China denuncia presencia de buque de guerra de EE.UU. en aguas de las islas Spratly

Octubre 27, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co l AFP
China denuncia presencia de buque de guerra de EE.UU. en aguas de las islas Spratly

"USS Lassen" es el lanzamisiles que navegó este martes por las el archipiélago de las islas Spratly.

El gobierno de Pekín declaró que el envío de un buque de guerra por parte de los Estados Unidos es una "amenaza contra la soberanía y los intereses de seguridad".

China condenó enérgicamente este martes la presencia de un buque de guerra de Estados Unidos dentro de las aguas territoriales de las islas artificiales que Pekín está construyendo en el archipiélago de las Spratly, en el mar de China Meridional, denunciando una "amenaza" a su soberanía.

El lanzamisiles 'USS Lassen' navegó este martes por la mañana en las aguas de al menos de uno de esos islotes construidos en el archipiélago de las Spratly, cuya soberanía reivindican China y otros países, indicó un responsable del departamento de Defensa de Estados Unidos.

Las autoridades chinas confirmaron poco después las maniobras y expresaron su "firme oposición". Este buque "entró ilegalmente" en las aguas de las islas del archipiélago y sus operaciones "amenazaron la soberanía de China y sus intereses de seguridad", dijo Lu Kang, portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores, en un comunicado.

El portavoz recordó que el país tiene una soberanía "indiscutible" sobre el archipiélago y sobre las aguas que lo rodean. "Los servicios competentes, conforme a la ley, vigilaron el buque, lo siguieron y luego lanzaron una advertencia", agregó Lu Kang.

Pekín "se opone a que un país utilice la libertad de navegación y de sobrevuelo como pretexto para violar la soberanía nacional de China o a sus intereses de seguridad", añadió el portavoz. El gobierno chino "responderá de manera decidida a cualquier acción de provocación", agregó. 

China considera como aguas territoriales la zona de 12 millas náuticas que rodea a estas islas. El gobierno de Pekín reivindica además derechos sobre la casi totalidad del Mar de China Meridional, donde está llevando a cabo grandes obras que están transformando los arrecifes en puertos, pistas y otras infraestructuras.

Pero Estados Unidos rechaza esa reivindicación, estimando que China no puede construir de esa forma una soberanía en esas aguas estratégicas, por las cuales Pekín tiene contenciosos con sus vecinos asiáticos.

"Nosotros operamos de manera habitual en mar de China Meridional y navegamos en las aguas internacionales cuando queremos", dijo un responsable estadounidense.  

Ruta estratégica

Estados Unidos y varios países de Asia del sudeste temen que China tome el control de una de las rutas marítimas más estratégicas del mundo, por donde transita un tercio del comercio mundial de petróleo.

El archipiélago de las Spratly, formado por un centenar de arrecifes e islotes inhabitados, está reivindicado por Vietnam, Malasia, Brunei y Filipinas, aliados de Estados Unidos.

El presidente filipino Benigno Aquino dijo recientemente que las acciones de China "tendrían que dar miedo en el resto del mundo" y este martes apoyó las maniobras estadounidenses.

Por su parte el ministro chino de Relaciones Exteriores Wang Yi se mostró muy preocupado por el asunto. "Recomendamos a la parte estadounidense pensar cuidadosamente antes de actuar, no actuar de manera demasiado imprudente y a la ligera y no causar problemas sin razón", dijo Wang Yi.

Según un informe del Pentágono, publicado hace unos meses, China ganó más de 1.200 hectáreas en las aguas de las islas Spratly gracias a los terrenos artificiales.

China construyó entre otras una pista de 3.000 metros de largo en el arrecife de Fiery Cross, apodado por algunos "el segundo portaaviones chino". Estados Unidos aboga por una solución negociada de los conflictos territoriales y aunque oficialmente no se pronuncia sobre el fondo del asunto, de hecho apoya a los países del sudeste asiático frente al gigante chino.

Este nuevo episodio de tensión en China y Estados Unidos tiene lugar una semana después de que una delegación de la marina estadounidense visitara el único portaaviones chino, en un intento de incrementar la confianza entre los dos ejércitos más poderosos del mundo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad