Cher: a prueba de tiempo

Cher: a prueba de tiempo

Noviembre 28, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo, editora Equipo de Domingo

La cantante y actriz se reencaucha gracias al filme ‘Burlesque’ junto a Christina Aguilera. La californiana desafía los años a punta de actitud mental, cirugías, baile y seis horas diarias de ejercicio.

1. Diva del cineEl resentimiento con la Meca del Cine lo dejó a un lado. Si en 1999 Cher se quejaba de que “después de los 50 años una actriz no está entre los intereses de los estudios”, en la actualidad se muestra feliz de reaparecer en la pantalla grande cumpliendo el sueño que cobijó desde los 4 años de edad: actuar y cantar en una misma película.Después de once años de no tener un protagónico, la ‘Diosa del Pop’ vuelve pisando firme. Acompaña a la también reconocida cantante Christina Aguilera en ‘Burlesque’, una película musical, al mejor estilo Broadway, que desde esta semana está en cartelera en los Estados Unidos y en la que se invirtieron US$55 millones.Su “nuevo reto en la vida”, a los 64 años y con una figura que envidian las de 20, fue encarnar a ‘Tess’, la administradora y coreógrafa de Burlesque Lounge, un teatro-cabaret en el que trabaja como camarera Ali, una joven pueblerina que llega a Los Ángeles con las ansias de convertirse en una estrella.Conocida en el mundo por brillar en la actuación y en la música, la verdad es que la estadounidense, Cherilyn Sarkisian Lapierre, nombre de pila de la diva, prefiere el cine. Tanto, que se considera “mejor actriz que cantante”.Cantar, contó hace unos años al diario Clarín, es como ir a una fiesta en casa de otro. “Actuar es como hacer una fiesta en tu casa. Cuando vas a la fiesta de otro, no es tu responsabilidad. Es divertido, pero no es mucho esfuerzo. Pero cuando es en tu casa, te sientes más responsable. Eso es actuar. Algo más profundo”, argumentó.Esa pasión por la actuación la ha llevado a hacer muy buenas interpretaciones, reconoce el crítico de cine de La Superestación Bogotá, Sergio Tobón, quien recuerda que por su rol en ‘Hechizo de Luna’ ganó un Oscar. “Ella ha logrado mezclar sus dos facetas con éxito”.Tiene una filmografía bastante extensa (alrededor de 20 películas), complementa Eugenio Jaramillo, director de la Cinemateca La Tertulia, para quien el papel de la artista en la producción ‘Máscara’ en los años 80, es uno de los más sobresalientes.“En esta cinta, que la consagró como actriz de primera línea y con la que ganó un premio en el Festival de Cannes, hace el papel de la madre de un pequeño niño retrasado. Es conmovedora”.Además de resaltar el trabajo de Cher en ‘Hechizo de Luna’, en la que ella personifica a una italiana muy seductora; en ‘Las Brujas de Eastwick’, en la que se codea con artistas como Susan Sarandon, Jack Nicholson y Michelle Pfeiffer, Jaramillo pone de manifiesto que es de las pocas cantantes que ha logrado obtener los premios más importantes en el mundo de la actuación: Oscar, Globo de Oro, Emmy, Palma de Oro, Bafta.En varias de las películas en las que ha participado, la californiana se interpreta a ella misma, como una vedette caprichosa, alimentando aún más el concepto que tiene el público sobre ella: ser una artista de carácter indómito. Como en el filme ‘Inseparablemente Juntos’, sobre las desgracias de una pareja de hermanos siameses en Hollywood, en la que encarna a una diva insoportable.Ella dice que no es tan perversa como la pintan, sin embargo, comenta que no le importa que la gente piense mal de ella. Al principio de su carrera sí le preocupaba, “ahora me parece ridículo, me divierte, me hace reír”.Tal parece que la ficción no dista mucho de la realidad. Porque en 1997 una compañía de arquitectos la demandó por incumplimiento de contrato y la calificó en documentos judiciales como “una artista temperamental, mal criada y consentida”.Resulta que la estrella había contratado a la firma Arya Group para que le diseñara y construyera una mansión en Malibú. Luego de aprobar los planos para hacer la residencia de estilo mediterráneo pasó a uno marroquí y más tarde a uno veneciano. Y finalmente, despidió a los arquitectos sin previo aviso, se quedó con los planos y se negó a pagarles.Pero a la caprichosa Cher, que sufre de dislexia, un trastorno de aprendizaje que le dificulta escribir correctamente y que ella luchó por ocultar hasta que cumplió los 30 años, el mundo le perdona todo, pues como lo dijo el ex sacerdote Gonzalo Gallo en una ocasión en su columna Oasis: “Cher es un ejemplo de superación y ha sabido sobreponerse donde otros fracasan”.2. Estrella de la músicaCher, hija del refugiado armenio John Sarkisian, que trabajó como camionero y de la actriz francesa con sangre indígena cherokee Georgia Holt, a los 16 años dejó su pueblo, Centro, California, para cumplir su sueño de convertirse en actriz.En Los Ángeles se hizo corista y conoció al cantante y humorista Salvatore ‘Sonny’ Bonno, con quien se casó en 1968. El productor de ‘Sonny’ al descubrir su talento le dio la oportunidad de grabar su primer sencillo ‘Ringo I Love You’. Pero como al comenzar a cantar estaba echa un manojo de nervios, su esposo entró al estudio a tranquilizarla y cantaron juntos. Gustó tanto lo que hicieron que ese día nació el dúo Sonny & Cher.Los cinco temas de su primer disco ‘All I really want to do’ estuvieron en el top 20 de los más escuchados, hazaña que sólo lograban en esa época, a mediados de los 60, Los Beatles y Elvis Presley.Luego de siete años juntos, en 1975 Cher se divorció de ‘Sonny’, padre de su hija Chastity. ¿La razón? Él le era infiel de manera recurrente. Durante la crisis matrimonial Cher pensó en suicidarse, lanzándose desde el balcón de un hotel, “pero luego pensé, mejor no, mejor lo dejo a él”. Como solista, con esa voz con rasgos de contraalto, sus pintas estrafalarias, sus irreverencias dentro y fuera del escenario, ha permanecido vigente por más de 40 años porque ha sabido reinventarse a través de las décadas.Por eso “Cher siempre es una artista refrescante aunque no sea nueva en el mundo de la música”, opina Juan Carlos España, locutor y productor de Radio Macondo, de Univalle.España argumenta que Cher al no ser una artista prefabricada como las que abundan hoy día y no tener la angustia de sacar éxitos por la inmediatez de la fama se toma su tiempo para regresar y cuando lo hace, lo hace acompañada de los mejores productores. Su voz y profesionalismo le ha permitido incursionar no sólo en el pop sino en la balada, en la música dance, la disco; hacer fusiones con instrumentos ancestrales de la cultura árabe o alternar con grandes artistas del rock, agrega España. “Ella está a la par de lo que ha hecho Madonna, incluso, ha sido su referente, su inspiración. Cher ha sido la reina de las discotecas, de los show en vivo, de la crítica musical, de la comunidad gay. Ella tiene un público cautivo y cada vez cautiva más gente”.En Colombia es muy conocida, sobre todo por ‘Strong Enough’ y el tema fiestero ‘Believe’, interviene el crítico musical Manolo Bellón, “de pronto para los más antiguos hay canciones de los 70 u 80 que les mueven la aguja como ‘Devolver el tiempo’ o ‘Media sangre’, una canción medio autobiográfica porque ella es medio indígena, medio francesa. Fueron canciones muy populares en su momento”. Bellón además de resaltar de esta ganadora de varios Grammy “su vozarrón impresionante, fuerte y melódico, y su presencia física espectacular”, también resalta su teatralidad en los conciertos. “En una ocasión (2002) se disfrazó de Elvis Presley, su ídolo y resultó ser muy creíble. Por ese tipo de shows, creo que también parte su fama de bisexual, pero a ella nada de eso le importa”, comenta Bellón.A pesar de los altibajos en su carrera musical --en los 90 se enojó con David Letterman en pleno programa porque le preguntó el por qué de sus bajas ventas y sobre su posible retiro-- Cher sigue siendo una celebridad que tiene entre sus muchos récord ser una de las cinco mujeres más rentables del espectáculo.Sólo en su gira de despedida de los escenarios musicales, emprendida en 2003, con más de 200 presentaciones en todo el mundo, ostenta el título en el libro de los Guinnes Records, de ser la más extensa de un artista: dos años y medio, con más de US$600 millones recaudados.Y aunque hubo ocasiones en que debió suspender presentaciones por cansancio crónico, hoy demuestra que sigue con bríos para seguir conquistando a sus fans, pues ya se habla de un nuevo álbum para el 2011: TBA. Fans como la caleña Sandra Hernández, consultora financiera y gestora cultural, que no sólo la admira como cantante y actriz sino por su imagen de mujer rebelde, emancipada, liberada: “En ese sentido, es un ejemplo para cualquier mujer”.3. Polémica vedeteA diferencia de su mamá que se casó ocho veces (tres de ellas con el mismo hombre), Cher sólo ha contraído dos veces matrimonio. A pocos días de su divorcio del cantante ‘Sonny’ Bono unió su vida al guitarrista Greg Allman, padre de su segundo hijo, Elijah, y de quien se separó pasados tres años.Pero la colección de hombres que han pasado por su vida ha sido amplia y comentada, especialmente, porque como lo recuerda jocosamente Eugenio Jaramillo, director de la cinemateca La Tertulia, “a Cher siempre le han gustado los pollos”. Entre su larga lista de amores, algunos con más de 20 años de diferencia, están los actores Tom Cruise, Robert Camilletti, Eric Clapton, Warren Beatty, John Heard, Val Kilmer; el agente de artista Joshua Donen; el rockero de Kiss Gene Simmons; el compositor de jinglees John Loeffer y el guitarrista de Bon Jovi Richie Sambora.Ahora, dice esta mujer de 58 kilos y rasgos exóticos, que algunos califican de andróginos, no tiene tiempo para romances y recientemente manifestó a la reivsta alemana Bunte, que antes veía a los hombres como una compañía necesaria, sin embargo, “hoy en día no son para mí otra cosa que un delicioso postre”. En ocasiones, dijo al explicar su relación actual con el sexo masculino, “me olvido de la cena y me voy directamente por el postre”.Un nuevo hijoCher, “una de las primeras estrellas en hacerse extraer las costillas falsas para lucir una cintura espectacular”, como lo evoca el locutor Carlos Omar Saldarriaga, director de La X, ha permanecido vigente en el mundo del espectáculo no sólo por sus logros artísticos. Su nombre ha estado resonando por sus hijos: Elijah, por sus problemas de drogadicción, y por su hija Chastity, quien desde la adolescencia le confesó a Cher y a su padre que era lesbiana. En 1995 lo hizo público en la revista gay The Advocate.Luego de asumir un look más masculino, de hacerse quitar los senos y recibir tratamiento hormonal, Chastity afrontó desde marzo de 2009 operaciones para reasignación de órganos y así convertirse en el hombre que siempre se sintió ser.A Cher, a pesar de ser ícono de los gay, (sobre todo de los ‘drag’ que tanto la imitan y con los que la han confundido como lo confesó a David Letterman) en un principio le costó aceptar el homosexualismo de su hija, pero luego le brindó su respaldo, como lo hizo cuando ésta quiso cambiar su sexo. En la actualidad, Cher habla sin tapujos sobre esta situación y hasta bromea al comentar que le es muy difícil usar los pronombres él o ella, para referirse a Chaz, como hoy se hace llamar su hija-hijo, quien fue reconocido legalmente por un juez de Estados Unidos como hombre. “...Es una chica, chico muy lista. Con los pronombres y el género aún me hago un lío”, reveló a Vanity Fair. Ambos hoy son activistas en la lucha por los derechos y respeto por los homosexuales.Vanidad de vanidadesUn aspecto por el que tanto da qué hablar Cher es por su apariencia juvenil a pesar de los años. Ella es la viva estampa de Lamia, una de Las Brujas de Eastwick, obsesionada por la juventud eterna.Ya parece Tutankamón, no se sabe cómo se conserva, bromea un caleño. Pero ella atribuye su perenne juventud a su actitud mental y a sus genes. La verdad es que es la reina del bisturí, pues esta diva que nunca se muestra sin maquillaje, se ha practicado más de 20 cirugías en cuerpo y rostro. Además, no renuncia a sus seis horas diarias de ejercicios y es “adicta baile”, al que llama su liberación.Por ese cuerpo escultural, por ser la estrella que es y ser amante de las prendas de cuero, no resulta extraño que hace unos diez años fuera escogida por Dolce & Gabanna y Moshino para ser la imagen publicitaria de sus colecciones de piel.Así lo recuerda el asesor de imagen y diseñador Juan Manuel Plaza, quien agrega que Cher fue en los años 70 un ícono de la imagen transgresiva y transgresora y dos décadas siguientes se convirtió en la diseñadora e imagen de la casa Trussardy, de Florencia, Italia, una compañía peletera que está al nivel de las reconocidas firmas Vuitton y Hermes.Sin embargo, la irreverente diva, que es feliz cambiando el color de su pelo incluso en una misma noche, no se escapaba de los ácidos comentarios del crítico de moda Mr. Blackwell que en 1984 y en 2000 la puso a encabezar la lista de las famosas peor vestidas del mundo.Banalidades como éstas parece que ya no le afectan, porque dice, para mantenerse en el negocio del espectáculo hay que ser duro. Y mucho más si se es mujer. “Si sos amable te pasan por arriba; si sos dura dicen que eres una perra”.Por eso su mayor logro, asegura, ha sido sobrevivir. “Estar todavía aquí. No tengo idea de cómo hice. No hay razones. De verdad, hay mucha gente más talentosa que yo. Creo que es cuestión de suerte. Tuve muchas etapas malas, pero siempre regresé. Supongo que es porque soy fuerte. Soy como un ‘autito chocador’: voy de frente, me golpeo con la pared, retrocedo y cambio de dirección”.Sus seguidores anhelan que esa suerte y fortaleza la sigan acompañando para tener más de Cher, del talentoso “dinosaurio” que se niega a envejecer y a desaparecer de los grandes escenarios.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad