Amenaza de enfermedades infecciosas en Pakistán, en emergencia por lluvias

Agosto 02, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AP

El gobierno pakistaní envió este lunes equipos médicos al noroeste del país en medio de temores de un brote de cólera en la región, luego de las peores inundaciones en la historia del país que han matado ya hasta 1.200 personas.

El gobierno pakistaní envió este lunes equipos médicos al noroeste del país en medio de temores de un brote de cólera en la región, luego de las peores inundaciones en la historia del país que han matado ya hasta 1.200 personas.Ahora, la gente en el noroeste enfrenta además la amenaza de enfermedades infecciosas, que pudieran matar a miles más si los trabajadores de salud no pueden entregar suficiente agua potable y tratar y aislar a cualquier paciente en atestados campamentos de socorro."Para evitar la creciente amenaza de diseminación de enfermedades hemos despachado decenas de equipos médicos móviles a los distritos afectados", dijo Sohail Altaf, el principal funcionario de salud en Khyber-Pakhtoonkhwa. Personas con dolores estomacales causados por agua sucia están siendo tratadas en campamentos médicos del gobierno, dijo.El desastre ha obligado a dos millones de personas a huir de sus casas. Residentes han criticado fuertemente al gobierno por no proveer suficiente ayuda de emergencia casi una semana después de que intensas lluvias monzónicas causaran las inundaciones en la provincia de Khyber-Pakhtoonkhwa.El gobierno indicó que ha desplegado a miles de soldados y socorristas civiles para rescatar a unas 28.000 personas que se estima quedaron atrapadas por las inundaciones, distribuir comida y recoger los cadáveres del desastre. Hasta el momento hay 1.100 muertes confirmadas por la emergencia.Pero la magnitud del desastre es tan grande que muchas personas consideran que las autoridades no hacen nada. Ese disgusto representa un peligro para el ya abrumado gobierno, que ahora debe competir con los movimientos islámicos que también distribuyen ayuda en una región con una fuerte influencia del Talibán."Necesitamos tiendas de campañas. Mire alrededor", dijo Faisal Islam, sentado en el único pedazo de tierra seca que pudo encontrar en el distrito de Nowshera, rodeado de personas en albergues improvisados construidos con sábanas sucias y lonas de plástico. "Esta es la única camisa que tengo. Todo lo demás está sepultado" .El ejército les ha dado algo de aceite de cocina y azúcar, pero Islam dijo que hace falta mucho más.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad