Alerta por coqueteos de Chávez con Rusia e Irán

Octubre 21, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y agencias

Con mucha reserva y preocupación ven en Venezuela los acuerdos que ha firmado su Gobierno con Irán y otros países sobre compra de armas y construcción de una planta de energía nuclear. “En Chávez no se puede confiar”, dicen venezolanos.

Que Venezuela siga escalando en su provisión armamentista y nuclear es hoy motivo de preocupación para amplios sectores de ese país, tras los recientes convenios que el presidente Hugo Chávez, ha suscrito con varios países, entre ellos Rusia e Irán.Y es que en el vecino país, muchos analistas consideran que no existen razones reales para que el gobierno chavista se embarque en proyectos como la construcción de una planta nuclear de tecnología rusa y la adquisición, inicialmente, de 35 tanques de guerra.Para el analista venezolano Herbert Koeneke en este momento el país no está en una confrontación bélica ni amenazado por ninguno de los países vecinos, como para incurrir en gastos militares, en el caso de la compra de armas. Sin embargo, “una de las cosas que ha alegado Chávez es que los ‘yanquis’, el imperialismo norteamericano, podría eventualmente tratar de llegar a Venezuela y deponerlo, como hicieron con (el ex presidente de Honduras) Manuel Zelaya”, señaló Koeneke. Esa posición la corroboró ayer el mismo Chávez, tras concluir un encuentro con el presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, en el que subrayó que la cooperación con ese país “es esencial para la lucha contra el imperialismo”, cuyo fin “está cerca”.El argumento también lo sostuvo el Presidente iraní. “Nuestra amistad tiene un gran significado. Somos dos pueblos unidos en el establecimiento de un nuevo orden mundial más justo y humano”, dijo Otra de las razones por las que preocupa la adquisición de más armamento, la expuso el ex ministro de Defensa venezolano Fernando Ochoa Antich. Según él, con la compra del material bélico, “el presidente Chávez está comprometiendo de una manera muy grave la deuda pública venezolana, en un momento de déficit presupuestario y de una situación económica difícil”. Sobre la construcción de la planta nuclear con fines energéticos, tal como lo ha expresado el presidente Chávez, algunos analistas creen que no se debe confiar en ello, por la personalidad “narcisista” y “variable” del Mandatario.Y aunque “la justificación pública de construir la planta sea la de cubrir la demanda de energía del país, habría que ver con mucho cuidado el desarrollo de esa relación (con Rusia) porque puede traer más problemas con Estados Unidos”, dijo el politólogo Jhon Magdaleno. ‘Exhibición de chatarra’Para el ex ministro Ochoa Antich, al no existir ninguna amenaza a la soberanía venezolana, la adquisición de ese material va a ser una “exhibición de chatarra, porque la tecnología militar se modifica muy rápidamente”.En ese sentido, el analista Koeneke dice que Chávez está incurriendo en un error y debería concentrarse en atender los problemas de infraestructura, educación, vivienda, servicios públicos y escasez alimentaria que padece el país.No obstante, han surgido algunos rumores de que los antimisiles S-300 que Rusia negocia con Venezuela, podrían llegar a manos de Irán, país al que Moscú se negó a venderle ese material bélico.Aunque ayer el Presidente iraní desmintió que esté usando a Venezuela como intermediario para la adquisición de estas armas, el analista Koeneke dice que esa “es una hipótesis que no se descarta”. Y subraya: “no se puede confiar en Chávez”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad