Cada familia cristiana de Irak ya tiene un mártir: experto de ONG

Octubre 05, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Olga Lucía Criollo | Reportera de El País
Cada familia cristiana de Irak ya tiene un mártir: experto de ONG

Dominik Kustra vino a Colombia a llamar la atención sobre los refugiados en Europa.

Dominik Kustra trabaja con una ONG que ayuda a los católicos perseguidos en el mundo. Dice que más de un millón y medio de iraquíes han tenido que huir para que sus niños no sean enterrados vivos.

"Si se tiene un poco de corazón, la crucifixión de personas y el entierro de niños vivos no pueden pasar desapercibidos”, dice Dominik Kustra al narrar la violencia que el Estado Islámico ha desatado contra los cristianos en Medio Oriente. El conferencista de la ONG Ayuda a la Iglesia que Sufre, estuvo el año pasado en Irak y vio cómo más de 120.000 cristianos permanecen  apiñados  en tiendas de campaña en Kurdistán, tras  huir con lo que tenían puesto para no morir en nombre de una guerra santa que no entienden. Kustra vino a Colombia a llamar la atención sobre los refugiados de los que no habla Europa ni el mundo.  ¿Cómo empezó la persecución religiosa a los cristianos  en Irak? Empezó hace doce años, con la caída de Saddam Hussein. En su dictadura los cristianos no podían organizar procesiones ni regalar ejemplares del Nuevo Testamento, pero sí podían estudiar y el régimen los respetaba porque  no se metían en política, pero cuando llegan al poder grupos islamistas cada vez más radicales, como Al Qeda, comienza una  sangrienta persecución, que ahora, con el Estado Islámico, es una barbaridad. ¿Qué está pasando ahora? Hace unos meses, no un obispo o el papa Francisco, sino la ONU denunció que el Estado Islámico está crucificando, decapitando y enterrando vivos a los niños cristianos y a otras minorías. Muchas  familias han  sido expulsadas de sus pueblos y  han tenido que  refugiarse en Jordania, Líbano o el norte de Irán. En el Kurdistán iraquí ahora  hay  más de 120.000 cristianos que cruzaron la frontera con lo que llevaban puesto. Además, saquean las iglesias y ya destruyeron  dos  que eran Patrimonio de la Humanidad, el Monasterio de Palmira y la ‘Iglesia Verde’. También secuestran a las mujeres y piden rescates tan altos  que a veces las familias no logran  pagarlos. Hace poco, los islámicos le dijeron a la familia de una niña de 17 años: ‘No queremos dinero, lo único que queremos es romper tu corazón, que sufras’, y luego fue hallada muerta y con signos de múltiples violaciones.  Es una historia entre  centenares.  Cada familia de Irak ya tiene un mártir. Cada familia lleva una historia de un éxodo muy doloroso, que es abandonar la casa en cinco minutos para salvar su vida, dejando negocio, escuela de los niños, iglesia. ¿Cuántos cristianos hay en Irak? Cuando cayó el régimen se calculaban un 1.700.000. Doce años después se habla de 170.000, es decir, diez veces menos. Y aunque es difícil dar cifras concretas, cada día cinco familias abandonan Irak. Y hay ciudades como Musul, donde la presencia de los cristianos  es bimilenaria, que en el 2015, por primera vez después de 1600 años, no se celebró la Pascua de Resurrección porque  no quedó ningún cristiano, cuando hace cinco años eran  40.000. Los yihadistas, cuando llegan a los pueblos les dan  dos  opciones a los cristianos: que se  conviertan al Islam o que paguen 300 dolares en oro, que para ellos  es imposible. Entonces la  tercera opción es irse, pero a veces  los  matan. ¿Y tal  persecución se da solo  por ser cristianos? El primer objetivo del Estado Islámico y de Boko Haram, otro grupo terrorista, según dijo su  portavoz oficial en   2012, es convocar  la guerra santa contra los cristianos. Un clérigo de nivel muy alto de Arabia Saudí acaba de decir que tienen que quemar todas las iglesias cristianas de la Península Arábica, declaración que no apareció en los medios de  comunicación del mundo, pero solo imagine el escándalo que se produciría si el papa Francisco llegara a decir que vamos a quemar todas las mezquitas en Europa. ¿Por qué tanto odio? Es una pregunta muy difícil. Lo primero es que los islamistas creen que esa es su tierra, la de sus antepasados y la del islam, y quieren hacer un gran califato desde India hasta España, y crear un estado islámico puro. Pero se equivocan porque Irak y Siria fue  la tierra de los primeros profetas, de Abraham, esa es la antigua Mesopotamia, y además el Evangelio llegó allí con el apóstol Santo Tomás, es decir que la presencia de los cristianos es bimilenaria, mientras que los musulmanes llegaron en el Siglo VII, pero  con la espada han matado a muchos para conquistar esas tierras.  Lo otro es que el cristianismo molesta en muchos lugares del mundo porque las misiones llevan educación y hospitales a los más necesitados. Y también creo que detrás de esta persecución hay muchísimos  intereses que no tienen nada qué ver con la religión: venta de droga, de armas, de seres humanos, influencia de poderes económicos, territoriales.  Hay gente que hace muchísimo dinero cuando hay sufrimiento, cuando hay persecución y cuando hay violencia. Incluso, hace poco el Gobierno iraquí pidió a la ONU investigar una fosa común con  centenares de cadáveres porque descubrieron que ninguno  tenía órganos internos, o sea que  antes de matarlos o después sacaban  los órganos para el tráfico ilegal. ¿Y en Siria se vive igual catástrofe? En Siria se  habla de 250.000 víctimas mortales y  de 180.000 desaparecidos, lo cierto es que en ese país había 22 millones de  habitantes y ahora la  mitad ya no viven en sus hogares. Se han refugiado en Europa o en otra parte de Siria, pero  la gran mayoría de ellos son musulmanes, no cristianos. Y es curioso que ahora allá se habla de la acogida de los refugiados, cuando  se sabe que el Estado Islámico robó 3800 pasaportes  en blanco y que la Policía búlgara detuvo  cinco yihadistas  camuflados entre los refugiados, lo que significa que esto puede ser el Caballo de Troya para Europa, porque los yihadistas amenazaron con  mandar allá a medio millón de refugiados para provocar un caos e islamizar el continente. ¿Qué salida hay para esa situación? La salida tiene que ser una intervención internacional. Los gobernantes tienen que tomar decisiones muy concretas. Cuando estuve en Irak me di cuenta que lo piden los mismos iraquíes. Es decir, cuando se dio la caída de Hussein  relativamente la cosa iba bien, pero cuando  se marchan los aliados se comienzan  a matar entre unos y otros. Incluso en Irak  la gente se pregunta ‘¿por qué nos abandonaron Ahora cuando más los necesitamos, nos abandonaron?’. Así que esa intervención internacional es muy importante para establecer la paz en Oriente Medio. Hay un video de un niño refugiado en Europa al que le preguntan ‘cómo te sientes aquí’ y dice: ‘aquí no nos quiere nadie’ y el  periodista le pregunta ‘cuál es tu mensaje’ y dice: ‘parar la guerra en Siria. Si paraís la guerra en Siria, nosotros no querremos venir a Europa’. Y precisamente la cuestión no es acoger a miles de cristianos fuera de sus fronteras, porque ellos llevan una vida buena allá y nadie quiere abandonar su casa ni romper sus lazos familiares y de amigos para marcharse a una tierra desconocida a comenzar de nuevo. ¿Qué hace la Fundación Ayuda a la Iglesia que sufre para ayudarlos? Nosotros no podemos esperar a que los políticos tomen su decisiones mientras que la gente es perseguida, se muere de hambre y vive en centros de refugiados. Por eso, nuestra fundación les raciona comida, ropa, medicamentos y les construye casas prefabricadas, porque la mayoría están en tiendas de campaña que en invierno bajan a temperaturas por debajo de cero (este año los medios hablaron  de trece niños que murieron por congelamiento) y en verano sienten hasta 50 grados de calor, así que es urgente que puedan vivir de una forma más digna. También les hacemos  escuelas pero no nos alcanza para ocho mil niños, que es lo que queremos cubrir. La verdad es que para los cristianos de Oriente Medio nosotros somos la única esperanza. ¿Qué le piden a los colombianos? A los católicos les pedimos que recen por los cristianos perseguidos, y si no son creyentes, al menos que se solidaricen  con ellos, y hablar de este tema porque aunque es muy lejano y desconocido, si se tiene un poco de corazón, la crucifixión de personas y el entierro de niños vivos no pueden pasar desapercibidos. 

Nombre: Dominik Kustra.Profesión:  comunicador, teólogo, pedagogo y misionero seglar.Trabaja en: Ayuda a la Iglesia que Sufre, ONG internacional que pugna  por la libertad  religiosa y se ocupa de la atención humanitaria de los cristianos perseguidos o sumidos en la pobreza en 150 países.Misión:  Desde hace doce años ha dictado conferencias sobre libertad y persecución religiosa en India, Tanzania, España, Paraguay, Argentina, Nicaragua y Colombia, entre otros 60 países. Nació en:  Polonia.Vive en:  España.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad