Asteroide 2012 DA14 pasó a 27.860 km de la Tierra y siguió de largo

Asteroide 2012 DA14 pasó a 27.860 km de la Tierra y siguió de largo

Febrero 15, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | EFE

Según la Nasa, el asteroide es el objeto cósmico peligroso que más cerca pasó de nuestro planeta, apenas a 27.860 kilómetros.

Video del Laboratorio del Propulsión de la Nasa sobre el asteroide que pasó cerca a la Tierra. Pasadas las 2:00 p.m. el mundo fue testigo del esperado paso del asteroide 2012 DA14 cerca de la Tierra, en una transmisión en vivo de la NASA que tuvo en vilo a muchos países. El asteroide cruzó este viernes el cielo nocturno sobre Sumatra (Indonesia), a tan sólo 27.860 kilómetros de la Tierra, y continuó su travesía cósmica a unos 28.100 kilómetros por hora, informó la agencia espacial estadounidense.La roca, de unos 45 metros y unas 130.000 toneladas, es el objeto espacial de mayor tamaño que se haya acercado tanto a la Tierra desde que la NASA ha seguido el rastro de los asteroides durante más de medio siglo.La mayor aproximación ocurrió a las 19.24 GMT, cuando el asteroide estuvo unos 8.500 kilómetros por debajo de la región donde orbitan unos 400 satélites geoestacionarios.Los observatorios astronómicos de varias partes del mundo siguieron, con sus telescopios, la aproximación, paso y alejamiento del asteroide visible en partes de Europa, África, Asia y, principalmente Australia donde a esa hora amanecía el sábado."Los asteroides y meteoritos contienen materiales muy diferentes a los de la Tierra", dijoJoel Blum, profesor en el Departamento de Ciencias de la Tierra y el Ambiente, en la Universidad de Michigan. "Son los bloques de construcción del universo"."Mientras que en la Tierra diversos procesos químicos han hecho que algunos componentes se acumulen en el centro del planeta y otros hayan pasado a la superficie, en los asteroides y meteoritos la composición es muy distinta", agregó.Blum ha estudiado los impactos de grandes meteoritos sobre la Tierra, incluido el que ocurrió hace unos 65 millones de años en lo que es ahora la Península de Yucatán (México)."Dependiendo del tamaño del meteorito, el objeto se desintegra al atravesar la atmósfera terrestre, o se disgrega y deja escombros, o libera tal energía en el impacto que dispersa materiales y gases a gran distancia", añadió.Muchos científicos atribuyen la extinción de los dinosaurios a las consecuencias del impacto del meteorito en Yucatán.El 2012 DA14 es extremadamente opaco y, desde que en febrero de 2012 lo detectaron astrónomos aficionados en La Sagra (Mallorca, España) la vigilancia de su trayectoria se ha hecho principalmente con observaciones en la gama infrarroja donde se detecta el reflejo de la luz del Sol sobre la superficie del asteroide.En los momentos de más resplandor en su paso por el vecindario de la Tierra, el asteroide brilló con una magnitud +7,4, y sobre el telón de fondo del cielo oscuro y estrellado pasó moviéndose a 0,8 grados por minuto, a casi dos veces el diámetro de la Luna.Después de eso el asteroide pasó, en el campo visual desde la Tierra, entre la 'Cruz del Sur' y el conjunto de astros conocido como 'Cruz Falsa', seguirá hacia el norte terrestre por el medio de la constelación de la Hidra, a través de la constelación del Cráter y se irá muy cerca de la estrella Denebola, en la punta de la cola de Leo.Para cuando llegue la noche en las Américas, el 2012 DA14 estará alejándose y sólo con telescopios quizá sea visible entre las horas 24.00 y 03.00 GMT, indicó la NASA.La caída de meteoritos es un fenómeno que ocurre una vez al año, pero normalmente pasa desapercibido porque suele ocurrir en zonas poco pobladas.La Tierra recibe constantemente una lluvia de asteroides que, en su gran mayoría, son de tamaño pequeño y se queman por la fricción al penetrar la atmósfera.La Nasa recordó que en 1908 un asteroide, que se calcula que medía unos 40 metros de ancho, penetró la atmósfera sobre Siberia y aplanó los bosques en un área de 2.140 kilómetros cuadrados. El caso se conoce como el 'incidente Tunguska'.Si el 2012DA14 estuviera en curso de colisión con la Tierra, estallaría en la atmósfera con una potencia de 2,5 megatones, equivalente a 157 veces la energía liberada por la primera bomba atómica detonada sobre Hiroshima (Japón) en 1945.Tal estallido causaría destrucción en una amplia región, pero de ninguna manera sería una amenaza para la vida en el resto del planeta.Ante el paso de este asteroide, un grupo de trabajo de Naciones Unidas ha propuesto un plan de coordinación internacional para detectar asteroides potencialmente peligrosos y, en caso de riesgo para la Tierra, preparar una misión espacial con capacidad para desviar su trayectoria. Una mina de oroEl posible impacto de un asteroide como el 2012 DA14 con la Tierra causa temor a esos cuerpos celestes, pero los recursos que albergan en su interior los convierten en una "mina de oro" valorada en miles de millones de dólares.Esta es la estimación que hace la compañía estadounidense Deep Space Industries (DSI), que ha calculado que el asteroide que "rozó" nuestro planeta este viernes contiene 65.000 millones de dólares (48.000 millones de euros) en agua recuperable y 130.000 millones (97.700 millones de euros) en metales.Unas cifras que podróan despertar una "nueva fiebre del oro" en un futuro no muy lejano, según dijo en entrevista con Efe, Stephen Covey, director de desarrollo e investigación y fundador de DSI.Covey afirmó que "el espacio es tan inmenso que hay para todos", pero aquellos asteroides que estén a una distancia más razonable de la Tierra serán a los que quieran los interesados.La aventura no será fácil y el coste elevado, pero las posibilidades de estas rocas gigantes, compuestas de agua y metales como hierro, oro y platino, lleva a algunos a creer que el esfuerzo vale la pena.Estos cuerpos celestes considerados los restos que quedaron después de la formación del Sistema Solar albergan "todo lo que nuestra civilización necesita para expandirse en el espacio y para proveer nuestras necesidades aquí y aumentar la riqueza de nuestra economía", según Covey.DSI cree que llegar al "campo de juego" incluso antes de que éste haya comenzado realmente puede contribuir a "establecer las reglas y asegurarnos nosotros -y a nuestros inversores- ganar".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad