América Latina es un desafío prioritario para el nuevo Papa Francisco

América Latina es un desafío prioritario para el nuevo Papa Francisco

Marzo 15, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y Agencias
América Latina es un desafío prioritario para el nuevo Papa Francisco

Los católicos de América Latina creen que la primera visita que hará el papa Francisco al continente sería a Brasil.

Pese a tener más del 42 % del total de los devotos del mundo, también es alta la cantidad de personas que viene migrando a otras religiones.

La elección del cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio como nuevo Pontífice de la Iglesia es una reivindicación del colegio cardenalicio con el continente americano, la región donde vive el mayor número de fieles católicos del mundo.De acuerdo con el más reciente estudio sobre religiones, realizado por el Pew Research Center, en el continente americano viven cerca de 586 millones de fieles católicos, de los cuales 432 millones residen en América latina. Es decir, el 40% de los devotos del mundo.No obstante las cifras, el papa Francisco recibe la Iglesia en una época en la que afronta la más preocupante crisis por el acelerado ritmo en el que el catolicismo pierde fieles en América Latina frente a otras religiones y sectas como el evangelismo, el cristianismo, el pentecostés y la Santa Muerte, en México.A decir de los analistas, lo que ha hecho el colegio cardenalicio es honrar a la región con el mayor número de fieles, pero también fortalecer y reforzar esa fe cristiana que se ha visto muy amenazada en los últimos años en América latina.El sacerdote Alfredo Reveis dijo que la Iglesia en América Latina tiene un gran reto ante el alejamiento de los fieles hacia sectas religiosas. “Ese es un problema delicado, donde hay mucha tela que cortar y el nuevo Pontífice puede ser una gran ayuda para que esto no continúe”.Por su parte Fernando Altemeyer, teólogo de la Universidad Católica de Sao Paulo, cree que el principal desafío que enfrenta la Iglesia en Latinoamérica “no es el crecimiento pentecostal y de otras religiones, sino el abandono de una masa considerable de católicos y de otros hacia el agnosticismo”.Datos extraoficiales dan cuenta de que cada día unas diez mil personas abandonan la Iglesia para ingresar en otras corrientes, razón por la cual algunos señalan que ha pasado de ser el continente de la esperanza al continente de la preocupación. También la Santa Sede estima que el Catolicismo viene perdiendo cerca del 1 % de sus fieles cada año. Esperanza del resurgimientoTeólogos y sacerdotes consideran que teniendo en cuenta esta realidad y la actividad pastoral que ha ejercido el papa Francisco en sus años como religioso y por su origen jesuita, su llegada es una esperanza para la reedificación de la Iglesia en América Latina.El padre Diego Ospina, director de la especialización de ciencias religiosas de la Universidad Católica de Cali, aseguró que lo que mejor expresa la situación de la Iglesia en América Latina no es el número de fieles, “que haya más o que haya menos; eso no mide. El contexto de América Latina es una Iglesia que está en el proceso de una nueva evangelización”.“Cuando se habla de evangelización es una apuesta integral; es la propuesta de evangelización en términos de dignificación del ser humano, de apertura a lo trascendente y de apostar a construir una sociedad incluyente, etc.”, indicó Ospina, y agregó que el continente está muy tocado de desafíos de nueva evangelización.Destacó que la verdadera amenaza para la Iglesia de América Latina “es perder el norte, que es Jesús y que se olvide de su razón de ser y que se olvide que los pobres del continente son la mayoría y son los primeros destinatarios de la acción evangelizadora” e indicó que el papa Francisco “va a ayudar a que la Iglesia se reafirme frente a los pobres, que no es asistencialismo ni que es obras para un momento, sino que es una apuesta por un nuevo modelo de sociedad”.En diálogo reciente con El País, el arzobispo de Cali monseñor Darío de Jesús Monsalve, señaló que es muy esperanzador para América Latina la última reunión de obispos en Aparecida, Brasil.“La Iglesia logró para América Latina una concepción muy sencilla y muy fiel al Evangelio de lo que debe ser un cristiano y una comunidad eclesial. Yo sí creo que el discipulado misionero tiene mucho futuro en América Latina”.Para Douglas Cabral, profesor de cultura religiosa de la Universidad Católica de Minas Gerais, la elección de Francisco le dará a la Iglesia un rostro que lo aproxime más al hemisferio sur, a Latinoamérica y a los pobres del mundo”.“Con la elección del jesuita argentino la Iglesia consigue darle giro a su rumbo y al mismo tiempo responder al desafío de su desangre en América Latina, reforzar su crecimiento en países de Asia y África, y desviar la atención sobre los escándalos ocurridos en Europa, dijo Cabral.Coinciden los analistas en que el papa Francisco es un pastor, y eso va a resultar fundamental para sacar la Iglesia de las cuatro paredes en las que permanece encerrada en El Vaticano y para que los fieles del mundo empiecen a sentir una religión más cercana y comprometida con los problemas, las necesidades y las respuestas que esperan los devotos de cualquier religión.Poblacionalmente, son Uruguay y Bolivia los países con el menor número de fieles católicos en América Latina, con el 47 % y el 59 % del total de sus habitantes, respectivamente, y sería hacia allí donde se enfoque buena parte de la misión pastoral evangelizadora.Y aunque Brasil y México son los países con el mayor número de devotos católicos en el continente, en cuanto al total de su población representan solo el 74 % y el 87%, en su orden, son también donde más desafíos existen para la Iglesia Católica por la cantidad de fieles que se separan cada día para migrar a otras corrientes y sectas religiosas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad