China sin misterios

China sin misterios

Agosto 03, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
China sin misterios

Hablamos con Samantha Brown, quien nunca había salido de los EE.UU. y ahora conduce el nuevo programa‘Pasaporte a la China’

Hace 11 años, Samantha Brown sintió una de esas inquietudes que empujan a las personas a darle un cambio totalmente inesperado a sus vidas. Mientras trabajaba como mesera se presentó a varios castings de programas de viajes.“Ni siquiera sabía qué era ser conductor de un programa de televisión y tampoco había viajado fuera de los Estados Unidos”, recuerda Samantha. Esta norteamericana, nacida en Dallas, Texas, no podía siquiera adivinar que iba a ser parte de una experiencia innovadora en la televisión especializada en turismo. “Los productores no querían hacer estos programas con viajeros expertos, sino con una persona como yo, que nunca había viajado internacionalmente”, dice.Después de recorrer Europa y Latinoamérica, Samantha Brown decidió pasear por las avenidas y las plazas del gigante asiático. El fruto de esa aventura es el programa ‘Passport to China’ (‘Pasaporte a China’), que el canal Fox Life emite todos los viernes a las 10:00 p.m. En esta producción, compuesta de tres episodios de una hora, se apreciará toda la complejidad de China. Cultura milenaria con un pasado milenario lleno de maravillas arquitectónicas y leyendas, hoy en día esta nación es una potencia económica que se debate entre el socialismo y el capitalismo.China es el epítome de la grandeza histórica y cultural de Asia, pero también uno de los países de ese continente que más ha adoptado rasgos del mundo occidental. ‘Passport to China’ mostrará la transformación que sufrió una de las civilizaciones más antiguas de la humanidad a lo largo de los últimos años, especialmente en vísperas de los Juegos Olímpicos de Pekín, celebrados en 2008.Samantha Brown conversó con El País sobre lo que significó para ella ser conductora de ‘Passport to China’. ¿Cuál fue la región o la ciudad de China que más la impresionó?Pekín, sin duda. La plaza de Tian'anmen, la Ciudad Prohibida y la Gran Muralla me impactaron de una forma que ni yo misma podía creer, por su tamaño y antigüedad. Recorrí Pekín con la boca cada vez más abierta. Visitar esta ciudad es una experiencia demasiado sobrecogedora.¿Qué puede decir de la sociedad china?Son personas con una ambición y una ética de trabajo ejemplares. Todos son trabajadores incansables. Al caminar por las calles de Pekín vi mujeres de más de 70 años trabajando en una gran cantidad de oficios y debo decir que sentí una profunda admiración por ellas. Usted ya ha recorrido gran parte del planeta. ¿Cómo hizo para mantener vivo su sentido de asombro en este viaje a China?Siempre que llego a los países donde vamos a filmar los programas me tomo un día libre para andar lejos de las principales atracciones turísticas. Salgo a caminar por los vecindarios y voy a los parques, restaurantes y cafés donde está la gente local. Trato de observar cómo es la vida cotidiana en el lugar que estoy visitando. De esa forma, logro que mi experiencia como viajera sea más profunda.¿Cómo motivaría a otras personas a visitar China?Vayan a ver una civilización que tiene más de 4.000 años de antigüedad para que sientan como si se hubieran devuelto a la infancia. Todas las calles de China están llenas de descubrimientos personales y de nuevas experiencias. Nada se parece a algo que hayan visto en cualquier otro lugar. Cada hora que pasen allí pensarán que están en un mundo diferente y fascinante.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad