A Maduro le interesa prolongar la actual crisis: exministro de Defensa de Venezuela

A Maduro le interesa prolongar la actual crisis: exministro de Defensa de Venezuela

Septiembre 06, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Jessica Villamil Muñoz / Reportera de El País

El general Fernando Ochoa Antich asegura que su país se convirtió en un puente de suministro de droga hacia EE. UU. y Europa. “Si el presidente Santos actúa con prudencia, no favorecerá los intereses del régimen chavista".

Los negocios en San Cristóbal del Táchira permanecen  cerrados. Casi nadie va al trabajo, las escuelas están paralizadas, pocos se atreven a salir de su casa y aunque desde hace varios meses es una “tragedia” encontrar productos de primera necesidad en una tienda o supermercado, el cierre de la frontera entre Colombia y Venezuela tiene en agonía a los habitantes de esa ciudad.

Por eso, el general en retiro Fernando Ochoa Antich, exministro de Defensa y excanciller venezolano, le recomienda al presidente Juan Manuel Santos que tenga cuidado en sus declaraciones, que sea prudente, porque cada cosa que haga o diga podrá afectar de manera radical no solo la frontera, sino a toda Venezuela.

A través del teléfono, el general que frenó el golpe de Estado del comandante Hugo Chávez al gobierno de Carlos Andrés Pérez en 1992, asegura que está convencido de que “el problema con Colombia es solo la cercanía de las elecciones venezolanas y el temor de Nicolás Maduro a perderlas”.

General, ¿cómo se ve la crisis de la frontera desde Caracas?

La situación es realmente delicada porque las declaraciones  de los dos lados, tanto de Venezuela como de Colombia,  han sido muy fuertes. Pero  la sociedad no ha recibido un impacto en Caracas. El problema es  en el Estado  Táchira, porque el decreto de excepción en un conjunto de municipios ha creado una crisis humanitaria allá. La gente que vive en Táchira, especialmente en San Antonio, está viviendo las consecuencias de una decisión  que en mi criterio fue tomada totalmente a la ligera y por intereses políticos de otro orden.

Entonces, ¿el problema no es solo de este lado de la frontera?

Yo soy tachirense y entre las dos sociedades (venezolana y colombiana) existen estrechos vínculos de todo orden, especialmente familiares prácticamente desde la Colonia, pero  eso no lo interpreta  el gobierno de Maduro, que dice que ahí hay un conjunto de criminales. 

Realmente puede haber mafias por el diferencial de precios de la gasolina, el contrabando y lo que está sucediendo con el narcotráfico,  pero las dos sociedades son trabajadoras, honestas y  no se justifica que se les esté tratando de la manera como se está haciendo.

Usted dice que el presidente Juan Manuel Santos ha tenido una posición  fuerte, pero acá en Colombia lo han criticado por su postura débil frente a esta situación...

Justamente aprovecho para decirle al presidente Santos que sea prudente porque va a ser difícil que Maduro lo sea. Si actúa con prudencia no favorecerá los intereses del régimen chavista. Curiosamente surgió la crisis con Guyana y como esa situación  no creció en el ambiente venezolano electoral, inmediatamente vino la de  Colombia. Claramente el propósito es   ver si  mejora la situación catastrófica  que enfrenta él en las encuestas. Su caída es sorprendente, es muy difícil que un presidente sobrepase el 80 % de rechazo popular, como le está pasando a él, y por eso trata de buscar que surja la fibra nacionalista.

¿Y si está logrando  ese respaldo?

No lo creo. Lo de la gasolina y los productos de primera necesidad son temas bastante conocidos, además es normal que la gente busque  beneficiarse con la diferencia de precios y por eso  trata de controlar el desabastecimiento con la suspensión del tráfico hacia Colombia. Pero mi experiencia es que si se cierran las vías principales de acceso  surgirán ‘los caminos verdes’ y por ahí saldrá y entrará la mercancía; así ha sido siempre. He escuchado que en San Cristóbal hay una mejoría en el suministro de la gasolina. Eso puede generar  alguna simpatía, pero de allí a que eso influencie la realidad política venezolana, no creo. En Caracas las colas siguen iguales, la escasez de productos de primera necesidad es una tragedia  y todos los problemas siguen vigentes.

Usted fue ministro de Defensa. ¿Esa situación de ilegalidad en la frontera siempre ha existido con presencia de guerrilla, paramilitares, narcotraficantes?

 La guerrilla durante un tiempo fue muy agresiva con las Fuerzas Armadas venezolanas, fueron varios los asaltos a puestos de control con bajas muy importantes, pero ese coqueteo del presidente Chávez con las Farc trajo por  consecuencia que la guerrilla dejara de actuar  de manera activa contra la fuerza venezolana. Pero al mismo tiempo es público que muchos de los grupos guerrilleros están en la zona de Apure, donde tienen su campamento y posibilidades de distanciarse de la frontera colombiana para que las Fuerzas Militares de Colombia  no puedan intervenir y actuar contra ellos. 

El problema es  que Venezuela se ha transformado en el puente del suministro más importante de droga hacia Europa y eso se debe a  que ha habido una debilidad muy marcada por parte de Maduro en la lucha contra el narcotráfico. 

Lamentablemente, hace diez años Venezuela suspendió toda relación con la DEA, no existe ningún tipo de control sobre el narcotráfico y eso ha permitido, aparte de complicidades que se han demostrado y denuncias muy claras sobre la propia participación del gobierno chavista,  que exista una posibilidad muy marcada de que pasen grandes cantidades de narcóticos a Venezuela. Ahí es que creo que está el problema delincuencial grave en la frontera porque el narcotráfico  controla el sicariato y todo lo demás.

¿Pero ese es un problema solo de Colombia o los dos países tienen parte de responsabilidad?

Es un problema de los dos países, es verdad que la producción fundamentalmente viene de Colombia, Bolivia y Ecuador, porque por razones  geográficas Venezuela  no tiene producción de coca. El problema es que tenemos una gran costa y una cercanía importante con centros de suministro de droga a Estados Unidos y Europa. Nos convertirmos en un puente para exportación de droga. Entonces el problema es de dos:  por falta de vigilancia suficiente de la guardia venezolana y por  el problema de violencia histórico que vive Colombia.

Pero en Colombia dicen que la crisis reciente se debe a un problema entre la Guardia Nacional Venezolana por el control del contrabando...

El problema del contrabando no se puede negar y para que eso pase  tiene que haber complicidad en el Gobierno venezolano y de parte del Gobierno colombiano, sino  no podría ocurrir.

La oposición en Venezuela asegura que  Maduro ha perdido espacio, pero en el continente parece firme y en la OEA los países suramericanos votaron a su favor. ¿Qué piensa de eso?

Realmente Colombia no perdió. Fueron 17 votos y hubo una gran  abstención. No creo que lo que haya ocurrido en la OEA refleje la situación internacional de Nicolás Maduro. Creo que la situación en la frontera  ha generado tal rechazo hacia el Presidente, que eso está impactando la opinión internacional.

¿Usted cree que prosperen las demandas que interponga el gobierno colombiano contra Maduro?

El mundo de la política internacional es muy complejo e intervienen muchos intereses. En la OEA, que es un club de  Estados, existe la tesis de que siempre  debe haber consenso ante cualquier decisión y eso así es tan gris que no tiene ningún efecto. Eso mismo ocurre con organismos internacionales, donde intervienen mucho los gobiernos, la política y los intereses en juego de los estados. Pero estoy seguro que cualquier tipo de violación de los derechos humanos tiene que debilitar el prestigio de Nicolás Maduro.

El presidente Santos puso unas condiciones para dialogar con Maduro y él las calificó de amenazas. ¿Usted lo considera así?

No son para nada amenazas. Son exigencias relativamente fáciles de cumplir si el gobierno de Venezuela quisiera establecer un diálogo y resolver el problema. Estoy totalmente convencido de que el interés de Maduro es prolongar la crisis con Colombia y por eso es que le recomiendo al presidente Santos que mantenga su sitio, él tiene una amplia experiencia política y debe manejarla con prudencia.

¿Usted cree que la actual situación en la frontera   va para largo?

Tenemos una elecciones en tres meses. Tanto el problema  con Colombia y con Guayana es la cercanía con las elecciones venezolanas, espero que ese sea el límite para que empiece a resolverse el problema.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad