Aumentan a 49 los muertos por las inundaciones en Filipinas

Agosto 09, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | EFE
Aumentan a 49 los muertos por las inundaciones en Filipinas

Varias personas intentan atravesar una calle inundada en la ciudad de Marikina, al este de Manila, Filipinas.

Los copiosos aguaceros, que trajeron en 48 horas las precipitaciones habituales en todo el mes, afectaron sobre todo a la capital y a otras 14 provincias del norte de Luzón, donde el agua también remite paulatinamente.

Las autoridades filipinas elevaron este jueves a 49 el número de muertos causados por las inundaciones que remiten lentamente en Manila y otras provincias del norte del archipiélago tras dejar más de dos millones de afectados.Según el Centro Nacional de Prevención de Desastres, 26 personas fallecieron en la provincia de Manila, la mayoría ahogadas, excepto los nueve miembros de una misma familia sepultados por un alud de tierra, una mujer que sufrió un ataque al corazón y otra que pereció electrocutada.Las 23 muertes restantes se produjeron en las provincias de Pampanga, Bulacan, Bataan, Zambales, Batangas, Rizal y Romblon, casi todas por ahogamientos.Los equipos de rescate siguen las labores de recuento de cadáveres y mantienen las labores de búsqueda para encontrar a las seis personas dadas por desaparecidas.En la capital, Manila, las inundaciones que ayer coparon alrededor del 60 por ciento de la superficie, han retrocedido en buena parte de la ciudad gracias a la ausencia de precipitaciones desde la noche de ayer y al tiempo soleado.Sin embargo, la presa de la Mesa, la principal suministradora de Manila, sigue por encima de su nivel de desborde.Las provincias de Laguna, Pampanga, Bataan, Zambales, Bulacan y Palawan y otros diez municipios que pertenecen al término municipal de Manila han declarado el estado de calamidad debido a las inundaciones causadas por cuatro días de intensas lluvias.La atención de las autoridades se centra ahora en las zonas que siguen anegadas cerca de las costas y de los cursos de agua y en las miles de personas que se hacinan en los centros de evacuación provistos por el Gobierno en gimnasios, colegios y otros edificios públicos.Unas 2.750 viviendas han quedado parcialmente dañadas por el aguacero mientras que 366 han sido totalmente destruidas, según los últimos datos.Más de 300.000 personas se han refugiado en los centros de evacuación provistos por el Gobierno en colegios, gimnasios y otros edificios públicos y otras 265.000 han buscado cobijo en casa de familiares y amigos según, indica el último informe del Centro Nacional de Prevención de Desastres.El director de este organismo, Benito Ramos, apeló a las donaciones y la colaboración de voluntarios para proveer medicinas y alimentos a todos los refugiados.Las autoridades sanitarias temen que tras el desastre comience a expandirse una epidemia de leptospirosis, una enfermedad infecciosa que se contagia en zonas inundadas a través de la orina de las ratas y otros animales urbanos.El Ministerio de Sanidad ha declarado la máxima alerta y ha pedido a los vecinos que acudan al centro médico más cercano al menos síntoma de fiebre o dolor muscular.El presidente del país, Benigno Aquino, denunció que una empresa ha multiplicado por siete el precio de un medicamento contra este mal y exigió que vuelva al precio habitual para evitar sanciones.Expertos de las agencias internacionales han identificado el chabolismo y la acumulación de basura en el alcantarillado del elevado número de vÍctimas que causan las lluvias monzónicas en Filipinas.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad