Charlie Sheen, el anti héroe

default: Charlie Sheen, el anti héroe

Machista, irónico y problemático, pero rey de series cómicas. Perfil de Charlie Sheen, el actor de televisión mejor pagado del mundo.

Charlie Sheen, el anti héroe

Diciembre 12, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Charlie Sheen, el anti héroe

Charlie Sheen, actor.

Machista, irónico y problemático, pero rey de series cómicas. Perfil de Charlie Sheen, el actor de televisión mejor pagado del mundo.

Charlie Sheen Templeton (Nueva York, 1965) debería tener a estas alturas de su carrera un par de nominaciones al Oscar, numerosos Globos de Oro, múltiples Emmy, la crítica televisiva se rendiría a sus pies y a lo mejor sería un productor famoso de series de televisión. Pero para muchos es un actor malogrado que a sus 45 años lo ha perdido casi todo, menos su chispa y su talento. ¿Pero por qué debía de tener, digamos, premios? Por una razón: Charlie Sheen sabe actuar. Desde que comenzó su carrera en el cine –a los 9 años- cuando su padre, el mítico Martin Sheen (‘Apocalipsis Now’) lo acompañó en un rol para una película de Tv., ‘The execution of private slovik’, se evidenció que tenía facilidad para actuar. “Parecía ir por buen camino, tenía la herencia de su padre, algo que se respeta mucho en Hollywood, pero los excesos, las malas elecciones de los guiones para actuar y una carrera no muy bien llevada lo condenaron a tener el sello de un actor malogrado en el cine”, sentencia Juan Carlos González, director de la revista de cine Kinetoscopio.Sin embargo, su empeño por ser actor se mantuvo. Se cambió de nombre (su verdadero es Carlos Irwin Estévez) en honor a un arzobispo católico, Bob Sheen, y dejó de ser aquella promesa de jugador de béisbol que siempre fue en el colegio. Su vena interpretativa le viene de sangre. Nació y se crió en una familia completamente relacionada con el mundo del séptimo arte. Sheen es hijo de Janet Templeton y Martin Sheen; y hermano de Emilio Estévez, Ramón Estévez Jr. y Renée Estévez, todos vinculados al arte y el cine. Incluso, estudió en el colegio con Sean Pen y otras celebridades.“Un actor se mide con qué directores ha actuado y qué personajes han quedado en la memoria, pero Sheen no tiene nada. Actuar en dos cintas de Oliver Stone (‘Platoon’ y ‘Wall Street’) no parece mucho”, sentencia José Urbano, crítico de cine y bloguero. “Marlon Brandon tiene 50 personajes increíbles y Sheen ni uno”.Pero lo cierto es que en los años 80 hizo parte de un club de promesas llamado Brat Pack (‘Atajo de mocosos’) que incluía a revelaciones como Judd Nelson, Kiefer Sutherland, Anthony Michael Hall y Robert Downey Jr., que con el tiempo se nublaron en el cine. Y al que mejor le fue, terminó metido en la televisión. “Sin duda es una promesa incumplida en Hollywood, que sólo ahora la televisión rescata”, anota Juan Carlos Romero, director del programa de Cine y Comunicación Digital de la Universidad Autónoma de Occidente. “A pesar de tener herencia y talento se desperdició cuando pudo ser un actor de renombre”.Hizo ‘Platoon (1986) y al año siguiente actuaría al lado de su padre en ‘Wall Street’, ambas de Stone. Después hizo ‘Red dawn’, con Patrick Swayze; ‘Young guns’ y ‘Los tres mosqueteros’, ambas con Kiefer Sutherland. Nada del otro mundo.Lo salva la televisiónA Charlie Sheen lo rescatan la televisión y la comedia. Después de hacer parodias como ‘Major League’, ‘Money talk’ o ‘Hot shots’ (primera y segunda parte) en cine, terminó por imponer un sello y comenzar a vivir de los años dorados de la televisión estadounidense donde los guiones son mejores que cualquier cinta y los actores de cine quieren aparecer a como dé lugar. “A Sheen le tocó la suerte de estar en series de televisión cuyos guiones son perfectos y él sin duda los ha aprovechado al máximo con su versatilidad en la comedia”, anota el bloguero Urbano. “Hoy, la televisión gringa se hace en 35 mm, como el cine, hay directores de la talla de Scorsese; a Brooke Shields y a Megan Fox les encanta aparecer en la pabtalla chica por unos pocos dólares”. Sheen comienza en la televisión reemplazando a Michael J. Fox en la comedia ‘Spin City’, que luego lo llevaría a ganar un aplaudido Globo de Oro (2002). Más tarde aparece en ‘Lionsgante foodfight’, una comedia animada, hasta encontrar en el 2003 la serie de situaciones que lo ubicaría como uno de los actores cómicos más versátiles de la televisión estadounidense actual: ‘Two and a half men’. “Se está haciendo un camino y las ocho temporadas lo dicen, pero aún está lejos del comediante Jerry Seinfeld, por ejemplo”, anota Romero.El crítico de televisión Javier Santamaría anota que “su personaje de Charlie Harper en la serie ha sido un salvavidas en medio del atormentado océano de su vida personal, sin que aún acaricie en sus manos, un personaje de carácter”.Actor mejor pagado del mundo, pero a la vez el más controvertido de la televisión gringa, Charlie Sheen sigue su camino de excesos, con mujeres al borde de un ataque de nervios y un talento reconocido que lo ha llevado a cobrar un dineral por representarse a sí mismo en una serie de televisión que ni quería actuar. Así es.Charlie por CharlieCharlie Sheen es de esos pocos actores de televisión que tienen un carácter cómico. Eso es como contar un chiste y quedarse serio, y seguir con otro y ponerse a llorar. Nunca se ríe. Alguna vez un crítico de televisión estadounidense le dijo entre broma y verdad: “tenés la sonrisa de la Mona Lisa cuando te metes en una pantalla de televisión”. Tal vez eso ha hecho de Sheen sea una celebridad por estos días gracias a su personaje de Charlie Harper, aquel protagonista ficticio de ‘Two and half men’ (CBS), la ya mítica serie que llega a su octava temporada (2003), porque sigue sacando carcajadas y se convirtió en una de las comedias más vistas en los Estados Unidos.Juan Carlos Romero, director del programa de Cine y Comunicación Digital de la Universidad Autónoma, sostiene que “Sheen se reencauchó en la televisión cuando se sabe que ese es el lugar del ocaso de un actor de cine, pero él revivió y eso se debe a que es capaz de potenciar el guión que le pasan, haciéndolo perfecto”. Muchos ya comparan la comedia de situación (sitcom, como se le conoce en Estados Unidos) con recordadas series como ‘Seinfeld’ (9 temporadas), ‘Friends’ (10) o ‘The Cosby Show’ (8). Incluso, ya hablan de que podía entrar a ese grupo de comediantes como lo fueron Jerry Seinfeld y Bill Cosby, que hicieron de la ironía un sello mundial.Pero lo curioso es que no parece una gran historia: es la convivencia entre dos hermanos con personalidades diferentes, la intervención de un niño que es el hijo/sobrino y un círculo común de un hogar de familia. Nada extraordinario, pero con situaciones divertidas, personajes inolvidables e invitados de lujo como estrellas de cine. Así es el caso de Charlie Harper, el protagonista, quien en su soltería mantiene un estilo de vida alocado y una personalidad ingeniosa para nunca comprometerse en una relación seria. “Lo que hace Sheen es representarse a sí mismo: el hombre que nunca creció y que la pasa mejor de conquistador. Ese es Sheen, quien debería encasillarse en esos personajes cómicos con los que le van bien”, asegura Juan Carlos González, director de la revista Kinetoscopio.Eso parece ser cierto. Sheen vive en Malibú, ha tenido tres esposas y múltiples amantes, es millonario y excéntrico, tiene un sinnúmero de mujeres enemigas, no concuerdan sus actos con la gente normal y para variar es políticamente incorrecto, sin moral ni conciencia. Mucho de lo que le pasa a Sheen le ha pasado a Harper.Hasta agosto de este año se emitieron 7 temporadas, aunque Sheen ha firmado para hacer dos temporada más en Estados Unidos. Durante este tiempo, la comedia ha sido nominada en siete ocasiones a los Emmy, ganándolos en cuatro ocasiones. ‘Spin City’ (2002) ha sido otro de sus aciertos a pesar de estar sólo en escenas.Durante estos años, la serie ha tenido la aparición de Brooke Shields, Elvis Costello, Megan Fox, Sean Penn y Steven Tyler. Si bien Sheen ha amenazado con abandonar el proyecto, su amigo Chuck Lorre, el creador de la serie, lo convence y le sube un poco más su abultado sueldo.Romero sostiene que invitar a estas estrellas hace pensar que los empresarios han comenzado a conectar las diferentes pantallas: cine y televisión. Tanto Sheen como Angus T. Jones han llegado a considerarse, respectivamente, el actor adulto y el actor adolescente mejor pagados de la televisión estadounidense. Sólo a Sheen le pagan US$1.2 millones por episodio. La duración de la serie diaria es de 22 minutos. Y muchos creen que llegará a su novena temporada. Crucen los dedos.Donjuan incorrectoA toda hora es noticia: ‘Charlie Sheen se impuso la meta de acostarse con cuatro mujeres a la semana’, ‘Ex mujer de Charlie Sheen, Brooke Mueller, ingresa a una clínica de rehabilitación tras divorcio’, ‘Actor Sheen quiere aparecer en la serie ‘The Walking Dead’ y ‘Charlie Sheen es acusado por abuso sexual en Nueva York’. Todo eso ha pasado en una semana y sus seguidores, ex mujeres y hasta sus abogados y amigos esperan qué locura hará en Navidad. Sólo por recordar algo: a pocas semanas de graduarse del colegio fue expulsado no sólo por su mal comportamiento, sino por sus bajas notas. Y desde allí inició un camino incorregible. “Se ha caracterizado por tener un sinfín de altibajos en su carrera actoral, marcado por una vida personal disipada, en la que los excesos son protagonistas principales: droga, alcohol, escándalos con prostitutas y divorcios. Da que hablar más por su atropellada vida personal, que por su talento”, asegura el crítico de televisión Javier Santamaría.Pero lo que sorprende es que Sheen jamás se ha sentido totalmente a gusto con una mujer. En 1990, le disparó a su entonces novia Kelly Preston en el brazo. Su primera esposa, Donna Peele, sólo le aguantó un año de matrimonio por los excesos que vio en su marido. Seis años después convenció a Denise Richard de casarse, pero ésta le pidió cinco años más tarde el divorcio. Sheen trató de convencerla que volvieran, a pesar de tener dos hijas, pero nunca acordaron nada. Con Brooke Mueller, que acaba de entrar a una clínica de reposo por su adicción a las drogas, sólo duró dos años y no parece que haya reconciliación. De resto, ha tenido hijos extramatrimoniales, escándalos con prostitutas que lo acusan de violento, algunos de sus cinco hijos prefieren no verlo. “Sus desórdenes personales no tienen comparación”, dice Juan Carlos Romero, director del programa de Cine y Comunicación Digital de la Universidad Autónoma. “A él se le puede comparar con Robert Downey Jr., quien tiene los mismos alcances, para tirarse una carrera”.A eso se suma que el actor neoyorquino ha ido a la cárcel por maltrato doméstico y posesión de drogas. El hecho más bochornoso en el que se ha visto involucrado ocurrió cuando Martin Sheen, su padre, lo entregó a las autoridades por violar su libertad condicional, tras una sobredosis de cocaína. Muchos aseguran que Charlie sigue frecuentando la droga. “Me lanzó una lámpara y me tomó por el cuello. Estaba asustada y me encerró en el baño. Luego llamó por celular a un amigo pero no a la policía. Y mientras me encerraba me ofrecía dinero por mi silencio. Después acabó con la habitación”, manifestó en su momento la actriz porno Capri Ánderson, quien lo acusó. “Charlie tiene un cuadro de locura, sin duda. Pero no le gusta estar en un hospital y menos escuchando lo que debe hacer. No le gusta. Su estado emocional es todos los días diferentes y sin tratamiento es difícil que se recupere”, anotó una vez su médico personal en una entrevista hace 10 años. Luego el especialista sería despedido.Datos clavesEn 1994, el actor Charlie Sheen alcanzó su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood. Era la época que prometía en el cine. Se estima que Charlie Sheen ha tenido relaciones sexuales con 4 mil mujeres muchas de ellas prostitutas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad