Al Qaeda está débil, pero sigue viva tras un año sin Osama

Al Qaeda está débil, pero sigue viva tras un año sin Osama

Mayo 01, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Resumen de agencias

El grupo terrorista quiere atribuirse la Primavera Árabe. Tiene sus principales células en Iraq y Yemen.

Un año después de la muerte de Osama bin Laden, Al Qaeda debe redefinirse en el mundo árabe, donde las protestas populares están dando paso al auge de los islamistas, lo que le deja sin su pretexto para cometer atentados: combatir los “regímenes infieles”.El lenguaje de la organización terrorista ha cambiado de un tono bélico a otro menos violento para atribuirse el éxito de la Primavera Árabe y orientar ideológicamente la transición en los países donde triunfó la revolución.En uno de sus últimos discursos, el sucesor de Osama, el egipcio Ayman Zawahiri, consideró que fue Dios quien llevó a los islamistas a la victoria en esos países, y justificó los atentados como una forma de presionar a Occidente para que dejara de proteger a los regímenes autocráticos, lo que ayudó al triunfo de las protestas.En el caso de Egipto, los Hermanos Musulmanes y los salafistas (musulmanes rigoristas) han conseguido dominar casi el 70% de los escaños del Parlamento, tras arrasar en los primeros comicios legislativos después de la caída del régimen de Hosni Mubarak el 11 de febrero de 2011.Los Hermanos Musulmanes se han comprometido a un “renacimiento” integral, una “revolución islámica” que llevará de forma gradual a la creación de un modelo de sociedad y de Estado puramente islámicos, adaptados a la modernidad pero dentro de los límites aceptados por la ‘sharia’ (ley islámica).Esta visión no difiere mucho de los programas políticos de los salafistas, ni de las ideas de jeques cercanos a Al Qaeda, aunque estos últimos quieren la aplicación inmediata de la ‘sharia’ y anuncian una guerra santa contra Occidente.Mayor presenciaPese a la reducción de los ataques de Al Qaeda en los países árabes más estables, la red terrorista sigue activa en estados como Yemen o Iraq, donde funcionan grupos autónomos leales a la organización.“Es iluso decir que Al Qaeda está al borde de la derrota” , dijo Seth Jones, un analista de la firma Rand y consejero de las fuerzas de operaciones especiales de Estados Unidos. “Han incrementado su presencia mundial, el número de ataques de sus afiliados ha aumentado y en algunos sitios como en Yemen han ampliado el control del territorio”, agregó. Es un panorama complicado y turbio, difícil de entender para los estadounidenses.Desde la invasión estadounidense de marzo de 2003, Iraq es uno de los principales escenarios donde actúa Al Qaeda, que también se ha adaptado a la nueva situación tras la retirada de las tropas de EE.UU. el pasado 19 de diciembre.Durante la ocupación, las tropas estadounidenses fueron uno de los blancos preferidos de la organización, que después del repliegue ha centrado sus ataques contra los chiíes y las fuerzas de seguridad del Gobierno.Otro foco con presencia de Al Qaeda es el sur del Yemen, donde el grupo ‘Ansar al Sharía’, relacionado con la red, controla varios pueblos y localidades de la provincia meridional de Abian.Pese a que Al Qaeda ya estaba implantada en el Yemen, el país más pobre de la península Arábiga, la inestabilidad política derivada de las protestas que han acabado con el régimen de Ali Abdalá Saleh ha llevado a que la organización se hiciera fuerte en el sur y lograra el control de varias localidades. Cuentan con campos de entrenamiento en este país, según las autoridades yemeníes.En río revueltoMientras, en Siria, donde la Primavera árabe ha derivado en una ola de violencia, existe confusión sobre la hipotética presencia de Al Qaeda en su territorio.El régimen de Bachar al Asad ha achacado en varias ocasiones al grupo la responsabilidad de atentados cometidos en las dos principales ciudades del país, Damasco y Alepo, aunque la oposición lo niega y dice que las autoridades están detrás de ellos.Sin embargo, fuentes oficiales estadounidenses apuntaron en febrero pasado que la rama de Al Qaeda en Iraq podría estar detrás de dos atentados en Damasco, informó el grupo de medios McClatchy.Esas fuentes explicaron que, según informes de inteligencia, la facción iraquí de Al Qaeda comenzó a involucrarse en la revolución siria cuando las autoridades lanzaron las primeras ofensivas contra la población civil.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad