Al Qaeda, un monstruo con mil cabezas

Mayo 07, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Diego Muñoz, Corresponsal de El País España
Al Qaeda, un monstruo con mil cabezas

Se estima que, tras la muerte de Osama Bin Laden, la red terrorista Al Qaeda planee ataques para vengar el ataque en el que fue dado de baja por parte de Estados Unidos.

Sus 1.500 miembros se mueven con jefes independientes. Tienen bases en África y Asia.

El 11 de marzo de 2004 a las 9:30 de la noche, casi doce horas después de que el presidente José María Aznar atribuyera a la banda terrorista ETA la culpa de los atentados a los trenes que se dirigían a la estación de Atocha en Madrid y que dejaron una cifra de 177 muertos, el periódico Al Quds Al Arabi, de Londres, recibía una carta firmada por las brigadas de Abu Hafs Al Masri que en nombre de Al Qaeda reivindicaba la masacre.La red terrorista de Osama bin Laden estaba detrás del atentado, como lo estaría un año después, en julio de 2005, cuando cuatro explosiones paralizaron el transporte público en la capital inglesa, causando la muerte de 56 personas y dejando un saldo de 700 heridos. Cinco años más tarde, el 16 de diciembre de 2010 un grupo llamado Aqmi, en el Maghreb islámico, secuestró en Níger a cuatro ciudadanos franceses, en nombre de Al Qaeda. A cambio de su liberación pedía que las tropas galas abandonasen Afganistán.El pasado 28 de abril una explosión en un café de Marraquech, la ciudad turística de Marruecos, dejó un saldo de 16 muertos, 8 de ellos de nacionalidad francesa. Las pistas de los investigadores marroquíes y franceses, apuntan hacia Al Qaeda.Nadie sabe a ciencia cierta si la orden para estas acciones y muchas otras más desde los atentados del 11 de septiembre a la Torres Gemelas de Nueva York, salieron de Osama bin Laden, pero los cuatro fueron ejecutadas a su nombre. “Sus 1.500 o quizá más miembros que tienen en todo el mundo-dice el experto en terrorismo Joan Barnés Vilar- se mueven en lo que se considera una federación, con jefes independientes en cada sitio donde operan. Al Qaeda significa la base, en árabe, y han establecido bases con vida propia en países de África y Asia. Hoy Yemen, por ejemplo, de donde es originaria la familia Bin Laden, es el principal centro de reclutamiento de Al Qaeda”.De hecho las células terroristas que había antes de 2009 en este país y Arabia Saudita, se rebautizaron con el nombre de Al Qaeda a partir de ese año y pasaron a ser comandadas por el yemení Nasser al Wahayshi, estrecho colaborador de Osama bin Laden.Muchos de los atentados ocurridos antes del 11 de septiembre de 2001, como el ataque al destructor USS Cole, en el puerto de Adén en Yemen, que dejó un saldo de 17 marinos muertos; los frustrados atentados contra un avión norteamericano y el ataque al embajador británico en Yemen fueron cometidos por comandos con miembros yemeníes.El otro brazo de Al Qaeda, es el que se extiende por el llamado Magreb Islámico (Aqmi) es liderado por el argelino Abdlmalek Droukdel y desde el 2007, cuando surgió, ha perpetrado varios atentados y secuestros de ciudadanos europeos. Muchos de sus miembros provienen del desparecido Grupo Safalista para la Predicación y el Combate (Gspc) que tras su salida de Argelia, decidieron unirse a la red de Bin Laden. Operan en varios países como Mali, Níger y Mauritania, y nadie sabe a ciencia cierta, cuántos hombres conforman el grupo.“Fueron ellos -advierte Barnés Vilar- los que secuestraron a tres cooperantes españoles, que luego serían liberados. Pero hace poco mostraron los cadáveres de dos rehenes franceses cuyo Gobierno hizo un intento militar por la liberación y fracasó”.El mapa de Al Qaeda se expande también hacia Iraq, Afganistán, Chechenia y Pakistán. El grupo de Iraq fue fundado en el 2004 por Abu Musab al Zarqawi, de origen jordano y tras su muerte dos años más tarde, asumió el egipcio Abu Ayyab al Masri, nombrado en 2007 ministro de guerra del llamado Estado Islámico de Iraq conformado por varias tribus y grupos armados. Desde entonces han operado en todo el país dejando una amplia estela de muerte, hasta que en 2010, los norteamericanos mataron en un bombardeo a dos de los jefes mas importantes, uno de ellos Masri.Para los expertos europeos en Al Qaeda, esta organización funciona para varios grupos terroristas menores como una especie de franquicia, es decir, les acogen bajo su ideario y su nombre, les dan la legitimidad yihadista y les ofrecen proyección.El caso de Pakistán, donde murió Bin Laden, es diferente ya que, aunque el Gobierno mantiene una política de amistad con los Estados Unidos, parte de su ejército y del servicio secreto protege y mantiene vínculos con grupos terroristas. Al menos, es la explicación que le da la CIA al hecho de que Bin Laden pasase al menos seis años en la casa donde fue abatido, cerca de dos bases del ejército, sin ser detectado.Al Qaeda no ha muertoPara el experto en terrorismo del Real Instituto Elcano, Fernando Reinares, la muerte de Osama bin Laden no significa la muerte del terrorismo, por el contrario, este puede reactivarse con más fuerza.“Al Qaeda -explica Reinares- tiene ahora menos capacidad para movilizar recursos humanos y materiales, es cierto, pero hay que saber que tenía juramento de lealtad de todos los dirigentes de grupos de yihadistas del mundo y unas relaciones personales sin parangón en el yihadismo global, por su relevancia simbólica, por la leyenda que se había creado. Hace diez años, cuando ocurrieron los atentados del 11-S, hablar de terrorismo global era casi hablar de Al Qaeda, pero hoy es hablar de esta y de sus extensiones territoriales, que son organizaciones autónomas, como la de Iraq, la de la península Arábiga o el Magreb islámico. “Es hablar, también, de una serie heterogénea de grupos afines y de una colección de células independientes radicalizadas. En los últimos años, no es la propia Al Qaeda central la de más atención, sino estas otras. Es posible que en los próximos meses asistamos a atentados de estos actores invocando la muerte de Bin Laden por ser el líder del núcleo fundacional”.Es esa estructura de minigrupos casi que inconexos lo que hace que Al Qaeda sea tan difícil de destruir como de estudiar, pero también, en el futuro, no le quedará fácil tampoco coordinar acciones, mucho menos ahora que los Estados Unidos dicen tener en su poder disco duros, varias memorias y ‘drives’ encontrados en la casa de Abbottabad donde fue muerto Bin Laden.“Es un tesoro lo que tenemos y estamos analizando - dijo León Panetta, director de la CIA- una buena cantidad de ordenadores discos duros, CDs y DVDs, al igual que memorias USB y ya hay un grupo de expertos que harán hablar a los computadores y explotar los miles de documentos que puedan contener. Tenemos que actuar rápido y ver que podemos abortar entre atentados planificados”.Mientras se analizan los documentos, las células de Al Qaeda parecen haberse reactivado y lo que se espera de aquí en adelante no es nada bueno. Dejar en manos de una cantidad de pequeños cabecillas la organización y ejecución de actividades criminales, hace prácticamente imposible predecir dónde o cuándo será su siguiente golpe. Es por ello que el nivel de alerta, ha de ser global. “Antes del atentado de las Torres Gemelas de Nueva York el sistema funcionaba a la perfección: cualquiera podía formar una célula de Al-Qaeda, pero era Osama bin Laden el que se encargaba de que esos grupos contasen con su apoyo económico y logístico. Él facilitaba los fondos, e incluso él les costeaba los campamentos de instrucción militar. Por eso, y aunque dentro de la red hubiese otros dirigentes con más responsabilidades, él era la cabeza visible, el que hacía que todo fuese posible”, dice el historiador Carlos Aitor Yuste Arija.A qué atenerseLa muerte de Bin Laden ha encendido las alarmas en todo el mundo por la alta probabilidad de atentados terroristas. El director de Europol, Rob Wainwright dijo que cabe esperar tanto respuestas a corto como a largo plazo.“No creo que la muerte de Bin Laden merme, por ahora, el poder operativo de Al Qaeda, pues en los últimos años el control dentro de la organización se ha diversificado mucho y existen distintas células independientes. es natural que traten de vengar su muerte”. Según varios medios europeos, es posible que Osama haya dejado un plan de venganza, temiendo su suerte, que consistiría en varios atentados, uno de ellos, quizá el más sangriento y potente de todos, la explosión de una bomba nuclear detonada en los Estados Unidos. Un miembro de la yihad Sharif al Masri, detenido en 2004 en Pakistán, dijo que en el caso de que Osama bin Laden fuera capturado o muerto, una célula se activaría y estaría encargada de hacer detonar una bomba nuclear. Esta confidencia aparece en el informe secreto de septiembre de 2008, elaborado por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos sobre el libio Abu Faraj al Libi, uno de los presos más valiosos de Guantánamo, y al que vinculan con ensayos de guerra nuclear, química y bacteriológica que hizo Al Qaeda en los campos de entrenamiento en Afganistán.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad