo va al mercado los viernes, único día que puede abastecerse según las regulaciones del gobierno. "Hay que empezar la cola a las seis de la mañana para lograr comprar algo".

De pronto el acto pasa a ser transmitido en el programa televisivo del presidente Nicolás Maduro. "¿Cómo está Carapitaaaa?", pregunta el mandatario, desatando el alborozo de la gente cuando las pantallas instaladas en el lugar lo muestran en vivo. "¡Salimos en televisión!" , grita un puñado de adolescentes cerca del cordón que separa a los asistentes de los políticos.

José Gudiño, en cambio, se mantiene en calma. A sus 68 años dice estar complacido de haber obtenido una pensión gracias a Maduro. "Hay que votar por el PSUV para mantener el legado del presidente Chávez", afirma. 

Oposición, empeñada en ganar

La Mesa de Unidad Democrática, MUD, en caso de ganar las elecciones parlamentarias buscará la salida de Maduro si obstruye o se opone a las reformas que planteará.

En caso de ganar, la MUD sostiene que su primera iniciativa parlamentaria será aprobar una amnistía para lograr la liberación de unos 75 'presos políticos', entre estos el líder radical Leopoldo López

Su aprobación requiere mayoría simple al tratarse de una ley ordinaria, pero podría ser impugnada ante el Tribunal Supremo de Justicia, explicó el constitucionalista Juan Manuel Rafali.

La baja popularidad de Maduro

Desde su llegada a la presidencia en abril de 2013, un mes después de la muerte de Chávez, Maduro ha visto caer su popularidad hasta 22%, golpeado por una severa crisis económica.

No obstante, promete ganar "¡como sea!" para "radicalizar" la revolución socialista que le legó Hugo Chávez.

Hoy en día el gobierno venezolano se enorgullece de mantener las misiones sociales aún con el desplome del precio del crudo y advierte que, si gana la oposición, desaparecerán todo tipo de ayudas y no existirá ni educación, ni salud, ni pensiones, ni casas, ni neveras como las entregadas en estos días. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad