Bombardeo en Siria dejó unos 200 muertos, según confirmó la ONU

Julio 16, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Resumen de agencias
Bombardeo en Siria dejó unos 200 muertos, según confirmó la ONU

El Comité Internacional de la Cruz Roja, Cicr, le ha pedido a la ONU que trate de determinar lo ocurrido en la localidad de Tremse, en la provincia de Hama, donde también hay decenas de hogares que quedaron destruidos.

Asimismo, la organización ratificó que el ataque en Tremse iba dirigido contra la oposición. Cruz Roja ya habla de una guerra civil.

En medio del repudio mundial por lo ocurrido, la Misión de Observación de la ONU en Siria, Unsmis, volvió a la localidad de Tremse, en el bastión opositor de Hama, donde confirmó que un ataque militar del pasado jueves dejó a más de 200 personas muertas y que estaba dirigido contra líderes opositores.“La patrulla integrada por expertos militares y civiles fueron a 50 casas quemadas o destruidas. Encontraron charcos de sangre y restos de materia cerebral en algunas de ellas”, señalaron ayer los observadores de la Unsmis, mediante un comunicado distribuido en la sede de Naciones Unidas en Nueva York.Los ‘Cascos Azules’ señalaron también que entrevistaron a 27 ciudadanos de ese pueblo y confirmaron que “el ataque comenzó a las 5:00 de la mañana del 12 de julio. Comenzó con disparos sobre el pueblo, seguidos de operaciones en tierra” y que estaba dirigido “a grupos y casas específicos, principalmente de desertores del Ejército y activistas”.Según los entrevistados, “el Ejército sirio buscó casa por casa, preguntando por los hombres y por sus tarjetas de identidad. Dijeron que después de comprobar la identificación, mataron a muchos y se llevaron a otros” y los observadores de la ONU “confirmaron el uso directo e indirecto de armamento, incluido fuego de artillería, mortero y armas ligeras”.Ante los hechos, que generaron el repudio mundial, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó esta matanza, que calificó de “atroz” y pidió al Consejo de Seguridad que actúe como sea necesario para detener la crisis en Siria.Sobre nuevas medidasEl Consejo de Seguridad de la ONU estudia ahora un nuevo proyecto de resolución, presentado por los países occidentales, que busca intensificar la presión sobre Damasco mediante la posibilidad de imposición de sanciones, a lo que Rusia y China se oponen.Las negociaciones sobre ese proyecto de resolución se alargarían al menos hasta el miércoles, cuando está previsto votar sobre la renovación de los observadores, cuyo mandato expira el 20 de julio.El presidente del Consejo de Seguridad de la ONU, que encabeza Colombia, el embajador Néstor Osorio, hizo también un enérgico llamado para que cese la violencia en ese país árabe.Así mismo, la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navy Pillay, ha insistido en la necesidad de llevar a Siria ante la Corte Penal Internacional, CPI, por las graves violaciones de los derechos humanos cometidas por el régimen del presidente Bachar al Asad contra la población civil.El conflicto armado en Siria ha alcanzado tal amplitud y gravedad que, según el Comité Internacional de la Cruz Roja, Cicr, que mantiene allí sus acciones humanitarias, puede considerarse como una guerra civil.La calificación de ‘conflicto armado no internacional’ utilizada por el Cicr es la fórmula legal para referirse a una guerra civil e implica que el Derecho Internacional Humanitario se aplica en toda circunstancia en los lugares donde se registran combates en Siria.El expresidente del Cicr Jakob Kellenberger había adelantado hace algunas semanas, antes de concluir su mandato el pasado 30 de junio, que Siria vivía un conflicto armado interno, pero delimitado a ciertas zonas, donde las hostilidades eran intensas y continuadas.Sin embargo, la escalada de hostilidades en distintas zonas ha llevado a la institución humanitaria a reconsiderar la situación y a extender la aplicación del derecho internacional a todos aquellos sectores donde hay violencia armada.Régimen niega los hechosAyer, el régimen de Damasco negó los ataques y advirtió que el Ejército combatirá cualquier levantamiento contra el Estado, mientras varios grupos de la oposición siria se reunieron en El Cairo para avanzar en una “hoja de ruta” ante una eventual transición.“Cualquier persona que se levante en armas contra el Estado se va a encontrar en confrontación con el Ejército”, dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Yihad Maqdisi, en una rueda de prensa para explicar la versión de Damasco sobre lo ocurrido en Tremseh.Maqdisi aseguró que los militares sirios lanzaron una operación sin usar armas pesadas contra grupos terroristas, donde perdieron la vida 37 combatientes y 2 civiles, sin dar detalles de bajas militares.Según el portavoz, “Tremse fue invadida por grupos terroristas que aterrorizaron a la población y establecieron locales de comandancia, almacenes de armas y centros para torturar secuestrados” en algunos edificios de la población, situada en la provincia de Hama.Para apoyar esta versión, la agencia de noticias oficial difundió las confesiones de dos supuestos terroristas que presuntamente participaron en “asesinatos y actos de terrorismo” antes de la entrada del Ejército en Tremse, quienes afirmaron haber sido reclutados a la fuerza por un grupo armado que les obligó a disparar contra personas civiles.Los combates van a DamascoEl Ejército sirio y los rebeldes libraban ayer duros combates en Damasco, después de que las tropas gubernamentales irrumpieran en varios barrios de la capital, en una jornada que se saldó con más de 50 muertos.Según la oposición, los enfrentamientos se registraron en los céntrico barrios de Al Tadamun, Al Midan, Al Asali, Kafar Suse y Naher Aisha, lo que supone un paso más en la escalada del conflicto, que hasta ahora se había mantenido relativamente apartado del centro de Damasco.El activista Abu Qais al Shami, de Damasco, explicó que las fuerzas gubernamentales bombardearon con especial dureza Al Tadamun y luego irrumpieron con tanques.Estos ataques y los combates han dejado miles de desplazados y el cierre de la vía que conduce al aeropuerto.Críticas al Gobierno de EE.UU.El líder del opositor Consejo Nacional Sirio, Abdelbasit Seida, consideró “inaceptable” que el presidente Barack Obama espere a la celebración de las elecciones en Estados Unidos para tratar de poner fin a la violencia en el país árabe.“Nos gustaría decirle al presidente Obama que esperar al día de la elección para tomar la decisión correcta sobre Siria es inaceptable para los sirios”, sostuvo.Seida abogó porque EE.UU. y las demás potencias occidentales “cumplan sus responsabilidades” y adopten una resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU que “obligue al régimen de Bachar al Asad a dejar de matar a los sirios”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad