Adiós a Nelson Mandela, con velas y rosas se despiden del héroe de nuestra época

default: Adiós a Nelson Mandela, con velas y rosas se despiden del héroe de nuestra época

Sudrafricanos se han acercado a la calle de Soweto, centro de la resistencia contra el "apartheid" y donde Mandela tuvo durante décadas su domicilio, a despedirse de su héroe.

Adiós a Nelson Mandela, con velas y rosas se despiden del héroe de nuestra época

Diciembre 06, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Resumen de agencias
Adiós a Nelson Mandela, con velas y rosas se despiden del héroe de nuestra época

Hombre enciende velas afuera de la casa de Nelson Mandela en Soweto, Suráfrica, lugar que ahora es un museo.

Sudrafricanos se han acercado a la calle de Soweto, centro de la resistencia contra el "apartheid" y donde Mandela tuvo durante décadas su domicilio, a despedirse de su héroe.

Velas y rosas rinden homenaje al expresidente de Sudáfrica Nelson Mandela, fallecido el pasado jueves a los 95 años de edad , en la antigua casa del lÍder del "antiapartheid" en el antiguo gueto negro de Soweto, en Johannesburgo.Un anciano enciende las velas constantemente y gente, en su mayoría joven, elogian al icono de la lucha contra el régimen racista y toman fotos a su llegada a la que fue su casa, en la calle Vilakazi Street, informó hoy la agencia sudafricana Sapa.La calle de Soweto, centro de la resistencia contra el "apartheid" y donde Mandela tuvo durante décadas su domicilio, fue cortada al tráfico. Los asistentes bailaron y cantaron canciones de lucha para honrar la vida de Mandela.Muchos de ellos llevaban camisas y los rostros pintados con los colores del Congreso Nacional Africano (CNA) , que Mandela lideró.Lesedi Motloung, de 19 años y residente en Soweto, se apartó de la multitud que festejaba con canciones la muerte del exmandatario."He querido tener un momento de silencio. Estoy muy triste. Madiba fue el héroe de los jóvenes de Sudáfrica" , lamentó.Medios naciones e internacionales también se concentraron en frente a la vivienda.En lengua zulú, un grupo cantaba: "Es el soldado de Umkhonto y no hay nadie como él". Naledi Amos, de 12 años y de Randburg (norte de la ciudad) , estuvo en el domicilio de Houghton, barrio de Johannesburgo donde Mandela falleció ayer en compañÍa de su familia, para honrar el legado del expresidente sudafricano."Luchó por nuestra libertad y ahora vamos a la escuela y tenemos una educación igualitaria y recursos...no como en el apartheid" , dijo Amos, quien todavÍa llevaba el pijama.Sus padres le habían contado la historia de Mandela, dijo.Un legado al mundoNelson Mandela deja una Sudáfrica marcada aún por las diferencias raciales y las desigualdades, pese a toda una vida de sacrificios para lograr una sociedad "igualitaria, no racial y no sexista" .El 10 de mayo de 1994, Mandela juró el cargo como primer presidente negro del país, tras las primeras elecciones libres de Sudáfrica.El entonces líder del Congreso Nacional Africano (CNA) dio ese histórico paso tras una larga lucha contra el régimen de segregación racial del "apartheid" , impuesto por la minorÍa blanca del paÍs, que le recluyó durante 27 años en prisión.El preso político más famoso del mundo, premio Nobel de la Paz en 1993 y símbolo de la lucha por los derechos humanos y la igualdad racial, pudo llevar a cabo una de las transiciones polÍticas más pacÍficas de frica, donde la revancha y las venganzas partidistas fueron sustituidas por la reconciliación y la convivencia.El hombre que "luchó contra la dominación blanca y la dominación negra" , como él mismo aseguró en el juicio de Rivonia de 1964, cuando fue condenado a cadena perpetua, inauguró una nueva Sudáfrica que aspiraba a ser "igualitaria, no racial y no sexista" .Esos principios siguen inspirando la polÍtica del país, pero en la práctica Sudáfrica está lejos de haber superado décadas de discriminación racial, y el legado de Mandela pierde fuerza, desdibujado por el paso del tiempo, las desigualdades económicas y los mensajes populistas de los líderes actuales."Sudáfrica es una sombra de la nación que fue bajo el mandato de Mandela, la nación que triunfó sobre el apartheid e inició la curación de las heridas" , ha escrito la columnista Ranjeni Munusamy, del diario sudafricano "Daily Maverick"."Desde 1999, la reconciliación se ha desvanecido en favor del objetivo de alcanzar el poder político" , añade Munusamy en el artículo "El final de la nación de Mandela" , publicado en 2012.No obstante, como comenta Lucy Holborn, investigadora jefe del Instituto de Relaciones Raciales de Johannesburgo, "se han producido algunos avances, pero sigue habiendo mucho que hacer en el desarrollo social y económico".En opinión de Holborn, "existe una igualdad formal, pero no hay una igualdad real en lo que se refiere a la propiedad, los ingresos o la riqueza" ."Los sudafricanos -explica- siguen identificándose a sí mismos por razas, en parte por las políticas de discriminación positiva, que siguen clasificando a los ciudadanos según los grupos raciales que usaba el apartheid: blancos, indios, negros y mestizos" ."Mucha gente -agregó la investigadora- recuerda el papel que jugó Mandela, pero en la población negra crece el sentimiento de que dieron el perdón a los blancos y, sin embargo, siguen marginados".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad