Así quedó Pedernales, el corazón del desastre en Ecuador

Abril 18, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Marcos Vaca, desde Ecuador | Especial para El País

Pedernales es uno de los cantones de la provincia Manabí, en la costa noroccidental, que vive del turismo. La mayoría de hoteles quedaron destruidos por el terremoto y se presentan saqueos en los supermercados.

[[nid:528046;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/04/terremoto-pedernales.jpg;full;{En Pedernales, una de las ciudades más afectadas por el terremoto la cual tiene playas sobre el Pacífico y una fuerte actividad turística, las calles daban la sensación de estar en una zona de guerra, con casas reducidas a escombros, hoteles derruidos y postes de luz sobre el asfalto. Fotos: Agencia AFP}]]

¿Por qué es tan importante Pedernales para Ecuador? Porque ahí nació el nombre de la República, allí está  la génesis del Ecuador. Los miembros de la Primera Misión Geodésica Francesa partieron de ese lugar, el 16 de mayo de 1736. El objetivo era comprobar que la Tierra era redonda. Ese mismo sitio ahora es una de las poblaciones más afectadas tras el terremoto. 

Pedernales es uno de los cantones de la provincia Manabí, en la costa noroccidental, que vive del turismo. 

Esa fue la razón para que la familia de Benigno Ibarra levantara, hace 18 años, el Gran Hotel, de  35 habitaciones y 10 suites. 

La noche del sábado el Gran Hotel se vino abajo. “Todas las habitaciones estaban muy bien equipadas”, dice con voz entrecortada Benigno Ibarra, de 49 años. La familia huyó a la carretera, al kilómetro 5.5, para resguardarse. 

En esta ciudad la gente está en las calles, pero no se alejan de sus viviendas porque quieren resguardar lo que les queda. Los grupos de rescate están levantando los escombros en busca de sobrevivientes. Los cadáveres son trasladados al estadio. 

Lea también: Banco Mundial pone a disposición de Ecuador 150 millones de dólares en ayuda

El camarógrafo Willy Torres está en la zona  y solo describe desolación. “Se ven muchas bolsas negras con los muertos. Los sobrevivientes deambulan o buscan algún familiar”.

Se contabilizan 30 hoteles destruidos  y más del 70 % de las construcciones de la zona se fueron a pique.

El temblor empezó lento y luego sacudió todo. Ese es el testimonio general no solo en Pedernales y Cojimíes (zonas cercanas al epicentro) sino también en el resto del país. Manabí es la provincia más afectada, su capital es Manta y ahí está el aeropuerto. Tras el fuerte sismo, la torre de control cayó. 

En la sala de embarque estaba Olger Calvopiña.  “El piso se empezó a mover como olas, fue horrible. El techo de la sala de preembarque colapsó, la gente gritaba y corría.  De pronto, la torre de control cayó y ahí sentí la muerte”, recuerda Calvopiña.

Tras el temblor, las líneas celulares estuvieron congestionadas. De hecho, hasta el domingo en la tarde era casi imposible comunicarse con los poblados de Manabí. Mucha gente no ha podido cargar las baterías de los teléfonos o prenden solo unos minutos. En Pedernales hay poquísimos sitios para conseguir alimento. 

En la noche hubo, según los habitantes, saqueos a los supermercados. Ahora hay militares y policías patrullando y eso -dice Benigno Ibarra- ha ayudado a tranquilizar a la gente un poco. “Pero tenemos aún miedo por las réplicas”, sentencia.

[[nid:528042;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/04/afp_9q84u.jpg;full;{Países como Chile, Colombia, Venezuela y España apoyan a víctimas de Ecuador tras terremoto que hasta ahora deja 350 muertos y más de 2.500 heridos, el más fuerte en 40 años. Video: Agencia AFP}]]

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad