Cohete Vega pondrá a prueba su efectividad

Febrero 10, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Agencia EFE
Cohete Vega pondrá a prueba su efectividad

Novedad. Con el lanzamiento del Vega, este lunes, se pone fin a más de una década de desarrollo científico desde que el primigenio proyecto se iniciara en el año 1998.

Crece expectativa por el lanzamiento de la nave, que permitirá que viajar al espacio sea más rápido y barato.

Al nuevo cohete Vega por fin le llegó la hora de poner a prueba su efectividad. Todo porque este lunes el más pequeño de la gama de lanzadores europeos se estrenará como nave espacial desde el Centro Espacial Europeo de Kurú, en la Guayana francesa.Concebido para colocar cargas ligeras en órbitas bajas, su nombre fue tomado de la segunda estrella más brillante del hemisferio Norte y su altura es similar a la de un edificio de diez pisos.Respecto a las tareas que deberá ejecutar, se puede decir que su trabajo podría cristalizar en futuras aplicaciones que van desde la recepción de señales de vigilancia marítima hasta la configuración de redes de sensores terrestres. Como también en la captación de imágenes de media resolución para el control de incendios.Adaptable a las necesidades del cliente, el cohete puede transportar hasta dos toneladas y media en su interior, aunque su carga de referencia es de 1.500 kilos trasladados a una órbita de 700 kilómetros de altitud.Esta novedad que sólo espera a que llegue el lunes para despegar, permitirá que el acceso al espacio sea "más fácil, más rápido y más barato", resume la Agencia Espacial Europea, matriz del proyecto, cuyo costo asciende a 710 millones de euros que financian Italia, Francia, Bélgica, España, Holanda, Suiza y Suecia.Pero a este valor hay que añadirle 400 millones de euros del programa Verta, que correrá con los gastos de los cinco primeros vuelos del cohete.Sobre el origen del Vega hay que buscarlo en el programa San Marco, que Italia utilizaba desde 1964 para poner en órbita pequeños satélites lanzados desde una plataforma en el océano Índico, cerca de Kenia, a bordo de cohetes estadounidenses Scout. El proyecto que se prolongó hasta el final de los años ochenta.Luego llegaría la iniciativa italiana para desarrollar un cohete capaz de transportar pequeños satélites, que terminaría absorbido por la ESA, y que catorce años después permitirá lanzar una nave de 30 metros de altura, 3 de diámetro y 137 toneladas de peso.La nave está compuesta de cuatro fases: en la primera quema 88 toneladas de combustible sólido en los primeros 106 segundos, mientras que en la última, donde se aloja su ’cerebro’ en 20 metros cúbicos, es la única impulsada con carburante líquido.Si el vuelo de inauguración se solventa con éxito, se abrirá el camino para un ritmo medio inicial de dos misiones cada año que muy seguramente podría incrementarse en el futuro.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad