Brahimi condiciona la conferencia de paz de Siria a asistencia de oposición

Brahimi condiciona la conferencia de paz de Siria a asistencia de oposición

Noviembre 01, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | EFE
Brahimi condiciona la conferencia de paz de Siria a asistencia de oposición

El mediador internacional para Siria, Lajdar Brahimi, llega al Palacio Presidencial en Baabdaa, donde se reunió con el presidente libanés, Michel Suleiman en Beirut.

El mediador internacional para Siria insistió en la importancia de que todos los actores acudan a la reunión para buscar una salida al conflicto.

El mediador internacional para Siria, Lajdar Brahimi, aseguró este viernes al término de su visita a Damasco que la conferencia de paz de Ginebra 2 está condicionada a la participación de la oposición siria, y esperó que el encuentro se celebre en las próximas semanas.Tras una gira por ocho países para recabar apoyos a la conferencia, en la que ya ha confirmado su participación el régimen sirio pero no los opositores, Brahimi insistió en que todas las partes acudan a esta cita, que busca dar una salida al conflicto."Si la oposición no asiste, no habrá conferencia", afirmó el enviado especial para Siria de la ONU y la Liga Árabe en una rueda de prensa en Damasco antes de partir hacia Beirut.El diplomático argelino, que asumió la mediación en Siria en agosto de 2012, señalo que la presencia de la oposición es "esencial e indispensable" y que de acudir a Ginebra 2 sería "más fácil" que lo hiciera si engloba una única delegación.El principal grupo opositor, la Coalición Nacional Siria (CNFROS), todavía no ha anunciado si participará en Ginebra 2, una decisión que tiene previsto adoptar a finales de la próxima semana durante una reunión de su ejecutiva en Estambul (Turquía).Son muchos los opositores que se muestran reticentes a entablar negociaciones si estas no se centran en la renuncia del presidente sirio, Bachar al Asad.Varias brigadas de tendencia islamista, que combaten en las filas rebeldes, dejaron claro esta semana que acudir a la ciudad suiza para reunirse con representantes del régimen equivale a "una traición".Por otro lado, la conocida como "oposición interna", con algunos de cuyos dirigentes se reunió Brahimi durante su estancia en Damasco, abogan por una transición pacífica y respaldan la participación en Ginebra 2.Esta indecisión y polarización hace temer un retraso de la conferencia, que estaba prevista para este mes de noviembre, pero para la que no se ha fijado una fecha.Al respecto, el diplomático argelino expresó su esperanza de que Ginebra 2 se celebre en "pocas semanas, y no en meses o el próximo año".Brahimi destacó que se realizan "muy serios esfuerzos" para que tenga lugar sin más retrasos, porque es la forma a su juicio de acabar con un conflicto que "amenaza a la región y al mundo".También hizo hincapié en que en Siria no es posible "una solución militar sino política" y que esta última debe ser conducida por "los propios sirios con la ayuda de los países vecinos y Occidente".El mediador internacional dijo, además, que para lograr esta solución es imprescindible que cese el flujo de armas a las partes en conflicto.Las injerencias extranjeras y el respaldo financiero y militar de algunos países a los rebeldes son los principales problemas esgrimidos por las autoridades sirias.Al Asad subrayó durante su entrevista con Brahimi de hace dos días que para propiciar un diálogo es necesario que cese el "apoyo al terrorismo" en Siria.El régimen sirio no reconoce la existencia de una revuelta en el país, y defiende que hace frente a terroristas y a una conspiración de Arabia Saudí, Catar, Turquía y Occidente.El presidente también remarcó el pasado miércoles que el pueblo sirio es el único que puede diseñar su futuro y que cualquier solución debe gozar de una amplia aceptación popular.Ginebra 2 fue propuesta por Washington y Moscú en mayo pasado para alcanzar una solución política y aplicar la iniciativa de transición acordada en la primera conferencia en la ciudad suiza, celebrada en junio de 2012.Dicha iniciativa, consensuada por el Grupo de Acción para Siria, que incluye a EE.UU. y Rusia, estipula la formación de un gobierno de transición en el que estén representadas figuras del régimen y de los grupos opositores.La gira internacional de Brahimi, que arrancó el pasado 19 de agosto en Egipto, incluyó Irán, uno de los principales aliados de Damasco, que se mostró dispuesto a acudir a Ginebra 2 si es invitado.Sobre este punto, el enviado de la ONU dijo hoy que al organismo internacional le gustaría que asistiera Irán, pero que "la lista de invitaciones no ha sido definida todavía".Tras su estancia de cinco días en Damasco, Brahimi se dirigió al vecino Líbano, uno de los países más afectados por el conflicto sirio, donde se reunió con el presidente Michel Suliman.El próximo 5 de noviembre se entrevistará, además, en Ginebra con representantes de los países del Consejo de Seguridad de la ONU para dar un impulso a los preparativos de la conferencia de paz.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad