Así ha transcurrido el primer año de prisión de Leopoldo López

Febrero 18, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co l Resumen de agencias
Así ha transcurrido el primer año de prisión de Leopoldo López

Desde que fue recluido en la cárcel militar de Ramo Verde, el dirigente del partido Voluntad Popular solamente se ha expresado al público por escrito.

El líder opositor es acusado de instigación pública, daños a la propiedad, determinador en el delito de incendio intencional y asociación para delinquir.

El líder opositor venezolano, Leopoldo López, cumple este miércoles un año tras la rejas acusado de desatar la violencia en las protestas de 2014 que dejaron 43 muertos. El 18 de febrero de 2014, seis días después de los primeros tres decesos en los disturbios, López se entregó a la justicia. "Si mi encarcelamiento vale para el despertar de un pueblo (...) valdrá la pena mi encarcelamiento infame", dijo López en una manifestación en una plaza de Caracas donde miles de seguidores lo recibieron como un líder.La detención del líder opositor ha desatado numerosas reacciones de organismos internacionales, grupos humanitarios y de los gobiernos de Estados Unidos y Colombia que han abogado por su liberación al considerarlo un preso político. Su detención fue tal vez el momento más cinematográfico de la oposición: el líder fue filmado y fotografiado mientras le daba un beso de despedida a su mujer antes de ser arrestado en medio de una multitud de seguidores. En abril del año pasado, la Fiscalía General lo acusó de los delitos de incendio, instigación pública, daños a la propiedad pública y asociación para delinquir. Las protestas decayeron meses después de que López fuera llevado a la cárcel pero la ironía, para muchos, es que las cosas en Venezuela han empeorado desde entonces por los severos problemas de desabastecimiento y una recesión que amenaza con agudizarse por la caída de los precios del petróleo; principal fuente de ingresos del país suramericano. La emoción y energía de los opositores se han ido desvaneciendo, mientras la gente se centra en preocupaciones más apremiantes como encontrar alimentos y blindar sus ahorros ante la amenaza de una desbordada inflación del 68%.El proceso judicial contra López será retomado esta semana. En los casi siete meses de juicio, el Ministerio Público ha presentado los testimonios de 38 testigos pero faltan otros 52 por declarar, además de otras centenares de pruebas que incluyen fotografías, teléfonos móviles que fueron incautados a varios detenidos y un estudio de discursos del opositor. La jueza que lleva el caso, Susana Barreiros, le ha negado a la defensa de López la presentación de pruebas. De ser declarado culpable López podría enfrentar una condena de 13 años y nueve meses de prisión. Los días en la prisión "Yo nunca había tenido la oportunidad de conocer el infierno, y lo conocí", dijo Salvatore Lucchese, un exjefe policial de 48 años, al resumir los diez meses y medio que pasó en una celda vecina a la López en el piso dos del anexo B de la vieja cárcel de Ramo Verde, penal que está enclavado en medio de una húmeda y remota zona montañosa, a unos 30 kilómetros al suroeste de Caracas. Lucchese salió el pasado cuatro de febrero de la cárcel militar junto con el exalcalde opositor Enzo Scarano, después de cumplir la totalidad de la condena que les impuso el Tribunal Supremo de Justicia por desacato a una medida judicial que ordenó el levantamiento de unas barricadas en el municipio central de San Diego, próximo a la ciudad de Valencia. De los meses en prisión, Lucchese asegura tener siempre presente la madrugada del 20 de marzo cuando lo trasladaron a Ramo Verde y fue encerrado en una celda sucia que, según él, estaba repleta ratas, y donde sólo había una colchoneta infestada de cucarachas. Lucchese dijo a The Associated Press que por tres meses y medio él, al igual que López y el resto de sus compañeros del anexo B, los exalcaldes opositores del municipio central de San Diego, Enzo Scarano y de la ciudad del suroccidente de San Cristóbal, Daniel Ceballos, fueron aislados en sus celdas de la que sólo eran sacados por separado una hora al día para recibir el sol. La fiscal general Luisa Ortega Díaz negó en julio pasado que López estuviera aislado y dijo que se les permitía asistir a misa junto con un grupo de presos. "Todos los centros de reclusión tienen un reglamento, las visitas no pueden ser todos los días, tiene que haber un orden para recibirlas porque las personas privadas de su libertad tienen restringida su libertad y las visitan se realizan cuando el centro lo dispone". A mediados de 2014, según el abogado Gutiérrez, la medida de aislamiento fue levantada y se le permitió a los cuatro detenidos salir de sus celdas e interactuar entre ellos, cocinar juntos, hacer actividades deportivas en una maltrecha cancha de baloncesto, y acudir a mediados de semana a la misa que se ofrecía en la pequeña capilla del segundo piso del edificio central del penal, donde están la mayor parte de los reclusos.El castigo En la madrugada del 13 de febrero, el dirigente opositor de 43 años fue trasladado a un calabozo del segundo piso del anexo B del penal tras una requisa que hicieron en su celda más de dos docenas de hombres armados con los rostros cubiertos con pasamontañas, pertenecientes al servicio de contrainteligencia militar, indicó el abogado del opositor, Juan Carlos Gutiérrez.Según las versiones, a López le incautaron un ipod y un teléfono celular, prohibido en las prisiones. Se presume que esa es la razón del castigo. La situación del líder opositor tras la requisa y el traslado a otra celda más pequeña fue constatada el pasado viernes por la consultora jurídica de la Defensoría del Pueblo, según confirmó a la AP un vocero de prensa de esa dependencia. En la antigua celda de López quedaron decenas de papeles, fotografías familiares, dibujos infantiles e imágenes religiosas regadas en el piso de baldosas color beige claro, 80 libros, y unos afiches quemados y destruidos del expresidente surafricano Nelson Mandela, los estadounidenses Martin Luther King, el exboxeador Muhammad Ali, el líder indio Mahatma Gandhi, el papa Francisco y el político venezolano Rómulo Betancourt, que decoraban la parte interior de la puerta de acero, que fue abierta con un soplete durante la requisa, según el abogado Gutiérrez.Venezuela vestida de blancoLilian Tintori, la esposa de Leopoldo López, ha viajado en múltiples ocasiones para denunciar la detención de su esposo, que considera arbitraria. La semana pasada visitó Londres para reunirse con Amnistía Internacional, organización que emitió un comunicado exigiendo su libertad. También fue a Estados Unidos, donde fue recibida primero por el vicepresidente Joe Biden y luego por José Miguel Insulza, secretario general de la OEA.Tintori convocó a una concentración pacífica en la misma plaza de Caracas donde el líder opositor se entregó a la justicia. “Hace un año Leopoldo se enfrentó al régimen y nos pidió a todos que nos vistiéramos de blanco como símbolo de paz. Este 18 de febrero vístete de blanco y saca a partir de ese día por la ventana de tu casa un pañuelo blanco porque queremos libertad, justicia, democracia", expresó en un vídeo desde su cuenta de Twitter.Leopoldo López, economista de 43 años egresado de Harvard, fue alcalde del opositor municipio caraqueño de Chacao durante 8 años hasta 2008, cuando fue inhabilitado administrativamente para ejercer cargos públicos acusado de desvío de recursos. Pese a que la Corte Interamericana de Derechos Humanos determinó en 2011 que esa sanción violaba su derecho a ser elegido y ordenó su supresión, el Tribunal Supremo venezolano consideró "inejecutabe" el fallo.En ese entonces López ya había anunciado su precandidatura presidencial. El pasado 5 de enero el presidente Maduro sugirió la posibilidad de canjearlo por Óscar López Rivera, nacionalista puertorriqueño preso en Estados Unidos desde 1981, condenado por conspiración y otros crímenes.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad