Cataluña, una ruptura todavía lejana que puede beneficiar a Rajoy

default: Cataluña, una ruptura todavía lejana que puede beneficiar a Rajoy

Mariano Rajoy en el poder desde 2011 espera ratificar su mandato en las elecciones del 20 de diciembre. El presidente asegura que mientras este en el poder "nadie romperá la unidad de España".

Cataluña, una ruptura todavía lejana que puede beneficiar a Rajoy

Noviembre 10, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | AFP
Cataluña, una ruptura todavía lejana que puede beneficiar a Rajoy

Mariano Rajoy, presidente del gobierno español.

Mariano Rajoy en el poder desde 2011 espera ratificar su mandato en las elecciones del 20 de diciembre. El presidente asegura que mientras este en el poder "nadie romperá la unidad de España".

La ruptura con España anunciada por el parlamento catalán se encuentra lejos de consumarse, pero, a un mes de las elecciones legislativas españolas, permite al jefe de gobierno Mariano Rajoy erigirse como garante de la unidad del país. La resolución, aprobada el lunes por la mayoría independentista, asegura que el parlamento catalán ya no se somete a las decisiones de las instituciones españolas y fija un límite de 30 días para empezar los trabajos parlamentarios de creación de una hacienda y seguridad social independientes. Se trata de una declaración sin precedentes pero, también, sin efectos jurídicos por el momento. "Todo este acuerdo que aprobamos ayer está condicionado a la constitución de un gobierno", reconoció este martes Raul Romeva, diputado de la coalición independentista Juntos por el Sí.  La coalición, que aglutina partidos de derecha a izquierda, ganó las elecciones pero para investir a su candidato, el actual presidente en funciones Artur Mas, de ideología liberal, necesita a la izquierda anticapitalista CUP.  "Hasta que no haya gobierno, las medidas que aprobamos ayer no entran en vigor", insistió Romeva, un día después de aprobar la declaración lanzando un proceso para constituir en 2017 una república independiente en esta región del noreste de España. Pese a la ausencia de consecuencias directas, el gobierno de Mariano Rajoy respondió con celeridad anunciando un recurso ante el Tribunal Constitucional, que podría suspender la resolución esta misma semana y emprender sanciones contra aquellos que no lo acaten. Incluso, el ejecutivo español se plantea recurrir a un artículo de la Constitución española que permitiría suspender la autonomía regional y su ministro de Hacienda amenazó con cortar la financiación a Cataluña, con graves problemas de liquidez.  Todo ello ocurre a cuarenta días de las elecciones legislativas del 20 de diciembre, en las que Rajoy, en el poder desde 2011, espera revalidar su mandato ante la competencia del partido socialista y la emergencia de nuevos partidos como Ciudadanos (centroderecha) y los antiliberales de Podemos.  Cataluña marcará parte del debate de estos comicios y Rajoy, tras conseguir forjar un frente antisecesión con socialistas y ciudadanos, trata de erigirse como principal garante de la unidad del país. "Mientras yo sea presidente del gobierno, nadie romperá la unidad de España", dice repetidamente Rajoy ante un electorado que todavía no percibe claramente los beneficios de la recuperación económica en un país con una tasa de desempleo del 22%. Su Partido Popular, amenazado por el auge de Ciudadanos, "ha comprobado que el discurso económico no funciona y ha activado el plan B: se rompe España y el problema es Cataluña", indica el profesor de ciencias políticas Antón Losada.  "La gente vota al gobierno cuando hay crisis", coincide el politólogo José Ignacio Torreblanca, aunque subraya que Rajoy podría verse penalizado por su inacción hacia Cataluña durante su mandato, en el que se han multiplicado los apoyos independentistas.  En cualquier caso, Torreblanca recomienda una respuesta "moderada" y "proporcional" porque "los independentistas quieren construir una nación sobre la base de este conflicto" con Madrid. Precipicio  Pese a todo la ruptura de España se antoja aun lejana por las discrepancias ideológicas en el seno independentista, que ademas carece de apoyo firme entre los catalanes (52% no han votado por los separatistas).  Los 62 diputados de Juntos por el Sí necesitan aliarse con los 10 diputados de la CUP para investir a su candidato, Artur Mas, rechazado por éstos por su liberalismo y los escándalos de corrupción en su formación.  Tras semanas de negociaciones, la investidura sigue bloqueada ante la primera votación parlamentaria que se producirá este martes. "Sin investidura no hay gobierno definitivo y consecuentemente el proceso queda encallado", advirtió el lunes el presidente catalán. "Los independentistas conducen al país al precipicio y ni siquiera son capaces de elegir al conductor", criticaba el diario catalán El Periódico. Ambas partes quieren llegar a un acuerdo antes de las elecciones legislativas españolas del 20 de diciembre, que determinarán el futuro interlocutor nacional con las autoridades catalanas. El plazo límite es el 9 de enero, cuando la falta de acuerdo conducirá por ley a unas nuevas elecciones regionales que los independentistas quieren evitar a toda costa.  

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad