Bandas libran una guerra sin cuartel en cárceles de Brasil

Enero 08, 2017 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País | AFP

En menos de una semana 87 presos han sido asesinados. ¿Quiénes están en la disputa?

Las matanzas de 87 presos en dos  cárceles brasileñas, atribuidas a una disputa entre dos organizaciones del narcotráfico de este país, era una “tragedia anunciada”. Lea también: Nueva masacre en una cárcel de Brasil: al menos 31 presos murieron en Roraima. Así lo asegura la investigadora en asuntos de violencia, Camila Dias, quien dice que la guerra entre los carteles, que está detrás de las masacres en Manaos y Roraima, no se acabará en el corto plazo.  La doctora en Sociología, profesora de la Universidad Federal del ABC, es la  autora del libro Primer Comando de la Capital - Hegemonía en las prisiones y monopolio de la violencia. Ese grupo criminal, el mayor de Brasil, es una de las dos bandas  implicadas en la rebeliones. El primer episodio ocurrió en el Complejo Penitenciario Anisio Jobim (Compaj), en una zona periférica de Manaos, motivado por un choque entre el Primer Comando de la Capital (PCC), originario de Sao Paulo, y el grupo local Familia del Norte (FDN).  Lea también: Responsables de masacre en Brasil serán transferidos a cárceles federales. “Era una tragedia anunciada. El informe del Mecanismo Nacional de Prevención a la Tortura vinculado a la Secretaría de Derechos Humanos de inicios de 2016 apuntaba a la tensión entre los grupos de presos y a la precariedad de las instalaciones en Manaos. Y creo que no sólo no se hizo nada para impedirla, sino que además se facilitó, vista la enorme cantidad de armas de fuego en poder de los presos. Hay que preguntarse qué intereses están detrás de esto”, dice la socióloga. Es que en noviembre del año pasado, artículos de prensa ya hablaban de que los homicidios en las cárceles del norte del país habían aumentado en un 60 %, debido a las disputas entre bandas rivales. En lo que va del año, se han registrado 88 homicidios en prisiones ubicadas en los estados de Acre, Ceará, Mato Grosso del Sur, Piauí y Roraima, en comparación con 55 en el 2015, según una investigación de O Globo. Todos estos estados se encuentran en el norte de Brasil, excepto Mato Gosso do Sur, que se encuentra en el suroeste. El periodista de la revista Veja, Leslie Leitao, explica que en Brasil operan los carteles Primer Comando de la Capital (PCC), cuyo centro de operaciones es Sao Paulo; el Comando Vermelho (CV), en Río de Janeiro; La Familia del Norte, en Amazonas; los Guardianes del Estado, en Ceará; el Sindicato del Crimen, en Río Grande del Norte, y  Amigos de los Amigos, en Río de Janeiro. Leitao agrega que el PCC empezó una disputa con la  Familia del Norte  hace un año y en  octubre pasado a la confrontación se sumó el Comando Vermelho para apoyar al cartel de la Amazonía. La guerra inició luego de que tres líderes del PCC fueron degollados entre junio y julio del 2015  en presidios de Manaos. Y en octubre de año pasado, el PCC mató a 18 presos del Comando Rojo en otra cárcel. Ese mismo día, ocho reclusos murieron en una cárcel de Rondonia, también en el norte de Brasil. Lea también: ¿Qué hay detrás de las matanzas en cárceles de Brasil?, seis puntos para entender la crisis. “La Familia del Norte maneja  las rutas del narcotráfico por el río Amazonas. Tienen contactos con Colombia y Perú y no permite a nadie a actuar en el río. El comienzo del conflicto se da por una disputa de mercado. El PCC dominó la frontera con Paraguay, pero la Familia del Norte  entró a su zona”, aclara Leitao, quien agrega que en el norte del país el conflicto entre estas bandas ya salió a las calles. “La disputa entre facciones criminales ocurre en todo Brasil, en todas las unidades penitenciarias”, subraya Pedro Florencio, secretario de Administración Penitenciaria del estado de Amazonas. A su vez, la socióloga Camila Dias asegura que “es un conflicto que comienza dentro de las cárceles y puede llegar a las calles, pero es esencialmente una disputa dentro de las prisiones. Lo que pasa es que en Brasil los grupos que actúan de manera más contundente en la economía ilícita de la droga son aquéllos que fueron creados dentro de las prisiones (como el PCC y el CV) y que dentro de las cárceles tienen su centro de actuación”. La guerra en los presidios -agrega  Dias- “es efecto de una política de encarcelamiento en masa que produce y amplifica las pésimas condiciones de las prisiones brasileñas”. Las estadísticas confirman esas ‘pésimas condiciones: más de un preso por día murió de forma violenta en las cárceles brasileñas, durante 2016. Las bandasPrimero Comando de la Capital (PCC):  Formada por prisioneros como grupos de autoprotección en el  sistema penitenciario de Brasil. El PCC surgió en Sao Paulo durante los años 90 y ha librado una continua y sangrienta pelea con la policía de la ciudad. Se cree que el grupo, ahora la organización criminal más grande y mejor organizada en Brasil, cuenta con miembros en dos terceras partes de los estados del país, y controla las rutas de tráfico de drogas entre Brasil, Bolivia y Paraguay.Comando Rojo (Vermehno):   También creada por presos, el CV es el grupo criminal más antiguo de Brasil, creado en una prisión de Río de Janeiro en los años 70 como un grupo de autoprotección. Comenzó con actividades criminales pequeñas como atracos y robos a bancos, pero en los años 80 se movió hacia el tráfico de cocaína, trabajando en conjunto con carteles de la droga colombianos y asumiendo un papel de liderazgo social en muchas de las favelas.Amigos de los Amigos:  Es un grupo criminal localizado en Río de Janeiro y  creado en 1998 por exmiembros del CV para luchar contra el dominio de ese grupo junto con miembros y exmiembros de las fuerzas de seguridad.La Familia del Norte:  una organización criminal creada en la Amazonía bajo la dirección de los traficantes de drogas Ze Roberto de Compensa y John White en respuesta al control ejercido por el Primer Comando de la Capital (PCC) en las actividades de la trata. [2] A partir de 2011, la fricción entre el PCC y FDN se inició un enfrentamiento que estalló en la guerra entre el PCC y la CV. Fuente: Insight Crime

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad