Cantinflas, dos personajes en uno

Cantinflas, dos personajes en uno

Julio 17, 2011 - 12:00 a.m. Por:

2. Ahí está el detalleSi España tuvo al Quijote, el soñador irredento, y a Sancho Panza, que era todo sentido común y sensatez, América Latina tuvo en Mario Moreno ‘Cantinflas’ a los dos personajes en uno solo.Por un lado, era un iluso que creía ganárselas todas ‘a punta de carreta’, pero, por otro, sus reflexiones envueltas en palabrería son un dechado de lógica sencilla para tratar asuntos sociales, religiosos y políticos.Los suyos eran juegos de palabras de apariencia inocente, que en sus enredos tenían doble intención, haciendo de ‘Cantinflas’ una especie de contrapoder. En todas sus películas dejó frases de disimulado veneno, para decir verdades directas o veladas.Por ejemplo, en ‘El señor fotógrafo’ (1952), ‘Cantinflas’ va a tomar una foto a un senador: “A ver, déjeme arreglar la chaqueta”, dice el político. Y responde aquel: “De todos modos no se le quita lo sospechoso”. Un año antes, en ‘Si yo fuera diputado’ (1951), definió: “Democracia, según la lengua española traducida al castellano quiere decir demos, como quien dice dimos, y si dimos ¿con qué nos quedamos? Y cracia viene siendo igual, porque no es lo mismo don Próculo se va a las democracias, que demos cracias que se va don Próculo”.Verdades y ‘chascarrillos’‘Cantinflas’ también se burló de los estadounidenses y de sus suspicacias con los latinoamericanos. En ‘Por mis pistolas’ (1968), un guarda fronterizo de los Estados Unidos lo interroga antes de autorizar su entrada. ‘Cantinflas’ responde: “¿Cómo que qué quiero? Pues pasar del overdere al odersaid, yu nou? Podría haberle dado vuelta al poste pero soy respetuoso con las leyes y me gusta cumplir con los tratados internacionales”. El funcionario le pregunta si piensa atentar contra el país del norte: “Apúntele que pueden dormir tranquilos en Guáchinton, por el momento no tengo así pensado derrocarlos. Que no me hagan enojar, eso sí, porque un día amanece el capitolio de Guáchinton tapizado de sarape de Saltillo. ¿Derrocar al gobierno? ¿Lo derroco y luego quién nos presta la lana? (el dinero)”.Y como siguen las preguntas: “Ponga usté, por favor, vacunación contra la tosferina pa’ que ya no haya… yu nou, too moch compliceision. Ah, pos usté pone mucha dificultá. Too moch strefol”. Más allá del gracejo, ‘Cantinflas’ escribió una página política cumbre en su discurso ante las Naciones Unidas en el filme ‘Su excelencia’ (1966), en el cual resumió la realidad internacional del momento, en plena Guerra Fría entre los EE.UU. y la URSS: “Estamos viviendo un momento histórico en que el hombre científica e intelectualmente es un gigante, pero moralmente es un pigmeo”.Y en gran gesto de tolerancia, dijo: “Para mí todas las ideas son respetables, aunque sean ‘ideítas’ o ‘ideotas’, aunque no esté de acuerdo con ellas”. Abogó por el respeto a las ideas ajenas: “Tan fácil que sería la existencia si tan sólo respetásemos el modo de vivir de cada quién”. Y “si tan sólo rigiéramos nuestras vidas por las sublimes palabras que hace dos mil años dijo aquel humilde carpintero de Galilea, sencillo, descalzo, sin frac ni condecoraciones: ‘Amaos… amaos los unos a los otros’, pero desgraciadamente ustedes entendieron mal, confundieron los términos, ¿y qué es lo que han hecho?, ¿qué es lo que hacen?: ‘Armaos los unos contra los otros’”.También criticó la ciencia al servicio del militarismo. Apenas terminó la II Guerra Mundial salió el filme ‘Un día con el diablo’ (1945), en la cual debe explicar la relación entre la trayectoria de un obús y la Ley de la Gravedad: “Entonces todo depende del trancazo. Pos el golpe al caer, mientras más duro sea el trancazo, pos más grave es el golpe”, cuando “el obús va agarrando esta circunferencia, o sea, más bien, porque muchas veces la ley de gravedá o sea el trancazo de la ley de gravedá...”. ‘Cantinflas’ mismo se explicaba sus retahílas: “Entonces por qué como… mire usté, lo que yo digo es esto, verdá, es este momento así de relajo de circunstancia, porque aquí lo que se ha hecho, es que de plano sabe usté, lo que hace falta es hablar claro”, aseguró en ‘Romeo y Julieta’ (1943).Y si usted no entendió, “¡ahí está el detalle! que no es ni lo uno, ni lo otro, sino todo lo contrario”, como bien advirtió en ‘Ahí está el detalle’ (1940).Películas inolvidablesSe conocen cerca de 51 películas en las que actuó Mario Moreno ‘Cantinflas’. Allí hizo de barrendero, patrullero, ministro, Quijote, profesor y cura, entre muchos otros.El Gendarme Desconocido(1941) Interpretó el papel de un oficial de policía. El personaje pasaba de ser el hombre marginado de clase baja a poderoso servidor público, lo que le dio reconocimiento por su imagen positiva de la aplicación de la ley.La Vuelta al Mundo en Ochenta Días (1956) Marcó su debut en Hollywood. Ganó el Globo de Oro como Mejor Actor de Musical o Comedia. Variety dijo que su calidad ‘chaplinesca’ contribuyó al éxito de la película.El Extra (1963)Decidido a triunfar en el cine, Rogaciano acepta un papel de extra en varias producciones, en las que interpreta a diversos personajes. Pero sus chascarrillos en el trabajo provocan la antipatía de los directores.Su Excelencia (1966)Lopitos, un burócrata de la República de Los Cocos, es nombrado embajador y enfrentará el conflicto entre verdes y colorados, quienes necesitan el voto del emisario en una asamblea para dominar el mundo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad