Así es Pushpa Basnet, ganadora del premio Héroes CNN 2012

Diciembre 04, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Su misión es que ningún niño tenga que crecer tras las rejas de la cárcel.

En Nepal es común, aunque a todas luces sea un absurdo que haya niños que vivan tras las rejas de una prisión y acompañen a sus padres a cumplir su condena. Pushpa Basnet, una joven de 27 años es hoy la responsable de que los niños hayan abandonado estos lugares sin vida para llevar una vida alternativa en un hogar, con acceso a la educación, alimentación sana, techo y afecto, además de la compañía de los demás niños que comparten el drama de tener a sus padres presos.Nepal es uno de los países más pobres del mundo. El 55% de su población vive por debajo de la línea de miseria, y estos niños estaban destinados a seguir este camino sin retorno, pero Pushpa, desde el año 2005, ha rescatado a 100 menores de 6 años y les ha dado una nueva oportunidad.Un día, cuando tenía 21 años y estudiaba trabajo social en una prestante universidad de Nepal, Pushpa visitó a las presas en la cárcel y quedó impactada al ver que los niños vivían en condiciones infrahumanas. Una niña se le acercó y le regaló una gran sonrisa, fue entonces cuando supo que había recibido “un llamado”. Esta hija de un hogar acomodado regresó a casa y les contó a sus padres lo ocurrido, y ellos le aconsejaron que esperara unos días y lo olvidaría todo, que aquello era normal y no debía preocuparse, pero la vida de Pushpa ya no sería la misma.En lugar de silenciar el llamado, comenzó su labor ante la oposición de su familia, que veía en esto una utopía pues Pushpa era una simple estudiante sin trabajo y sin forma de sostener por su propia cuenta a tantos niños. También los funcionarios estatales, las autoridades carcelarias y los propios padres de los niños dudaban de su plan. Eventualmente, su familia, al verla tan convencida y dispuesta a abrir caminos a como diera lugar, terminó por apoyarla. Durante dos años visitó a los niños, los sacaba de la cárcel en la mañana y los regresaba al atardecer. Algunos de los pequeños jamás habían estado fuera de prisión. Hoy dirige una ONG llamada Early Childhood Development Center, en una casa rentada donde ella misma vive y que ha ido equipando poco a poco, con donaciones de amigos y aprovechando cada vez que sus padres cambian de nevera o licuadora para llevar estos recursos a su hogar infantil, que es el primero de su clase en Katmandú. En la actualidad ya cuenta con un pequeño grupo de personas que ayudan en las labores de la casa y en el cuidado de los niños, aunque Pushpa sigue haciendo todo, desde cocinar hasta lavar los baños para que los niños tengan un hogar digno dónde vivir, estudiar y esperar a que sus padres regresen de purgar sus condenas.“Es sorprendente, nunca me canso, es la energía de los niños la que me da la fuerza”, dice ella, ganadora con justo merecimiento como heroína CNN 2012. Lo más sorprendente es que el 60% de los niños ha logrado reunirse con su familia fuera de la prisión, y que los restantes, los que aún tienen presos a sus padres, mantienen contacto frecuente.Como si fuera poco, convencida de que no sólo había que ayudar a los niños sino a sus padres también, en el año 2009 inició una labor pedagógica para que los presos aprendan labores manuales que puedan servirles luego para ganar un sustento para sus hijos.Como si fuera poco semejante hazaña, su labor se extiende a todo el país, no solo a Katmandú. Donde quiera que se conozca la noticia de un niño que vive en prisión, hasta allí se desplaza Pushpa para rescatarlo con el respectivo beneplácito de sus padres. Los niños no saben qué sería de sus vidas si no fuera por la labor titánica de esta joven con corazón de oro. Laxmi, de 14 años, cuya madre fue condenada por tráfico de drogas, expresa con alivio: “Yo siempre habría vivido una vida triste. Pero ahora no será así, y todo gracias a Pushpa”. Catalina, la grande héroe de la vida realLa colombiana Catalina Escobar, al frente de la fundación Juan Felipe Gómez Escobar, fue escogida entre las diez finalistas con obras sociales del mundo entero entre más de 45.000 aspirantes.La suya es una entidad sin ánimo de lucro que actúa en Cartagena para mejorar la calidad de vida de la población infantil y adolescente, en situación de pobreza y vulnerabilidad con modelos de desarrollo social sostenible.En su discurso a la audiencia, Catalina dijo: “Esto es un logro para los miles de niños en Cartagena, Colombia. Para que tengan un apoyo con el fin de sacarlos de la miseria”. Y en redes sociales expresó: “¡Qué día tan mágico! Estar en la alfombra roja como héroes de verdad. No venimos de las películas ni de los libretos. Venimos del mundo real para trabajar por la humanidad”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad