Bandera de EE.UU. ondea en Cuba después de 54 años

Agosto 14, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AFP.

La ceremonia de reapertura de la embajada de EE.UU. en La Habana comenzó con la presencia del secretario de Estado de EE.UU. John Kerry. Vea las fotos de este momento histórico.

La bandera de Estados Unidos volvió este viernes a ondear en Cuba después de 54 años, tras ser izada en su embajada en el Malecón de La Habana, en una ceremonia encabezada por el secretario de Estado John Kerry y que marca una nueva etapa en el restablecimiento de relaciones de los dos países. Lea también: Cuba y Estados Unidos reabren oficialmente sus embajadas.

Tres jóvenes marines izaron la bandera que recibieron de los tres militares que la habían retirado en 1961, cuando ambos países rompieron lazos diplomáticos. 

En su discurso, Kerry pidió una "democracia auténtica" en Cuba y dejó claro que hay queda mucho camino por recorrer para el completo restablecimiento de las relaciones entre los dos países, enemigos durante más de medio siglo.

"Estamos convencidos de que los cubanos estarán mejor con una democracia auténtica, en que las personas puedan elegir a sus líderes con compromiso y justicia social", dijo Kerry, quien se convirtió en el primer secretario de Estado norteamericano que visita Cuba en siete décadas. 

El ascenso de la bandera de Estados Unidos estuvo acompañado por la interpretación de los himnos de ambos países, instrumentados por una banda del Ejército estadounidense. Y sin perder el simbolismo, el poeta estadounidense de origen cubano Richard Blanco, conocido por haber recitado una obra durante la toma de posesión del segundo mandato del presidente Barack Obama, evocó los lazos que unen a los dos pueblos en un poema titulado 'Cosas del Mar'.

Kerry también destacó la decisión del presidente Barack Obama de pedir al Congreso estadounidense que levante el embargo económico a Cuba, impuesto en 1962, aunque afirmó que las autoridades cubanas también deben dar pasos al respecto.

"El embargo ha sido siempre una calle de doble vía", expresó Kerry en presencia de decenas de invitados en la ceremonia, entre ellos algunos cubanoestadounidenses llegados desde Miami.

"Ver ondear la bandera norteamericana en el Malecón de La Habana es un sentimiento tan profundo como el que sentí en Washington" cuando fue izado el pabellón cubano el 20 de julio, declaró a la AFP Hugo Cancio, uno de invitados cubanoamericanos, quien llegó a Miami con su familia en 1980, cuando tenía 16 años, en el éxodo de Mariel.

Kerry reconoció que "el camino hacia unas relaciones plenamente normales es largo, pero es precisamente por ello que tenemos que empezar en este mismo instante".  

"Esto no significa que olvidemos el pasado. ¿Cómo podríamos? Al menos para mi generación, las imágenes son imborrables", añadió.  

[[nid:454018;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/08/000_mvd6706560-1.jpg;full;{John Kerry, secretario de Estado de Estados Unidos, llegó este viernes a Cuba para presidir la ceremonia donde por primera vez en 54 años se ondea la bandera estadounidense en la isla luego de que los dos países rompieran relaciones diplomáticas.AFP.}]]

Kerry destacó que la política de aislamiento hacia Cuba mantenida durante medio siglo por Washington, no funcionó, algo que ya había reconocido Obama en diciembre pasado. "A pesar de décadas de buenas intenciones, las políticas del pasado no llevaron a una transición democrática en Cuba", indicó Kerry, quien también expresó que "después de todo, el futuro de Cuba depende de los cubanos".

"Estamos seguros que éste es el momento de acercarnos dos pueblos ya no enemigos ni rivales, sino vecinos", expresó al cerrar su discurso con varias citas en español.

Tras la ceremonia de izamiento de la bandera, Kerry partió a reunirse con el canciller cubano, Bruno Rodríguez. Durante su viaje, no se prevé que Kerry se reúna ni con el presidente Raúl Castro ni con su hermano Fidel.

Fidel Castro, un tibio defensor del plan de su hermano Raúl con Obama, lo puso claro sugiriendo que Washington debe pagar a Cuba "cuantiosos millones de dólares" por los daños causados por el embargo, en un escrito divulgado este jueves en ocasión de su 89 cumpleaños.

Ambos países siguen manteniendo profundas diferencias. Sobre todo, en espinosos temas como los derechos humanos y la situación de los disidentes cubanos, pero también el pago de compensaciones o el fin del embargo, que solo puede aprobar el Congreso estadounidense.

Por la tarde, Kerry sostendrá un encuentro a disidentes cubanos en la residencia del embajador estadounidense, sin acceso a la prensa. Sin embargo, la jefa de las Damas de Blanco, crítica de la nueva política de Washington, adelantó que no asistirá a la reunión con Kerry: "como se trata de una recepción de bajo perfil, con discursos y ese tipo de cosas, no podemos perder el tiempo en eso", declaró la activista.

El precandidato presidencial republicano Marco Rubio, hijo de padres cubanos que emigraron a Estados Unidos, criticó que en la ceremonia no participaron "aquellas personas que han luchado en favor de la democracia en Cuba".

En realidad, la ceremonia de este viernes es una formalidad, pues los dos países restauraron lazos diplomáticos plenos pasado el 20 de julio.

Luego de anunciar el deshielo, Obama y su par cubano Raúl Castro se reunieron durante la Cumbre de las Américas en Panamá, y el canciller cubano Bruno Rodríguez reabrió la embajada cubana en Washington el 20 de julio.

Organizaciones anticastristas en Miami repudiaron la visita de John Kerry.

"El presidente Barack Obama ha abandonado la promesa de ver una Cuba libre, de ayudar a la disidencia interna en la isla, para buscar una normalización con un régimen sanguinario que ya ha dicho que no va a cambiar en lo absoluto", dijo Rey Anthony, representante estudiantil de la Fundación Cuba Libre, cuya organización convocó una protesta para la tarde del viernes en Miami, Florida.

"En momentos en que el régimen incrementa su brutal represión contra los activistas democráticos cubanos que reclaman cívicamente los derechos y la libertad del pueblo cubano, la administración de Obama opta por colocarse al lado de los represores", indicó en un comunicado la organización M.A.R. por Cuba.

Varios grupos anticastristas en Miami, enclave histórico del exilio cubano en Estados Unidos, han sido críticos del proceso de acercamiento que iniciaron Washington y La Habana en diciembre pasado, alegando que solo beneficia al gobierno castrista.

Pero estas organizaciones tienen cada vez menos influencia y las encuestas muestran desde hace años que la mayoría de los cubano-estadounidenses está a favor de mayores contactos bilaterales. En esta ciudad del sureste estadounidense, donde vive la mitad de la diáspora de dos millones de cubanos en Estados Unidos, se ha mantenido en normalidad durante el proceso, una escena que se repetía este viernes. 

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad