Centroamérica también vive una crisis de migrantes

Centroamérica también vive una crisis de migrantes

Abril 16, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AFP
Centroamérica también vive una crisis de migrantes

Los migrantes cubanos llegan a Colombia en barco, desde donde salen hacia Panamá por el Golfo de Urabá o a través de la costa pacífica.

Miles de cubanos que han salido hacia Suramérica, se encuentran varados en la frontera entre Panamá y Costa Rica.

El gobierno de Panamá mostró este viernes su preocupación por la situación que enfrentan miles de cubanos en la frontera con Costa Rica y llamó a los países de la región a buscar soluciones conjuntas. Lea también: Costa Rica pide a Colombia, Ecuador y Panamá más controles por migrantes cubanos

“Panamá reitera su preocupación por la actual crisis de migrantes cubanos en América Latina, así como su interés y disposición de encontrar una solución sostenible y conjunta con los países de la región”, indicó en un comunicado de la Cancillería panameña.

Más de 3.000 cubanos permanecen varados en Panamá, después que Costa Rica les impidiera el paso en su ruta migratoria hacia Estados Unidos.

La cancillería panameña destacó que ha participado “de todos los esfuerzos diplomáticos encaminados a encontrar una solución a corto, mediano y largo plazo” para los migrantes cubanos y por ello, se mantiene en “constante comunicación” con autoridades de los países vecinos.

 El miércoles pasado más de mil cubanos cruzaron a la fuerza la frontera desde Panamá a Costa Rica, donde causaron  incidentes. 

Un día después de los hechos, el ministro de Seguridad de Panamá, Rodolfo Aguilera dijo que esta situación es producto de problemas entre Cuba y Estados Unidos. 

Estos ciudadanos cubanos “están en una situación de estrés” y Panamá va a “respetar la dignidad y los derechos humanos de estos individuos que al final del día no son delincuentes”, añadió Aguilera. 

 La cancillería panameña hizo este viernes un llamado a los migrantes cubanos a “respetar la paz y las normas de ambos países, especialmente en tan difícil situación”. 

El gobierno costarricense ya atendió y movilizó a unos 8.000 cubanos que quedaron varados en su territorio luego de que Nicaragua les cerrara la frontera el año pasado, pero ahora afirma que ya no cuenta con capacidad para atenderlos.  Según Aguilera, las facilidades migratorias estadounidenses para los cubanos son “el imán” que los atrae “en busca de mejores días”, privilegios que muchos cubanos temen perder tras el deshielo entre Washington y La Habana.

 Miles de cubanos que llevan varios meses varados en Panamá, reclamaron el pasado jueves libertad de tránsito por Centroamérica para continuar su ruta migratoria hacia Estados Unidos. 

Los isleños permanecen en albergues improvisados en bodegas y edificios viejos a la espera de una solución para continuar su camino ante la negativa de Costa Rica de permitirles el paso, dado que Nicaragua también les niega ingreso a su territorio. 

 Más de 3.000 cubanos están instalados en la zona fronteriza de Panamá con Costa Rica, angustiados por la incertidumbre en torno a la ruta que les permitiría llegar a Estados Unidos, la tierra de sus sueños.

 Cerca de un centenar de isleños recorrió el trayecto de casi dos kilómetros bajo un calor sofocante entre el refugio de San Isidro, en Panamá, y el lado costarricense de la frontera para reclamar el derecho de continuar su ruta.

“Queremos seguir, queremos seguir”, coreaban los caribeños, irritados por la falta de agua y electricidad en sus refugios. 

“No es solo que queremos seguir, es una necesidad, no podemos seguir en estas condiciones infrahumanas”, se lamentó  la médica Ileana Bordonado, de 60 años, al participar en esta protesta a la que unos 20 policías costarricenses le impidió avanzar. 

Con dos meses en Panamá, Bordonado recordó el camino sacrificado que realizó para llegar hasta este polvoriento puesto fronterizo, plagado de camiones de carga y comercios populares con prendas de vestir colgadas frente a las puertas.

 “En Colombia acabaron con nuestros ahorros, en cada puesto policial nos pedían dinero. Dejamos todas nuestras pertenencias en el camino, no tenemos nada. Nos urge llegar a nuestro destino”, reclamó Bordonado, quien inició su recorrido en Ecuador y espera encontrarse con su hijo en Tampa, Florida.

Crisis humanitaria El canciller costarricense, Manuel González, dijo que las corrientes migratorias amenazan con desatar una situación de crisis humanitaria y que no permitirá el ingreso de los  varados en Panamá.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad