Ausencia de Chávez pone en riesgo el liderazgo regional de Venezuela

Marzo 07, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Patricia Lee | Corresponsal de El País
Ausencia de Chávez pone en riesgo el liderazgo regional de Venezuela

Ni el presidente de Ecuador, Rafael Correa, ni el boliviano Evo Morales tienen el liderazgo de Chávez, según analistas, para asumir la vocería de la izquierda en Latinoamérica. En la fotografía, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández; de Uruguay, José Mujica y de Bolivia, Evo Morales, durante el funeral de Chávez.

Analistas creen que Maduro deberá dedicarse a afianzar liderazgo en su país. Tema regional no sería prioritario.

La muerte de Hugo Chávez, uno de los líderes más “provocativos” del mundo en los últimos años, como lo calificó el conocido escritor estadounidense Jon Lee Anderson, marcó un antes y un después en la historia de América Latina. Chávez tomó la posta de Fidel Castro como caudillo de los pueblos del continente. Su desaparición marca un debilitamiento de la corriente de gobiernos progresistas y abre incógnitas sobre el futuro del ‘Socialismo del Siglo XXI’, y de los organismos que Chávez ayudó a construir, como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra de América (ALBA), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que reúne a todos los países americanos menos Estados Unidos y Canadá.Una voz radical se apaga“La ausencia del líder venezolano puede analizarse en el ámbito global y regional”, dice a El País Rosendo Fraga, del Centro para la Nueva Mayoría en Buenos Aires. Es que la figura de Chávez traspasó las fronteras continentales para erigirse como una de las voces cantantes de un grupo de países que enfrentaron la hegemonía internacional de Estados Unidos como Irán, Siria, Palestina o Bielorrusia, y como un interlocutor y socio de potencias que aspiran a jugar un papel importante en la escena mundial, como Rusia o China.El dictador sirio Bashar Assad calificó su desaparición como una “pérdida personal”, el Gobierno de Irán decretó un día de luto y llamó a Chávez “figura anti imperialista” y “héroe” de América Latina y Alexandr Lukashenko, presidente de Bielorrusia, decretó luto de tres días.Problemas domésticosSi bien es casi un hecho que Nicolás Maduro se impondrá en las elecciones presidenciales, su carisma dista de ser el de Chávez. Las contradicciones internas del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), sumadas a una situación económica delicada, hacen suponer que no le va a ser fácil mantener la cohesión de sus filas. Esto hará mucho más difícil para Maduro sostener la presencia internacional y regional que logró Chávez.“A diferencia de Chávez, que irradiaba su revolución fronteras afuera, Maduro tenderá a enfocarse para consolidar su liderazgo en su país, con lo cual el protagonismo venezolano en el exterior, que fue visible en varios países de la región, se reduciría a niveles prácticamente nulos”, escribe en Ámbito Financiero de Buenos Aires el columnista Pablo Ibáñez.El liderazgo de Chávez no era solo ideológico sino que obedecía, en buena medida, a la bonanza petrolera que le permitió disponer de una herramienta para ayudar a los gobiernos afines en la región. Por eso, muchos dirigentes latinoamericanos contemplan con inquietud el futuro del chavismo sin Chávez. Para Cuba el deceso del líder venezolano es más que preocupante, ya que la isla recibe 102.000 barriles diarios de petróleo subsidiado, que cubre 60% de sus necesidades energéticas. Otro tanto sucede con la Nicaragua de Daniel Ortega, pues el 80% del consumo de su energía está subvencionado desde Caracas.La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, fue, junto a su marido Néstor, una de las más cercanas aliadas de Chávez, pero no tanto por las afinidades políticas, sino por los intereses económicos. “Chávez estuvo vinculado, desde el comienzo, a la solución de dos problemas que el kirchnerismo no consiguió resolver en una década: financiamiento y energía. Aislado de las redes internacionales de inversión, Néstor Kirrchner encontró en el venezolano a un prestamista permisivo. Entre 2006 y 2008, Chávez financió a Kirchner en más de 5000 millones de dólares”, escribe Carlos Pagni en el periódico La Nación de Buenos Aires.En el terreno político, la ausencia de Chávez será sentida por sus más cercanos aliados como el presidente de Ecuador, Rafael Correa, el boliviano Evo Morales y el nicaragüense Daniel Ortega. Estos formaban, junto con los hermanos Fidel y Raúl Castro, el “núcleo duro” del Socialismo del Siglo XXI. Pero estos no parecen tener la espalda como para echarse al hombro la tarea de liderar la corriente bolivariana continental.Cristina Kirchner podría ser una candidata para ocupar el vacío dejado por Chávez, pero ella nunca se reclamó del Socialismo del Siglo XXI, y los problemas económicos internos, sumados a la caída de su popularidad, son dificultades que la presidenta deberá vencer, si pretende el trono de líder regional. Por eso, la consecuencia más probable para la izquierda latinoamericana, sea una tendencia hacia la moderación y a la consolidación del papel de líder regional de Dilma Rousseff, la presidenta brasileña, quien no dejó de señalar sus diferencias con Chávez ni siquiera en su mensaje de condolencias.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad