Chile conmemoró primer año del rescate de los 33 mineros

Agosto 05, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | EFE

En medio de protestas de estudiantes a las afueras del recinto se realizó la conmemoración. Los estudiantes continúan pidiendo educación gratuita y de calidad.

Los mineros de Atacama conmemoraron este viernes el primer aniversario del derrumbe que dejó a los 33 sepultados 70 días bajo tierra con dos actos que, lejos del clima de unidad que se vivió durante su rescate, estuvieron marcados por las protestas contra el presidente, Sebastián Piñera.El mandatario, acompañado de su mujer, Cecilia Morel, participó en la ceremonia ecuménica que se celebró al aire libre en el Santuario de Nuestra Señora de la Candelaria de Copiapó, en el norte de Chile, a la que asistieron 27 de los mineros y sus familiares.Fueron seis los ausentes. Cuatro de ellos -Mario Sepúlveda, Carlos Barrios, José Henríquez y Jorge Galleguillos- quedaron varados en Miami por problemas de conexión aérea, mientras que Edison Peña y VÍctor Zamora decidieron no presentarse por motivos personales.Sí asistió el anterior ministro de Minería y actual titular de Obras Públicas, Laurence Golborne, quien desde su participación en el rescate goza de gran popularidad y es el ministro mejor valorado del gabinete de Sebastián Piñera.El presidente, que durante el rescate alcanzó también sus mejores niveles de popularidad, llegó a este primer aniversario con la aprobación más baja de un mandatario en 21 años de democracia y afectado por las crecientes movilizaciones sociales, en especial de estudiantes.Los jóvenes, que comenzaron a mediados de mayo a exigir mayor calidad y la gratuidad en la educación pública, desafiaron ayer una prohibición gubernamental de manifestarse en el centro de Santiago y llevaron a cabo protestas que dejaron 874 detenidos en todo el país.Esas protestas irrumpieron también hoy el acto ecuménico, cuando una mujer que dijo ser profesora gritó lemas a favor de la educación pública, y otro hombre, al parecer periodista, protestó contra la instalación en la región de una termoeléctrica, por considerarla altamente contaminante.Nada hacía presagiar ese desenlace cuando, al inicio del acto, los mineros entraron en procesión portando una imagen de La Candelaria, patrona de los mineros, que depositaron en la plataforma ubicada para la ocasión en la explanada adyacente al templo religioso.Durante el acto, el minero Luis Urzúa, jefe de turno en el momento del accidente, recordó los primeros momentos que vivieron tras el accidente, que les retuvo a 700 metros de profundidad en el yacimiento San José."Lloramos y gritamos. (...) Fueron 17 días de largas amarguras pero también de alegrías", contó Urzúa respecto del tiempo que duraron en el socavón incomunicados con la superficie y sin que se supiera de su suerte.Al recordar las largas jornadas en que estuvieron incomunicados, el minero admitió: "La esperanza no se había muerto, pero teníamos dudas".Por esa búsqueda incansable y por el rescate que el pasado 13 de octubre logró devolverlos a la superficie, Urzúa mostró hoy su agradecimiento. "Hoy gracias a ustedes no hay 33 cruces en el desierto", señaló, visiblemente emocionado."Sé que estamos pasando momentos difíciles, pero la unión, la esperanza y el futuro es de todos los chilenos", apostilló el minero, quien fue el único de los 33 que tomó el micrófono durante este acto.Tampoco habló en esa ceremonia el presidente Piñera, aunque sí lo hizo en el segundo acto, celebrado en el Museo Regional de Copiapó.Allí se hizo entrega a esa institución del papel, redactado por José Ojeda, en el que los mineros anunciaron, el 22 de agosto de 2010, que estaban "bien en el refugio los 33", así como la cápsula Fénix 2, que en octubre les sacó de las entrañas de la tierra.Los dos simbólicos objetos son desde hoy patrimonio nacional.En un pequeño patio del museo, con apenas un centenar de personas, Piñera animó a los ciudadanos a "revivir el espíritu" de unidad que generó el rescate de los mineros y pidió a los estudiantes terminar con las protestas, que estallaron a mediados de mayo."Los tiempos de las protestas, de los paros, de las tomas, de la violencia, ya pasaron", declaró el mandatario, con los mineros sentados a sus espaldas, y en su primera comparecencia tras la violenta jornada de manifestaciones de este jueves.Mientras el presidente hablaba se podían escuchar los gritos de decenas de estudiantes que, en la calle aledaña, se enfrentaron con Carabineros, en unos incidentes que terminaron con siete personas detenidas y con un clima de crispación que hace difícil recordar la comunión que embargó al país hace tan solo un año.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad