Así transcurrió la jornada de elecciones presidenciales en Estados Unidos

Así transcurrió la jornada de elecciones presidenciales en Estados Unidos

Noviembre 07, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I Resumen de Agencias
Así transcurrió la jornada de elecciones presidenciales en Estados Unidos

Una mujer ejerce su derecho al sufragio en un colegio electoral de Atlanta, Georgia, durante las elecciones presidenciales en el en Estados Unidos.

Virginia, Nueva York, Indiana, fueron los primeros estados en recibir votantes. 178 millones de personas están inscritas en el censo electoral para elegir al mandatario de la nación más poderosa del mundo.

Hacias las 10:00 p.m. del martes casi el totalidad de las urnas que estaban habilitadas para las elecciones presidenciales de Estrados Unidos en todos los estados cerraron para iniciar el proceso de conteo.Virginia fue el primero de los estados que decisivos para ganar las elecciones presidenciales en Estados Unidos en cerrar este martes sus colegios electorales a las 7:00 p.m. hora local , a la vez que Georgia, Carolina del Sur y Vermont.Virginia reparte 13 votos electorales de los 270 necesarios para ser elegido presidente y las encuestas han mostrado en las últimas semanas una lucha muy reñida en ese estado entre el presidente Barack Obama, candidato demócrata a la reelección, y el aspirante republicano a la Casa Blanca, Mitt Romney.Carolina del Sur y Georgia son por tradición republicanos, mientras que Vermont se decanta por los demócratas. También a las 7:00 p.m. hora local comenzaron a cerrar colegios en algunos condados de Florida y Nuevo Hampshire, ambos estados cruciales como Virginia.A las 7:30 p.m. hora local cerraron las urnas en Carolina del Norte y Ohio, otros dos estados decisivos, especialmente el último.Los primeros centros de votación en los estados de Indiana y Kentucky cerraron sus puertas a las 6:00 p.m. hora local, en unos comicios en los que los estadounidenses eligen presidente, un tercio del Senado y la nueva composición de la Cámara de Representantes. Largas filas el panorama en todos los estadosLa participación durante las elecciones presidenciales en Estados Unidos fue elevada en muchas partes del país, con largas esperas en algunas casillas electorales mientras los votantes expresan su veredicto.Tanto Mitt Romney, como el presidente Barack Obama, necesitan de sus seguidores para incrementar sus números. Una nutrida participación de las minorías podría favorecer a Obama, mientras que Romney busca una fuerte participación entre la clase trabajadora blanca. Hubo una nutrida participación electoral en las zonas de Nueva York y Nueva Jersey afectadas por la reciente tormenta, así como en algunos estados de tendencia indefinida. Los informes de fuerte participación fueron un alivio para los funcionarios en áreas trastocadas por la tormenta Sandy, que temían que la gente se mantuviera alejada de las urnas. En Maryland, un bastión demócrata donde los votantes se pronunciarán sobre polémicas iniciativas como los matrimonios homosexuales, al igual que Washington y Maine, la ampliación de los casinos y la equidad de las matrículas para estudiantes indocumentados, la participación en las urnas ha sido alta, según las autoridades.Más de 131 millones de personas salieron a votar para presidente en el 2008, por lo que se rompieron todos los récords anteriores. Este año, más de 32 millones de personas votaron previo al día de las elecciones, ya sea por correo o en persona, y se estima que se supera la participación del 2008.El voto latina jugará un papel importante en la jornada, sobre todo en Carolina del Norte. Se calcula que al menos 75.000 de los 111.753 hispanos inscritos en este estado votarán en estas elecciones, una cifra muy superior a los 40.028 que participaron en 2008.Desde primera hora de la mañana, miles de ciudadanos acudían a sus correspondientes centros electorales, donde en general se registraban largas filas para votar. Según las encuestas, el 43,8% de los hispanos en Carolina del Norte se identifica como demócrata, el 18,5% como republicano, y el resto como independiente.El entonces senador Barack Obama ganó Carolina del Norte en 2008 por apenas 14.777 votos, victoria que un candidato demócrata no conseguía desde que lo hizo Jimmy Carter en 1976.En esta ocasión, y según el último sondeo de opinión de la Universidad Elon, existe un empate técnico entre el presidente, Barack Obama, y el exgobernador de Massachusetts Mitt Romney, ambos con el 45% de intención de voto y un margen de error del 5%.En todo el país, se estima que cerca de 12,2 millones de latinos podrían acudir a las urnas, según datos de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados, lo que representa un aumento del 26% en comparación con los 9,7 millones que lo hicieron en las elecciones presidenciales del 2008. Grupos comunitarios y organizaciones de todo el país se han esforzado durante meses en movilizar a los electores hispanos y registrar a los que pueden votar, ya que los niveles de participación de este grupo no son muy altos, pero su voto es clave en la contienda. Denuncian irregularidadesSin embargo, organizaciones defensoras del derecho al voto reportaron durante la jornada problemas esporádicos en las urnas en todo el país, incluido un altercado en Pensilvania, el cual involucró a inspectores republicanos expulsados de algunos centros de votación. En otros incidentes, se libró una disputa de último minuto ante un tribunal en Ohio, en relación con el software usado en los comicios, y una oficina electoral en la Florida informó erróneamente a los votantes, mediante llamadas telefónicas automatizadas, que las elecciones se realizarían el miércoles. Aunque la mayor parte de las quejas se refirió a las largas filas ante las urnas, la coalición Election Protection, formada por defensores del voto, reportó que había recibido denuncias más graves, entre más de 35.000 realizadas a una línea telefónica gratuita. "Esto ya comenzó y está bastante activo", consideró Barbara Arnwine, presidenta de la organización Lawyers Comittee for Civil Rights Under Law. En Filadelfia, el Partido Republicano señaló que 75 inspectores del voto, con las debidas credenciales, fueron expulsados de los centros receptores del sufragio en una ciudad predominantemente demócrata. Los republicanos solicitaron una orden judicial para que se les permitiera el acceso. Además, fiscales de la localidad indagaban los reportes. Los funcionarios del Partido Demócrata no habían respondido a un mensaje que les solicitó declaraciones sobre el caso. En estado crucial de Ohio, una demanda señaló que el software de votación instalado por las autoridades estatales permitiría la manipulación de las papeletas por parte de funcionarios ajenos a la junta electoral. Asimismo, Election Protection reportó problemas con los lectores digitales de papeletas en tres ciudades de este estado: Cleveland, Dayton y Toledo. El organismo añadió que abrieron tarde los centros de votación en vecindarios habitados principalmente por minorías en Galveston, Texas. En algunos distritos de Tampa, Florida, los votantes fueron enviados a otro puesto de votación, donde debían emitir un voto provisional. El error en las llamadas automáticas en Florida se presentó en el condado de Pinellas, donde se ubican las ciudades de Saint Petersburg y Tampa Bay. Las autoridades informaron que las llamadas programadas para el lunes se realizaron el martes, por lo que terminaron informando a los votantes que las urnas se cerraban "mañana, a las 7:00 de la noche", de acuerdo con el diario Tampa Bay Times. Nancy Whitlock, vocera del supervisor electoral del condado, dijo que las autoridades suspendieron las llamadas en cuanto se percataron del error, el martes por la mañana. Un segundo mensaje se envió a los electores para que hicieran caso omiso al telefonema equivocado. Por su parte, los votantes en varias zonas devastadas por la supertormenta Sandy en Nueva York y Nueva Jersey expresaron alivio e incluso agradecimiento por tener la mera capacidad de votar. Se formaron largas filas en Point Pleasant, Nueva Jersey, donde los residentes de las comunidades costeras de Point Pleasant Beach y Mantoloking tuvieron que depositar votos provisionales debido a los daños en sus lugares de residencia. Muchas personas carecían aún de energía eléctrica, ocho días después de que Sandy azotó la costa. En varios lugares, los problemas eran analizados con lupa por los observadores, tras varios meses de disputas legales y políticas sobre las leyes que limitarían más el tipo de identificaciones que deben mostrar los votantes. No han dado fruto muchas de esas leyes y otras que buscan sorprender a gente que vota sin tener derecho a hacerlo. También surgieron acusaciones de que el electorado negro e hispano sería sujeto de intimidación e incluso de privación de su derecho a votar. Michael Waldman, presidente del Centro Brennan para la Justicia en la Universidad de Nueva York, dijo que incluso en algunos estados donde se han bloqueado o pospuesto las leyes restrictivas, mucha gente piensa que estas medidas están en efecto. "Las leyes fueron bloqueadas, pero la confusión persiste", dijo.Varios de estos asuntos podrían resurgir en las cortes después del martes, particularmente si la contienda entre el presidente Barack Obama y su rival republicano Mitt Romney es demasiado apretada como para declarar pronto a un ganador, o si se ordena un recuento de sufragios en estados como Ohio y Florida. El Departamento de Justicia tendría al menos 780 observadores en centros clave de votación dentro de 23 estados, para asegurar que se cumpla con la Ley del Derecho al Voto, de 1965, y para investigar cualquier acusación de fraude. Comienzo de la jornada electoralMillones de estadounidenses acudieron este martes desde temprano a las urnas para elegir al próximo presidente de Estados Unidos entre el demócrata Barack Obama, que busca la reelección, y el republicano Mitt Romney, en una jornada que transcurre con normalidad.Los centros de votación en los 50 estados de la nación, que tiene seis husos horarios abrieron sus puertas, los últimos en Hawai, y los de la costa Este serán los primeros en cerrar en torno a las siete u ocho de la noche hora local.Escuelas públicas, iglesias y centros comunitarios sirven de centros de votación para elegir al presidente y para definir, además, la configuración de la Cámara de Representantes, un tercio del Senado, once puestos de gobernador, decenas de iniciativas ciudadanas y miles de cargos locales y estatales.Los primeros en emitir su voto fueron los diez habitantes de la diminuta aldea de Dixville Notch, en el estado nororiental de Nuevo Hampshire, un minuto después de la medianoche, y el rápido escrutinio arrojó un empate entre Obama y Romney, tal como han señalado las más recientes encuestas.Quizás por eso, tanto Obama, como Romney rompieron este martes con la tradición de que los candidatos presidenciales toman un descanso y pasan el día con sus familias para esperar los resultados.Obama visitó una oficina de su campaña en Chicago (Illinois), su ciudad adoptiva, desde donde llamó por teléfono a voluntarios del estado de Wisconsin para agradecerles por "trabajar duro" en su nombre y movilizar a los votantes.Además, felicitó a Romney por su "enérgica" campaña, aseguró que los seguidores de su rival son "tan comprometidos y entusiastas" como los demócratas y agregó que también están "trabajando duro hoy"."Tenemos confianza en que conseguiremos los votos para ganar", subrayó Obama, quien ya había votado por adelantado en Chicago el pasado 25 de octubre para dedicarse hoy a realizar entrevistas para radio y televisión.Obama, quien jugó al baloncesto con amigos y asesores para relajarse antes del cómputo de votos, almorzó y cenará en su casa junto a su familia y por la noche se desplazará al centro de convenciones McCormick Place de Chicago, donde esperará los resultados de la jornada electoral y pronunciará un discurso para aceptar su triunfo o derrota.Por su parte, Romney inició una gira por las ciudades de Cleveland (Ohio), y Pittsburgh (Pensilvania), para reunirse con votantes y activistas. El viaje se produce después de una agotadora víspera de la jornada electoral que llevó a Romney a Florida, Virginia, Ohio y Nuevo Hampshire, cuatro de los nueve estados 'bisagra' que podrían determinar el ganador.Posteriormente, Romney regresará a Boston, donde tiene su cuartel general, para aguardar los resultados electorales junto a su "número dos", Paul Ryan, quien votó en Janesville (Wisconsin).Se prevé que sean unos comicios especialmente reñidos y, según los analistas, el resultado de la votación podría demorarse hasta bien entrada la madrugada del miércoles.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad