Alta Comisionada para los DD.HH de la ONU alerta de situación en Siria

Diciembre 09, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | EFE

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU llamó la atención sobre la delicada situación que vive la población civil en Siria desde Marzo y considera que si no se hace algo pronto, el país iría a una guerra civil.

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Navy Pillay, lanzó este viernes un mensaje al Consejo de Seguridad, en vísperas de la celebración del día internacional de los derechos humanos, para que actúe ante la creciente represión en Siria.Pillay volvió a llamar la atención sobre la delicada situación que vive la población civil en Siria, país que se dirige hacia una guerra civil, según alertó de nuevo, y reconoció que, si el Consejo de Seguridad del organismo hubiera actuado ya ante esa situación, se podrían haber salvado las vidas de muchos sirios."La última vez que acudí al Consejo de Seguridad en agosto, dije que en Siria se había matado al menos a 2.000 personas. Ahora son más de 4.000. Se podría haber cambiado las vidas de las personas si el Consejo de Seguridad hubiera actuado", dijo Pillay ante la prensa en la sede central de la ONU en Nueva York.La Alta Comisionada, que defendió las cifras que maneja el organismo internacional sobre las víctimas de la represión del Gobierno de Bachar al Asad, indicó que no le corresponde hablar "de qué tipo de acción", pero abogó por tener presente la necesidad de Naciones Unidas de defender las vidas de los civiles."Toda vida tiene valor y, si se pierde una sola vida humana, ya nos tendría que preocupar a todos", insistió Pillay, quien se mostró esperanzada en que por las alertas lanzadas desde su oficina, se tomen medidas para detener la represión en Siria antes de que las cifras de vÍctimas crezcan "en miles y miles de personas".Pillay, quien está en Nueva York para conmemorar la víspera del Día de los Derechos Humanos, reconoció que, tanto el conflicto sirio como cualquier otro pone de manifiesto "la importancia del deber de proteger a la población civil".Además, defendió la credibilidad de las cifras que maneja el organismo, que indican que la represión de las manifestaciones antigubernamentales en Siria desde el pasado mes de marzo supera con amplitud las 4.000.Las palabras de Pillay se produjeron mientras los miembros del Consejo de Seguridad se encuentran divididos ante la posibilidad de que la Alta Comisionada informe a ese órgano nuevamente de las últimas cifras que maneja la ONU sobre las víctimas de la represión dirigida por el presidente sirio.Pese a la petición de Francia y sus socios europeos además de Estados Unidos para celebrar una reunión con Pillay, Rusia, China, Brasil e India son reticentes a una idea que pondría sobre la mesa del Consejo el asunto de Siria una vez más.Brasil, India y Sudáfrica, además de Líbano, se han abstenido en los distintos intentos de condena al régimen de Al Asad en el seno del Consejo de Seguridad, mientras que Rusia y China se han opuesto abiertamente e incluso ejercieron su poder de veto en octubre para bloquear una resolución de condena."Es muy importante que el Consejo de Seguridad reciba información fiable de lo que ocurre en Siria", señaló Pillay, quien evitó responder si cree que finalmente se la invitará a participar en el máximo órgano de decisión de la ONU, algo que, sin embargo, ha hecho "en numerosas ocasiones".La Alta Comisionada, de nacionalidad sudafricana y jurista, se refirió a la entrevista que Al Asad ofreció esta semana al canal estadounidense ABC, en la que negó su responsabilidad ante la represión y en la que puso en duda la imparcialidad de la ONU y sus informes."Me gustaría recordar que es responsabilidad de todo Estado el proteger a sus civiles. Incluso Al Asad dijo ningún Gobierno en el mundo mata a su propio pueblo a menos que lo encabece un loco", indicó Pillay, quien pidió al presidente sirio que permita la entrada de una misión del Consejo de Derechos Humanos al país árabe.Así se podría "comprobar su versión de la historia", dijo la jurista sudafricana, al tiempo que subrayó que "lo más importante es entrar en el país y ver qué ocurre", al tiempo que reconoció que al menos mil integrantes de las fuerzas de seguridad dirigidas por Al Asad han muerto en el conflicto sirio."Alerto al mundo de que cuantos más desertores de las fuerzas de seguridad haya, más posibilidades hay de que la situación se convierta en una auténtica guerra civil", dijo.Horas antes, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, defendió desde frica el trabajo de Pillay de las acusaciones de imparcialidad lanzadas por el presidente sirio y se mostró convencido de que no hay dudas de que "las fuerzas gubernamentales han matado a más de 4.000 personas" en el país.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad