América Latina, con democracia pero con nuevos riesgos

Octubre 13, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Agencia AP

La inseguridad es uno de los factores que podría contribuir a desestabilizar a algunos gobiernos.

América Latina goza de democracia y parece haber dejado atrás los golpes de Estado militares, aunque enfrenta riesgos como la violencia, el crimen organizado, la concentración del poder, la desigualdad e incluso gobiernos débiles.El informe ‘Nuestra democracia’, del Programa de las Naciones Unidas para el desarrollo (Pnud) y la OEA, presentado este martes en México, afirmó que el haber dejado atrás las amenazas del “militarismo” no significa que Latinoamérica haya consolidado la democracia.En la región, según el reporte, se abre una nueva fase en el proceso de democratización: la “postransición”, cuyo rasgo principal es que los desafíos actuales tienen menos que ver con el retorno del pasado militar. Las principales dificultades se centran ahora en la expansión de “los derechos de ciudadanía y la proliferación de grandes concentraciones de poder político opuestas al objetivo democrático”.También se asegura que luego de tres décadas de democracia en Latinoamérica parece haber quedado atrás el autoritarismo militar, a pesar de los golpes de Estado de la primera década del Siglo XXI: Venezuela (2002) , Ecuador (2000 y 2005) y Honduras (2009). Si bien la violencia como medio para hacerse del poder ha sido reemplazada por el voto en las urnas y la alternancia pacífica, los ciudadanos ven la seguridad pública como una de las mayores preocupaciones.América Latina tiene una alta tasa de homicidios: 22,8 en promedio por cada 100.000 habitantes en 2008, con Chile con uno de los niveles más bajos (1,7) y Honduras de los más altos (57,9). “El problema de la violencia es evidencia de la debilidad de los Estados de América Latina, que se han mostrado, en muchos casos, incapaces de responder al derecho fundamental de los ciudadanos, el derecho a la vida”.El reporte advirtió que el 27% de los homicidios mundiales ocurren en América Latina, aún cuando la región tiene apenas el 8,5% de la población global. En la última década han muerto más de 1,2 millones de latinoamericanos por la violencia, vinculada con la delincuencia organizada.También hay fenómenos como el de las pandillas conocidas como ‘maras’ en Centroamérica y en México que “tienen una incidencia significativa en los niveles de violencia de la región”. A ello hay que sumar la violencia por tráfico de drogas. El informe considera que la inseguridad y el temor ciudadanos “deterioran” el apoyo a instituciones democráticas, lo cual amenaza que se surjan expresiones autoritarias. “Aún más, la criminalidad es el problema que con mayor facilidad conduciría a la población latinoamericana a justificar un golpe de Estado”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad